La madre del bebé congelado y su marido ante el juez por la custodia de su futuro hijo

Registrada en Pilas una finca de la familia de la madre de los bebés congelados

nacional

| 28.11.2012 - 12:17 h
REDACCIÓN
Más sobre: SucesosSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Sara L.H., la madre del bebé hallado el pasado día 9 de noviembre en un congelador de su vivienda ubicada en la localidad sevillana de Pilas --donde este mismo martes fue hallado un segundo recién nacido aunque en un segundo congelador--, y su marido han comparecido este miércoles ante el juez de Sanlúcar la Mayor que instruye el caso a fin de determinar a cuál de ellos se otorga la custodia del hijo que espera la imputada, que se encuentra embarazada de ocho meses.

De este modo, ante el juez de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Sanlúcar la Mayor han comparecido la mujer, que ha sido trasladada hasta los juzgados en una ambulancia procedente de la cárcel de mujeres de Alcalá de Guadaíra, y su marido, que no ha querido hacer declaraciones a los medios de comunicación que los esperaban y que únicamente ha dicho que se encuentra "destrozado".

Tras la comparecencia de ambos, el juez instructor deberá decidir ahora a quien otorga la custodia del recién nacido que espera la mujer, de 34 años de edad y que ha mantenido el embarazo en secreto hasta que ingresó en la cárcel de Alcalá de Guadaíra, donde tras ser examinada se detectó que se encontraba en estado de gestación.

LA GUARDIA CIVIL CONTINUA LOS REGISTROS

Entre tanto, la Guardia Civil reinició esta misma mañana los registros en varias fincas propiedad de la familia de la mujer, que se encuentra en prisión imputada por un delito de asesinato y que convivía en el domicilio donde han sido hallados los dos bebés congelados, en la calle Beatriz Cabrera, junto a su marido y dos hijos menores de edad. Así, pasadas las 10,00 horas, agentes del Instituto Armado y efectivos del Cuerpo de Bomberos se han trasladado hasta una finca de la familia ubicada en un olivar en la carretera que une Pilas con Villamanrique de la Condesa a fin de realizar un registro en la misma y en un pozo allí ubicado, aunque fuentes de la investigación han subrayado a Europa Press que estos registros sólo tienen por objeto descartar la presencia de más fetos ocultos.

En este registro han participado la unidad canina y buzos del Instituto Armado, así como agentes de la Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Sevilla, han señalado las fuentes consultadas, quienes han subrayado, igualmente, que la Guardia Civil ha solicitado autorización al juez para realizar más registros en propiedades de la familia ubicadas en el término municipal de Pilas.

LA MUJER NO RECUERDA "NADA" DE UN SEGUNDO EMBARAZO

La finca, que ha sido acordonada y precintada, ya fue objeto en la jornada de este martes de una primera "inspección ocular", tras la que se ha procedido a su registro, que continúa a esta hora del día y que está dirigido por el juez de guardia.

Además de en dos fincas de la familia ubicadas en las afueras de la localidad pileña, la Guardia Civil tiene previsto realizar un registro en la vivienda de la madre de esta mujer, localizada en la calle Santa María La Mayor y que también ha sido ya precintada.

Todos estos registros se producen después de que, este martes, el marido de la imputada hallara en un arcón congelador de la casa que ambos compartían un segundo bebé fallecido, aunque la mujer, embarazada de ocho meses, ha declarado ante el juez que no recuerda "nada" de un segundo embarazo.

Respecto al primero de los bebés hallados en un congelador de la vivienda, donde la mujer convivía con su marido y dos hijos menores de edad, la imputada dijo que este recién nacido "nació muerto" y defendió que lo metió en el congelador donde posteriormente fue hallado por su marido "porque no quería desprenderse de él" y en todo caso "no por miedo a la Policía".

Según el avance de la autopsia realizada al menor, éste nació con vida 18 meses antes de que el marido de la mujer imputada lo encontrara en el congelador mientras estaba limpiando la casa.