La juez Lamela toma declaración al excomisario Villarejo

El comisario jubilado José Villarejo; su mujer, Gemma Isabel Alcalá, y el comisario Carlos Salamanca, exresponsable de la Comisaría del aeropuerto de Barajas, han sido detenidos acusados de integrar una red de blanqueo de capitales e inmigración ilegal a cambio de cohechos, según han informado fuentes de la investigación.

nacional

| 05.11.2017 - 18:11 h

Europa Press

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela comenzará a tomar declaración a primera hora de esta tarde al comisario jubilado José Manuel Villarejo, detenido el pasado viernes en el marco de un operativo de la Fiscalía Anticorrupción ordenado por lucrarse con servicios especializados de inteligencia y de facilitar la entrada ilegal de ciudadanos no comunitarios en territorio español, han informado a Europa Press en fuentes jurídicas.

Aunque la detención se produjo por orden del Juez Diego de Egea, refuerzo del Juzgado Central de Instrucción número 6, éste lo hizo en auxilio del Juzgado Central número 3, a cuya titular le corresponde la instrucción.

Además de a Villarejo, la juez interrogará también este domingo a otro veterano de la Policía Nacional, Carlos Salamanca, este último excomisario de Barajas y actualmente comisario jefe de la Unidad Central contra las Redes de Inmigración Ilegal y Falsificación (UCRIF); así como a la esposa de Villarejo, Gema Alcalá, y a un cuarto detenido cuya identidad no ha trascendido.

La investigación sitúa a Villarejo y al resto de detenidos como integrantes de una organización criminal. También les acusa de los delitos de cohecho, blanqueo de capitales y contra los derechos de los ciudadanos extranjeros.

La operación, bautizada como Tándem, fue iniciada por la unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional y tiene como objetivo el desmantelamiento de una organización criminal cuyo principal objetivo es la "reintroducción en España, y otros países de la Unión Europea, de fondos procedentes de actividades ilícitas vinculadas a la corrupción internacional en los negocios".

Según Anticorrupción, los detenidos se prevalecían de las funciones propias de sus respectivos cargos policiales, "especialmente sensibles para la seguridad nacional", con la intención de recibir "elevadas sumas de dinero así como regalos suntuarios diversos, a cambio de la prestación de servicios especializados de inteligencia y de facilitar la entrada ilegal de ciudadanos no comunitarios en territorio nacional.

UN COMISARIO POLEMICO

Villarejo está siendo investigado en la actualidad en los juzgados de Plaza de Castilla por varias causas, una de ellas su presunta relación con una grabación en octubre de 2014 a policías y agentes del CNI en el marco del caso del pequeño Nicolás.

Su nombre aparece asociado a otros procedimientos judiciales abiertos como el presunto apuñalamiento de la doctora Elisa Pinto, por el que se investiga al exconsejero del Grupo Villar Mir, el empresario Javier López Madrid.

Recientemente, Villarejo también fue citado como testigo en relación con el pendrive 'fantasma' con pruebas sobre el expresidente de Cataluña Jordi Pujol, después de que el ex director adjunto operativo (DAO) Eugenio Pino dijera que su antiguo colaborador se había ofrecido a proporcionarle el dispositivo usb a cambio de dinero.

Condecorado por el Ministerio del Interior en varias etapas, Villarejo ha protagonizado en los últimos meses una larga disputa judicial en la llamada 'guerra de comisarios', enfrentándose a otros policías ya retirados como el que fuera jefe de Asuntos Internos, Marcelino Martín Blas.