La tasa de criminalidad en 2010 es la más baja de los últimos once años

nacional

| 29.03.2011 - 11:43 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El vicepresidente primero y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado que la tasa de criminalidad del pasado año -45,1 delitos y faltas por cada mil habitantes- es la más baja de los últimos once años y consolida la tendencia positiva que, según ha dicho, se consolidó en 2008.

Estas son algunas de las cifras sobre la delincuencia en 2010 que ha aportado el ministro durante su comparecencia ante la Comisión de Interior del Congreso, en la que ha hecho balance del año pasado, en el que se observa una tendencia a la baja de la criminalidad debido, a su juicio, a la eficacia de la Policía y la Guardia Civil.

45 DELITOS POR CADA 1.000 HABITANTES

La tasa de criminalidad de 2010 fue de 45,1 delitos y faltas por cada mil habitantes, con lo que se convierte en la tasa más baja de los últimos once años y siete puntos menos que en el máximo histórico alcanzado en 2002. Dicho de otra forma, la delincuencia en el territorio dependiente de Interior se redujo globalmente en un 1,8 por ciento, según los datos del ministro, cuya credibilidad ha puesto en duda el diputado del PP Ignacio Cosidó, quien ha comentado que a Rubalcaba le preocupa "bastante poco todo esto" porque cree que ahora "está en otra dimensión y ocupado en otros menesteres".

En 2010, las Fuerzas de Seguridad del Estado registraron 1.745.313 delitos y faltas, 32.152 menos que el año anterior. "Estamos mejorando sin autocomplacencia, porque estamos hablando de delitos y de disminuciones relativas, pero hay una tendencia a la baja en la tasa de criminalidad por la eficacia de las fuerzas de seguridad", ha dicho Rubalcaba, quien ha dicho no obstante que queda "mucho trabajo por hacer".

La criminalidad baja porque, según el balance de Interior, lo hacen todos los indicadores principales, como la tasa de homicidios y asesinatos con resultado de muertes, que se sitúa en el nivel más bajo también de los últimos once años -0,79 por cada cien mil habitantes-.

Bajan los delitos contra la vida, la integridad y la libertad de las personas (cayeron un 1,6 por ciento), pero también lo hicieron los delitos contra el patrimonio (un 3 por ciento), las faltas de lesiones (un 0,7) y las de hurto (un uno por ciento), unas infracciones que suman el 73 por ciento de toda la criminalidad registrada por Policía y Guardia Civil. También desciende la tasa de violencia machista en el ámbito familiar, que pasó de 16,6 denuncias por cada 10.000 habitantes en 2009 a 16,4 el año pasado, el primer descenso de este indicador de la última década.

74 MUJERES ASESINADAS

No obstante, este dato contrasta con las 74 mujeres asesinadas en 2010, 18 más que en el año anterior. "Son unas pocas denuncias menos. Es una variación relativamente pequeña, creo que deberíamos ser prudentes para los próximos años", ha subrayado Rubalcaba, que ha reconocido que 2010 fue un "año malo" por el altísimo número de mujeres asesinadas, una tendencia negativa que parece que se mantiene en los primeros meses de 2011.

El mayor descenso de los indicadores de la criminalidad se ha contabilizado en los delitos contra el patrimonio, que se debe en buena parte al de la tasa general de robos, que se sitúa en diez robos por cada mil habitantes.

Pese a que esta tasa ha bajado, no lo han hecho los robos con violencia en las viviendas -39,5 por cada cien mil viviendas, 3,1 más que el año anterior-, lo que ha obligado a las fuerzas de seguridad a situarlos como objetivo prioritario en este año y a realizar planes operativos específicos que se van revisando cada quince días.

El PP se ha mostrado preocupado por el descenso "drástico" de las inversiones en las fuerzas de seguridad, en especial en los gastos operativos y en la oferta de nuevas plazas, una situación que está provocando, en su opinión, "enormes carencias" para el funcionamiento de las comisarías y cuarteles.