La oposición denuncia que el PP pretenda dejar "atados" los presupuestos

Antonio Hernando

nacional

| 04.08.2015 - Actualizado: 22:20 h
REDACCIÓN

Los partidos políticos de la oposición han criticado que el Gobierno del PP pretenda dejar "atados" los Presupuestos Generales del Estado para 2016 aunque no gane las próximas elecciones del mes de diciembre, en una actitud -subrayan- poco respetuosa con la voluntad de los ciudadanos.

Es la opinión del portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, que ha advertido al Ejecutivo de que los presupuestos que pretende dejar "atados" antes de las elecciones serán "desatados por los ciudadanos" con su voto en los próximos comicios generales.

Después de analizar los presupuestos que hoy han llegado al Congreso para iniciar su tramitación parlamentaria en pleno mes de agosto, Hernando ha afirmado que las cuentas públicas presentadas por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, son "injustas, antisociales y tremendamente ideológicas".

También califica los presupuestos de "tramposos" porque se asientan sobre premisas falsas, ya que, por ejemplo, parten de que se cumplirá el objetivo de déficit cuando, a su juicio, no será así.

Duros reproches también del candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, que ha asegurado que los presupuestos están diseñados para "desguazar" el empleo existente y sustituirlo por contratos "basura" que impiden a los ciudadanos vivir dignamente.

Garzón ha criticado que el Gobierno del PP siga insistiendo en políticas de austeridad "erróneas" y en un crecimiento económico "imposible de alcanzar" porque parte de hipótesis "que no son creíbles".

También desde la Izquierda Plural, el portavoz de ICV en el Congreso, Joan Coscubiela, ha denunciado el carácter "marcadamente antisocial" de las cuentas públicas para 2016.

A su juicio, incluyen "medidas electoralistas que rozan el ridículo" como el aumento salarial del 1 por ciento de los funcionarios públicos, "cuando llevan perdiendo poder adquisitivo desde hace 5 años", o el aumento del 0,25 por ciento de las pensiones públicas.

"La presentación de los Presupuestos demuestra el electoralismo de quien se resiste a perder las elecciones generales pero que a la vez hace cosas para dejarlo todo atado y bien atado", ha destacado.

Desde los partidos catalanes, Convergencia Democrática de Cataluña ha afirmado que los presupuestos responden "fielmente" a la "obsesión centralizadora y burocrática" del Gobierno y los ha calificado de "antisociales".

Su portavoz en el Congreso, Pere Macias, ha lamentado que, aunque podrían haber sido unos presupuestos para consolidar la recuperación económica, sean sin embargo los de un Gobierno "en sus últimos momentos".

Por su parte, el diputado de Unió Antoni Picó ha calificado las cuentas públicas para 2016 como el "pistoletazo de salida" de la campaña electoral del PP para las elecciones generales.

Picó echa en falta el "alma social" a los presupuestos ya que no persiguen la reactivación de la economía y la creación de empleo, y tampoco contribuyen al estado de bienestar y a la racionalización de la administración pública.

No han acabado aquí los reproches. Rosa Díez, de UPyD, cree que los presupuestos que ha presentado Montoro son "engañosos" y ha anunciado que su partido presentará una enmienda a la totalidad. "Son unos presupuestos que saben que no les va a tocar gestionar. Es una forma de despreciar su tarea parlamentaria", ha denunciado.

También el BNG y Nueva Canarias han criticado el contenido del proyecto. BNG dice que el texto es "ficticio" y con propósitos electorales y "pone un corsé muy grande al gasto social" mientras que Nueva Canarias ha lamentado que coloquen a su comunidad "a la cola" del Estado en inversión y en financiación autonómica.

En respuesta a las críticas, el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha defendido que el Gobierno haya decidido aprobar los Presupuestos para 2016 antes de la convocatoria de elecciones generales frente a "otros que salieron corriendo", en referencia al presidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

"La voluntad del PP es agotar la legislatura y dar estabilidad a la cuentas públicas ya que el presupuesto es el elemento esencial en la política económica de un Gobierno. No vamos a hacer como otros que salieron huyendo en su momento", ha denunciado.

Por su parte, el vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez Maíllo, se ha mostrado convencido de que las cuentas públicas para el año que viene contribuirán a consolidar la creación de empleo.

Maíllo ha resaltado el carácter social de los presupuestos que, en su opinión, además de revalorizar las pensiones, incrementan un 1 por ciento el sueldo a los empleados públicos después de años de congelación salarial, y también el gasto destinado a educación y personas dependientes.