La sede de la SGAE, cerrada a cal y canto tras la detención de Teddy Bautista

nacional

| 02.07.2011 - 12:10 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Palacio de Longoria, sede de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), permanece hoy completamente cerrado y con la única presencia de dos vigilantes de seguridad privada, después de que los últimos agentes de la Guardia Civil abandonaran las oficinas pasada la medianoche. El registro de la sede se prolongó durante unas catorce horas y concluyó pasada la una de esta madrugada.

Una tranquilidad que choca con el ajetreo de ayer, cuando se inició el registro por parte de la Guardia Civil y por la llegada de "indignados" que celebraron y no dejaron de festejar la detención del polémico presidente de la antigua Sociedad de Autores, Teddy Bautista.

Esta mañana, las puertas del edificio están cerradas pero sin ningún tipo de precinto judicial. En el exterior tampoco hay ya vehículos policiales y solo se observan restos de "botellón" esparcidos por toda la acera de la calle Fernando VI, en el centro de Madrid, donde está situado el edificio.

Los dos vigilantes de seguridad que atienden en la puerta del garaje comentaron que el Palacio está vacío desde medianoche y que no se espera que hoy acuda nadie al lugar al tratarse de un sábado.

La Operación Saga, llevada a cabo por la Guardia Civil e instruida por la Audiencia Nacional, concluyó ayer con la detención de nueve personas, entre ellas el propio presidente de la SGAE, Eduardo Bautista, en relación con un presunto desvío de fondos en la filial digital de la SGAE.

Además de Bautista, entre las personas detenidas figura el director financiero de la SGAE, Ricardo Azcoaga, y el director general de la citada filial digital -la Sociedad Digital de Autores y Editores (sDae)-, José Neri.

A la espera de la declaración

Bautista, que sigue detenido desde ayer en el marco de la Operación Saga, podría prestar declaración judicial a lo largo de este sábado. El reelegido presidente de la SGAE -el registro de los agentes de la Benemérita se produjo cuando había finalizado el recuento de votos de las elecciones para renovar la junta directiva- conocerá entonces los delitos que se le imputan.

Como las diligencias instruidas por la Audiencia Nacional son "secretas", "aún no sabemos las imputaciones" que pesan sobre Bautista y los tres directivos de la SGAE que han sido detenidos por la Guardia Civil, encargada de la investigación, según han indicado fuentes de esta sociedad.

A lo largo del día Teddy Bautista y los otros tres directivos de la SGAE detenidos, detenidos en las comandancias de la Guardia Civil de Tres Cantos y de Las Rozas, "irán designando a sus abogados" defensores, "con experiencia en lo penal", para que les asistan en la toma de declaración judicial, cuyo comienzo no se espera para antes de esta tarde, según las mismas fuentes.

De momento, se les imputan delitos societarios y de apropiación indebida por haber creado una estructura societaria en torno a la Sociedad General de Autores que se habría lucrado de una beneficiosa relación económica con las entidades del denominado "grupo SGAE", según la nota de prensa facilitada ayer por la Guardia Civil.

Además de Bautista permanecen detenidos: el director financiero, Ricardo Azcoaga; el director general de la filial digital -la Sociedad Digital de Autores y Editores (sDae)-, José Luis Rodríguez Neri; y el director general de la SGAE, Enrique Loras.

Vinculados a ellos, pero sin responsabilidades dentro de la SGAE; están también arrestados: la mujer y la cuñada de Rodríguez Neri, Maria Antonia García y Elena Vázquez, respectivamente, así como Elena García Pombo y Celedonio Martín, relacionados ambos con la empresa Microgénesis, una de las principales sociedades implicadas en la trama, y el socio director de esta empresa, Rafael Ramos.

Tras los interrogatorios y estudio de la documentación intervenida en los registros se decidirá sobre su puesta a disposición del juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, quien dirige la operación.