La llegada de inmigrantes ilegales en pateras se reduce en un 50% en 2010

Un total de 3.632 inmigrantes llegaron a las costas españolas en 2010, la cifra más baja de la última década

nacional

| 18.01.2011 - 13:08 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La llegada de ilegales a las costas españolas descendió un 50% en 2010

La llegada de inmigrantes ilegales a las costas de España ha descendido un 50 % en el último año y más de un 80 % en una década, segun el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Según datos del Ministerio del Interior, en el último año han llegado a España de forma ilegal y por mar un total de 3.632 personas, frente a las 7.285 que llegaron el año anterior.

"Han llegado menos embarcaciones y las que llegan son más pequeñas", ha precisado Rubalcaba, quien ha felicitado a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y agradecido la colaboración de los países de la costa africana.

Las llegadas por mar han descendido especialmente en Canarias, donde en 2009 llegaron 2.246 personas y en 2010 sólo 196, lo que supone un descenso del 91,3 por ciento y unos niveles de llegadas similares a los de 1997 "cuando nadie sabía qué era un cayuco", ha dicho. De hecho, Rubalcaba ha subrayado que en 2010 "no ha llegado ni un sólo cayuco desde Senegal", un país desde el que llegaron la inmensa mayoría de los 31.678 que arribaron de manera ilegal a las costas canarias en 2006.

"El 2010 ha sido el mejor año de la década", ha subrayado Rubalcaba, quien ha considerado que "el esfuerzo ha merecido la pena, pero no podemos bajar la guardia".

En cuanto al Mediterráneo, el ministro ha elogiado la colaboración con Marruecos y Argelia que ha resultado en un descenso del 31,8 por ciento en la legada de ilegales a la península y Baleares. De los 5.039 de 2009 a los 3.436 de 2010.

Las llegadas de inmigrantes ilegales por carreteras y aeropuertos también han descendido en el último año. Así, en 2010 se ha denegado la entrada a 9.453 personas en puestos fronterizos frente a las 12.226 que fueron rechazadas el año pasado; se han repatriado 1.959 frente a los 5.099 de 2009, y se ha expulsado a 11.454 inmigrantes ilegales, cuando el año anterior se expulsó a 13.278 personas.

Además, se han "devuelto" principalmente a Francia y Portugal a 11.450 personas que intentaron entrar en España por puestos no habilitados como fronteras, cuando en 2009 esta cifra fue de 13.278 personas.

En cuanto a las expulsiones, Rubalcaba ha explicado que la gran mayoría de ellas (8.196, lo que supone el 71 por ciento) son "expulsiones cualificadas", es decir de personas que no sólo estaban en España de manera ilegal sino que tenían "relación con la delincuencia".

El resto serían personas que residían de manera ilegal en España y que fueron identificadas en el transcurso de otro tipo de operación policial como operaciones antiterroristas, de control de tráfico o alcoholemia y al carecer de identificación fueron llevadas a comisaría.

NO HAY REDADAS PORQUE LAS PROHIBE LA CONSTITUCIÓN

"Redadas no hay porque las prohíbe la Constitución, pero esa es la ley y debemos cumplirla, y si a alguien no le gusta que vaya al Parlamento y la cambie", ha subrayado el ministro, quien ha destacado que la decisión de potenciar las "expulsiones cualificadas" no sólo sirve para cumplir la Ley de Extranjería, sino también para "mejorar la seguridad".

Buena parte del mérito de este descenso de entradas ilegales por fronteras terrestres y marítimas se debe al incremento en el número de efectivos policiales, que han pasado de ser 10.239 el año anterior, a los 16.375 actuales, lo que supone un aumento de más del 60 por ciento. "Esta es una receta infalible, cuando tienes más efectivos tienes mejor control, y cuando tienes mejor control la gente se cuida más de intentar entrar", ha explicado Rubalcaba.

Finalmente, el ministro ha precisado que en estos momentos hay 774 personas ingresadas en Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) en la península y 51 en Canarias, todas ellas a la espera de la resolución de sus casos.