La Gendarmería francesa detiene a la exdirigente de Batasuna Aurore Martin

Aurore Martin (Aurore Martin)

nacional

| 01.11.2012 - Actualizado: 19:31 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Gendarmería francesa detuvo hoy en el País Vasco francés a la exdirigente de Batasuna Aurore Martin, de nacionalidad francesa y reclamada por España, indicaron hoy fuentes de la investigación.

Martin, que había vuelto a tener una vida pública desde hace casi un año después de pasar un tiempo en la clandestinidad, fue arrestada esta tarde en un control de carretera en Mauléon, la localidad de la que es originaria, precisaron las fuentes.

Los gendarmes la trasladaron a continuación a Pau, donde el Tribunal de Apelación había decidido en 2010 aceptar la euroorden que pesa contra ella para entregarla a la justicia española.

Martin pasó a la clandestinidad cuando el Tribunal Supremo de Francia dictaminó, el 16 de diciembre de 2010, que debía quedar en manos de la Audiencia Nacional de Madrid, que la reclama por su implicación en actos públicos en España con la prohibida Batasuna, organización legal en Francia.

La policía francesa fue a detenerla el 21 de junio de 2011 en Bayona, pero las fuerzas del orden desistieron ante la presencia de un nutrido grupo de personas que se oponían al arresto.

La exdirigente de Batasuna dio entrevistas y participó en diversos actos públicos, como una manifestación el 10 de diciembre de ese año con el presunto miembro de Ekin, Josu Esparza, quien fue detenido y entregado pocos días después a España, donde fue condenado en mayo pasado.

Desde entonces ha vivido sin esconderse y en los últimos tiempos se ha mostrado particularmente activa en la organización Bake Bidea (el camino de la paz, en euskera) en Bayona.

Diversos políticos del País Vasco francés de partidos de izquierdas pero también de derechas han mostrado su oposición a que fuera entregada a España.