Rubalcaba se escapa de los periodistas para no hablar del Faisán

La Policía aporta al juez un vídeo con más datos cinco años después

El PP cree demostrada la "mentira" del vicepresidente sobre la cinta y se pregunta si debe seguir en el cargo

nacional

| 15.02.2011 - 13:29 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Cinco años después de la delación, el equipo investigador del comisario Carlos German, ha aportado al juez nuevas imágenes tras el chivatazo en el bar Faisán. Según fuentes de la investigación, se trata del inspector de Vitoria, Ballesteros, hombre de confianza del jefe superior de Policía del País Vasco. Ballesteros aparece momentos después del chizatazo en el vídeo que, según los informes de la Guardia Civil presenta dos cortes, de forma intencionada en el momento del soplo.

En las imágenes se `puede ver al comisario Ballesteros, que se encuentra imputado en la causa como sospechoso de ser él que pasó el teléfono a Elosúa por el cual recibió la llamada que le advertía de que estaba siendo vigilado, saliendo del bar Faisán.

Esta nuevas pruebas se suman al informe realizado por la Guardia Civil, en el que se confirma que las grabación realizada en el exterior del bar Faisán fue editada y pudo sufrir alteraciones. La Guardia Civil cree que los cortes que presenta el vídeo no fueron "accidentales" y se produjeron en el momento en que se estaba realizando la grabación, que corrió a cargo del equipo de investigación que dirigía el entonces inspector Carlos G., informaron fuentes jurídicas.

El examen de la Guardia Civil contradice la tesis de la Policía y concluye que la manipulación fue realizada en el mismo momento en que se produjo, lo que apuntaría a que fue realizada por algún miembro del equipo conjunto de investigación.

EL PP DICE QUE RUBALCABA "MIENTE DELIBERADAMENTE" AL NEGAR EL CHIVATAZO

En este sentido, la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, considera demostrado que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, mintió al Congreso cuando dijo que la grabación del 'chivatazo' policial a ETA en 2006 era la correcta, pues el informe de la Guardia Civil ha puesto en evidencia que hubo cortes. En ese contexto, se preguntó si el vicepresidente debe seguir al frente de Interior.

En rueda de prensa en el Congreso, Sáenz de Santamaría recordó que había una cinta de vídeo que recogía el momento en que se produjo el 'chivatazo' al dueño del bar Faisán que frustró llevar a cabo ese día la operación policial contra la red de extorsión de ETA. Sin embargo, no estaba completa y, según el PP, cabían dos posibilidades: o bien que se hubieran cortado las partes de la cinta relativas al momento de la delación, cuando entra alguien al bar y avisa al dueño, o bien que "precisamente" ese momento no se grabara.

A su juicio, el informe de la Guardia Civil ha permitido conocer "qué pasó realmente" y es que hubiera un corte deliberado, no accidental, en un momento concreto de la grabación de aquel día: "Curiosamente, no se grabó ese momento del chivatazo'", resumió.

Sáenz de Santamaría quiso recordar que Rubalcaba, el 25 de noviembre de 2009, avaló la integridad de aquella cinta: "Sí, taxativamente sí; la cinta es correcta", le respondió al diputado 'popular' Ignacio Cosidó. "Taxativamente sí, la cinta es incompleta --le replicó este martes la portavoz del PP--. Y queremos saber por qué".

NUEVA EXIGENCIA DE EXPLICACIONES

A partir de ahí, hizo una reflexión sobre la situación de Pérez Rubalcaba: "*Puede alguien creerse que el ministro, que lo sabe todo de todos, no sepa nada de nada del caso Faisán? *Merecen los españoles un ministro del Interior que miente deliberadamente en el Pleno del Congreso? *Es idónea para presidir el Ministerio una persona bajo cuyo mandato se produjo algo tan grave como un 'chivatazo' a la banda terrorista ETA?", se preguntó.

Según explicó, el PP va a seguir con su estrategia de pedir explicaciones a Rubalcaba y este miércoles le formularán una nueva pregunta, "que hace la número treinta y tantos". "La estrategia del PP es que este asunto, que es gravísimo, no se olvidara en el tiempo en que las actuaciones procesales no iban a ningún lado y esa seguirá siendo la estrategia", garantizó.

EL SUP INSISTE EN QUE TRAS EL CHIVATAZO A ETA HAY UNA "DECISIÓN POLÍTICA"

Por su parte, el SUP aseguró hoy que el caso del chivatazo a ETA del bar "Faisán" no es una cuestión sólo de policías, sino que tras este soplo a la banda terrorista hubo una "decisión política".

José María Benito, portavoz del SUP, valoraba así, en declaraciones a Servimedia, los últimos datos conocidos en esta investigación, entre los que está una grabación aportada por el comisario Carlos Germán. En estas imágenes se ve a un policía de Vitoria saliendo del bar "Faisán" en una hora próxima a la del chivatazo a la banda etarra.

A este respecto, Benito señaló que, aunque la investigación afecte por el momento sólo a agentes, la opinión de su sindicato es que este asunto no fue algo de "dos policías locos que deciden dar un chivatazo a ETA, sino que aquí hay una decisión política".

Al mismo tiempo, este portavoz estimó que el juez Pablo Ruz debería llamar a declarar al comisario Carlos Germán, para que aclare por qué en la grabación del bar Faisán faltan los momentos en los que se dio el chivatazo a ETA.

A su juicio, este comisario debe explicar también si es cierto que intentó borrar parte de la grabación, algo de lo que le ha acusado el también comisario José Cabanillas. Estas declaraciones, según Benito, puede ayudar a aclarar quién fue el "responsable político" del chivatazo.