Los dos presuntos etarras detenidos, almacenaban en un caserío casi 1000 kilos de explosivo

Se trata de los hermanos Aitor e Igor Esnaola Dorronsoro detenidos en Guipúzcoa

Encuentran documentación de ETA, material informático, explosivos y detonadores en los registros de Legorreta

Los dos detenidos tenían ya un historial en ETA y llevaban tiempo actuando

El caserío almacenaba 850 kilos de nitrato amónico, 13 de pentrita y 100 litros de combustible

nacional

| 12.04.2011 - 08:25 h
REDACCIÓN
Más sobre: ETASuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Los hermanos Jon Aitor e Igor Esnaola Dorronsoro, arrestados este martes por la Guardia Civil en Legorreta (Guipúzcoa) por su presunta vinculación con ETA, integraron las candidaturas de Euskal Herritarrok (EH), la marca electoral de la izquierda abertzale en los comicios municipales de 1999. En concreto, Aitor Esnaola se presentó como primer suplente en la lista de EH del pequeño municipio de Gaztelu, ubicado en la comarca de Tolosaldea, mientras que su hermano se presentó como número nueve en la candidatura de la izquierda abertzale de Legorreta, según consta en las listas oficiales.

La Guardia Civil ha hallado más de 850 kilos de explosivo, que ocultaban los dos detenidos en Legorreta (Guipúzcoa), en el caserío que ha sido registrado. Fuentes de la lucha antiterrorista han precisado que los agentes han hallado 850 kilos de nitrato amónico y trece kilos y medio de pentrita. Las mismas fuentes han destacado la importancia de este hallazgo, ya que se trata de uno de los polvorines de ETA más grandes localizados en España.

Además del explosivo, los dos presuntos etarras escondían también en el caserío detonadores y documentación relacionada con la organización terrorista, así como 100 litros de combustible.

La operación, en la que han participado más de 200 agentes de la Guardia Civil y que coordina el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska, continúa abierta.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba mostraba su confianza en que en los registros practicados se encontraran pruebas adicionales a las que ya se tenían para proceder a la detención de los dos presuntos etarras.

Los arrestados son los hermanos Aitor e Igor Esnaola Dorronsoro, de 40 y 36 años respectivamente, presuntos miembros "legales" -no fichados por la Policía- de ETA, a los que se acusa de constituir el "comando Erreka", que se encargaba de almacenar y distribuir explosivos, armamento y otros materiales a los comandos de la organización terrorista.

Uno de ellos, José Aitor Esnaola Dorronsoro, propietario del caserío en el que se han encontrado los explosivos, está siendo trasladado a Madrid donde permanecerá en dependencias de la Guardia Civil hasta que pase a disposición judicial.

Aitor e Igor Esnaola colaboran con ETA desde el año 2002 y tanto el explosivo como los detonadores encontrados prueban su integración en las labores logísticas de la banda y el suministro a los comandos de ETA.

CAMPEONES DE GUIPÚZCOA DE "TRONTZA"

Ambos hermanos son "baserritarras", dedicados a la producción agrícola y ganadera, y son conocidos por su participación en competiciones de deporte rural vasco, sobre todo en la modalidad de "trontza", que consiste en serrar un tronco en el menor tiempo posible. De hecho, ambos hermanos fueron campeones de Guipúzcoa de "trontza" en la competición que se desarrolló en su localidad, Legorreta, en 2008, y revalidaron el título en Alkiza en 2009 y en Aondoain en 2010, según consta en la página web de la Asociación de Federaciones Deportivas de Guipúzcoa. Además de la "trontza", los dos hermanos han participado también en competiciones de "sega", una disciplina que consiste en segar la mayor superficie de hierba en el menor tiempo.

Los dos participaron en un proyecto de la Fundación Oreki cuyo objetivo era promover el "desarrollo integral" de la persona a través de la práctica deportiva. Este programa ha recibido subvenciones de la Diputación de Guipúzcoa por su labor de difundir valores positivos como el juego limpio, el respeto al contrario, al árbitro y a las reglas de juego, el esfuerzo y la superación, según informó en su día la institución foral.

En cuanto a su labor profesional, Aitor Esnaola es pastor y se dedica a la producción de queso de oveja desde 2008, año en el que solicitó al Ayuntamiento de Legorreta la licencia para abrir una quesería en el caserío Olalde de esta localidad, que está integrada en la asociación Artzai Gazta. Su quesería está integrada también en la denominación de origen Idiazabal, tal y como muestra el sitio web de esta organización.

En el caserío Olalde, en el que ha vivido siempre la familia, Aitor Esnaola posee ovejas y, según han indicado vecinos de Legorreta, recientemente ha ampliado la cuadra. En 2010 el Gobierno Vasco le concedió una subvención destinada a ayudar la instalación de jóvenes agricultores, según figura en el Boletín Oficial del País Vasco. Su hermano Igor trabaja en la producción de cordero lechal con denominación de origen del País Vasco.

MIEMBROS "LEGALES" -NO FICHADOS POR LA POLICÍA

Los dos arrestados son supuestos miembros "legales" -no fichados por la Policía- de la organización terrorista y presuntamente se encargaban de distribuir explosivos, armamento y otros materiales al resto de comandos de la organización.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha dicho que los dos presuntos etarras detenidos esta madrugada llevaban tiempo actuando en ETA y no acababan de llegar a la banda terrorista en la que desempeñaban funciones en el aparato logístico, encargado del traslado de explosivos a los comandos.

El responsable de las fuerzas de seguridad ha destacado el hecho de que los arrestados sean dos presuntos miembros legales de la organización, con lo que pertenecían a ETA pero estaban integrados en la sociedad, una circunstancia que supone un reto para la Guardia Civil a la hora de demostrar su pertenencia a la banda. "Un objetivo de esta naturaleza tiene importancia por sí mismo", ha subrayado el vicepresidente primero del Gobierno, quien ha insistido en que los dos detenidos llevaban mucho tiempo actuando sin que se les hubiera podido localizar y detener.

En alusión a las informaciones que apuntan a una posible reorganización de la banda terrorista, Pérez Rubalcaba ha dicho que no sabe si ETA se está reorganizando, pero sí ha asegurado que "nosotros estamos organizados perfectamente"."ETA lleva seis semanas muy malas", ha contestado el ministro quien ha recordado que en ese periodo de tiempo se ha conseguido arrestar a catorce presuntos miembros de la banda y nueve de Segi.

Así, ha citado que los arrestos comenzaron con cuatro detenciones del comando Vizcaya y que han continuado con otras cuatro en Francia del aparato militar, con tres en dos controles policiales en Francia y con la caída también en el país galo de un huido de ETA.

El ministro ha vuelto a insistir en que la política antiterrorista del Gobierno no ha cambiado y en que Interior seguirá trabajando "hasta acabar definitivamente con ETA".Es lo que demuestra" esta operación, según Rubalcaba, que ha hecho hincapié en que ETA está en tregua, pero no ha dejado definitivamente la violencia". Y "hasta que no se produzca", ha añadido, se seguirá "uno y otro día deteniendo".