La sentencia del caso Nóos se conocerá este viernes

17 acusados conocerán la sentencia, entre ellos Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina que se encuentran en Ginebra

La infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarin

nacional

| 16.02.2017 - 18:38 h
REDACCIÓN

La sentencia del caso Nóos, que se conocerá este viernes, culmina el proceso judicial sobre una trama destapada hace once años cuando el diputado socialista Antoni Diéguez pidió explicaciones por el elevado coste de un foro sobre turismo y deporte organizado por Iñaki Urdangarin para el Govern balear.

Diéguez, que en la actualidad preside el Consejo Consultivo de Baleares, compareció en rueda de prensa un jueves -el 16 de febrero de 2006- para denunciar que el Instituto Nóos había cobrado 1,2 millones de euros por organizar en Palma un encuentro de deportistas y gestores con dos jornadas de trabajo efectivas y que la entidad organizadora, asociación sin animo de lucro, fue escogida a dedo por el entonces presidente balear, Jaume Matas.

Al día siguiente, el conseller de Turismo y portavoz del Govern, Joan Flaquer, que después fue imputado y exonerado de la causa judicial, rechazó las críticas "absolutamente demagógicas y sin fundamento" y negó cualquier irregularidad.

Mañana, once años y un día después, 17 acusados conocerán la sentencia, entre ellos el propio Urdangarin, el expresidente Matas -ya condenado en otras dos causas de corrupción- y la infanta Cristina, que se enfrenta a una petición de 8 años de prisión por presunta cooperación en delitos fiscales de su esposo.

PIEZA SEPARADA DEL CASO PALMA ARENA

Hasta llegar a este punto, la siguiente fecha clave en este mediático caso fue el 20 de julio de 2010, cuando el juez de instrucción número 3 de Palma, José Castro, abrió una pieza separada sobre el Instituto Nóos dentro de la macrocausa conocida como Palma Arena.

A partir de ahí se fueron sucediendo hitos, entre ellos el de la imputación del entonces duque de Palma y de su esposa, que el 8 de febrero de 2014 compareció ante el juez para prestar declaración.

Finalmente, la infanta Cristina, su marido, el socio de éste, Diego Torres, y otras catorce personas fueron juzgadas en 2016, entre el 11 de enero y el 22 de junio, jornada en la que el proceso quedó visto para sentencia en manos de las magistradas del tribunal de la Audiencia de Palma que deberán aplicar la ley: Samantha Romero (presidenta y ponente), Eleonor Moyà y Rocío Martín.

Este viernes, a las 12.00 horas, la Audiencia de Palma notificará el desenlace, no definitivo, de este proceso que juzgó la presunta trama urdida para beneficiar con fondos públicos a entidades creadas por Urdangarin y su exsocio, que percibieron unos 6 millones de euros de varias administraciones, así como el supuesto plan posterior para defraudar a Hacienda.

PETICIONES DE CONDENA

Las condenas que piden las seis acusaciones varían de los 107 años que suman las que reclama la Fiscalía Anticorrupción a los 192 años que reclama Manos Limpias. La petición de condena más alta es la del sindicato para Urdangarin: 26 años y 6 meses de prisión.

El esposo de la infanta Cristina se enfrenta a una petición de condena de 19 años y 6 meses de prisión por parte de la Fiscalía Anticorrupción por los presuntos delitos de tráfico de influencias, malversación, prevaricación, fraude, estafa, falsedad, dos delitos contra Hacienda y blanqueo.

A su esposa solo la acusa Manos Limpias, que pide una condena de 8 años de cárcel por colaboración en dos delitos fiscales, mientras que la Fiscalía solo la considera responsable a título lucrativo por un importe de 587.413 euros.

Entre los principales acusados figura el socio de Urdangarin, Diego Torres, presunto autor de delitos de prevaricación, fraude, tráfico de influencias, malversación, contra Hacienda, falsedad, estafa, falsificación y blanqueo, para quien la Fiscalía pide 16 años y medio de condena, petición que Manos Limpias eleva hasta los 22 años y medio.

Por su parte, el expresidente del Govern y del PP balear, Jaume Matas, está acusado de malversación (en concurso con prevaricación y falsedad) y fraude, presuntamente cometidos por contratar con Nóos al margen de la legalidad. El que también fue ministro de Medio Ambiente afronta peticiones de condena de 5 años por parte de la Fiscalía y la Abogacía de la Comunidad Autónoma de Baleares, y de 11 años por parte de Manos Limpias.

El resto de acusados son Ana María Tejeiro, esposa de Torres; su hermano y contable del Instituto Nóos, Marco Antonio Tejeiro; el asesor fiscal Salvador Trinxet; el exdirector general de Deportes de Baleares José Luis "Pepote" Ballester; el exdirector de la Fundación Illesport Gonzalo Bernal; el exdirector del Instituto Balear de Turismo, Juan Carlos Alía; y el exsecretario de esta misma institución Miguel Ángel Bonet.

También se sentaron en el banquillo el exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau; el exsecretario de Turismo Luis Lobón; los exdirectores de la Ciudad de las Artes y las Ciencias (CACSA) de Valencia José Manuel Aguilar y Jorge Vela; la ex responsable jurídica de esa sociedad pública, Elisa Maldonado; y la ex consejera delegada de la candidatura Madrid 2016 Mercedes Coghen.

LA INFANTA Y SU MARIDO CONOCERÁN LA SENTENCIA DESDE GINEBRA

La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin permanecen en Ginebra esperando a que se les notifique la sentencia por el caso Nóos, según ha afirmado el abogado Mario Pascual Vives, que ha asegurado que espera "lo mejor".

En declaraciones a los periodistas a las puertas de su despacho en Barcelona, Pascual Vives -abogado de Iñaki Urdangarin- ha asegurado que la infanta y su esposo permanecen en Ginebra, "esperando, a ver qué pasa" mañana, una vez se notifique la sentencia, en la que ambos se exponen a peticiones de penas de cárcel. "Alguien dijo que estamos preparados para lo mejor, esperamos lo mejor y veremos qué sucede", ha indicado hoy el letrado, que se ha mostrado optimista y ha reconocido que no entra dentro de sus previsiones que se imponga una condena de prisión para su cliente.

Al ser preguntado por si la infanta Cristina podría ser absuelta, Pascual Vives ha asegurado que ello "sería una alegría para todos, toda la gente de bien tendrá una alegría".

Como ha mantenido desde el principio, el abogado ha defendido la inocencia de Urdangarin en este caso, ya que considera que no ha incurrido en ningún tipo de responsabilidad penal. "Las notas siempre son al final de curso", ha indicado.

El abogado ha afirmado que la situación en la que queden los hijos de la infanta Cristina y de Iñaki Urdangarin tras la sentencia "es un elemento siempre a tener muy en cuenta". "A los menores siempre hay que protegerlos", ha indicado.