La Policía detiene a Ruiz-Mateos para garantizar que comparezca ante la juez

Ruiz-Mateos considera injusta su detención y cree que Emilio Botín "tendría que acompañarle"

nacional

| 22.08.2012 - 12:02 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Policía ha detenido al empresario José María Ruiz-Mateos en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón en cumplimiento de la orden de arresto que dictó el pasado 1 de agosto la juez de Palma que le investiga por una supuesta estafa en la venta de un hotel, según informaron fuentes policiales. El empresario jerezano confirmó ayer que mañana comparecería ante la juez de Palma María Pascual, que en el auto en el que ordenó la detención reclamaba que fuera puesto a disposición judicial el 23 de agosto a las doce de la mañana.

Dado que el arresto se producía hoy en Madrid a las doce del mediodía, el empresario, que permanece detenido en la comisaría de Pozuelo de Alarcón, podría ser conducido ante los Juzgados de guardia de la capital para que le sea tomada declaración por exhorto, según fuentes policiales. De ser así, ese Juzgado de guardia pediría al de Palma las diligencias en las que se investiga a Ruiz-Mateos por una presunta estafa de 13,9 millones de euros por la compra-venta del hotel Eurocalas en Mallorca.

Sin embargo, fuentes del Juzgado balear han señalado que la juez María Pascual desconoce por el momento que se haya tomado esa decisión y espera que se le traslade ante ella para interrogarle como imputado mañana a las doce de la mañana como reclamaba en el auto en el que ordenó su arresto. La juez adoptó esta decisión después de que Ruiz-Mateos no se presentara por segunda vez el 27 de julio al Juzgado -la primera fue el 20 de junio- alegando una fractura en el pie que requería "absoluto reposo".

Pidió entonces un informe forense que determinó que la "patología sufrida por el paciente es de "carácter leve" y que "no existe elemento alguno desde el punto de vista médico-legal que determine la imposibilidad de Ruiz-Mateos" de comparecer ante la juez. Con ese informe, la juez dictó la orden de detención al entender que el empresario tiene "el derecho a acogerse a su derecho constitucional a no declarar contra sí mismo y a no confesarse culpable, pero no a un uso torticero de su condición de parte en el proceso, ni a reirse de la Administración de Justicia".

La primera vez que no se presentó al Juzgado la magistrada ya le advirtió de que, de repetirse la situación, dictaría una orden de detención contra él. Ruiz-Mateos incumplió ese día la citación que le había formulado la juez a él y a sus seis hijos varones para tomarles declaración por la ampliación de la querella presentada contra ellos por Francisco Miralles, quien en 2006 les vendió el hotel Eurocalas.

La ampliación de la querella es por administración desleal y alzamiento de bienes, acusaciones que se suman a la de estafa planteada originalmente. El querellante asegura que le deben casi 14 millones de euros por el establecimiento, sobre el que pesa una hipoteca de 19 millones suscrita por los Ruiz-Mateos tras comprar el hotel.

LA FAMILIA RUIZ-MATEOS CONFÍA EN QUE EL EMPRESARIO SEA LIBERADO HOY

La familia del empresario José María Ruiz-Mateos confía en que sea liberado a lo largo del día de hoy. Fuentes de la familia han confirmado que el empresario se encuentra detenido en una comisaría de Pozuelo de Alarcón por indicación de la jueza María Pascual, quien le investiga por una supuesta estafa 13,9 millones de euros por la compra-venta del hotel Eurocalas en Mallorca.

Las mismas fuentes han precisado que la jueza no ha confiado y "ha hecho caso omiso" de las pruebas que han aportado para asegurar que el empresario acudiría mañana a su citación en el Juzgado de Palma. Estas pruebas eran los billetes de avión de ida y vuelta a la isla del empresario, su abogado, Marcos García Montes, y su hija Begoña Ruiz-Mateos.

ASEGURA QUE EMILIO BOTÍN DEBERÍA ACOMPAÑARLE

El empresario José María Ruiz-Mateos manifestó, al ser detenido esta mañana en su domicilio del barrio de Somosaguas en Pozuelo de Alarcón (Madrid), que el presidente de Banco Santander, Emilio Botín, a quien siempre ha culpado de la caída de Nueva Rumasa, "tendría que acompañarle".

En declaraciones a Cuatro Televisión, recogidas por Europa Press, Ruiz-Mateos dijo: "quiero una huelga de hambre para hablar, que todo el mundo se entere de la realidad de los hechos".

Al ser preguntado si consideraba injusta su detención, respondió de forma afirmativa y aludió al banquero. "No quieren que hable porque tienen miedo", agregó.

También hizo referencia al fundador del Opus Dei, José María Escrivá de Balaguer, "un santo gigante, enorme, inmenso", para subrayar que "si viviera, esta barbaridad no ocurriría".

El empresario gaditano sigue detenido en la Comisaría de Pozuelo de Alarcón, a la espera de ser trasladado "bajo custodia" policial ante el Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, en el que está citado a declarar este jueves a las 12.00 horas por una presunta estafa en la compraventa de un hotel.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid en un comunicado, el juez titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Pozuelo de Alarcón en Madrid, en funciones de guardia, ha dado instrucciones precisas a los efectivos policiales mediante un oficio y una providencia para que ejecuten el requerimiento de la magistrada de Palma y trasladen a Ruiz-Mateos.