La Fiscalía de la Audiencia Nacional pide nueva evaluación sobre la salud de Bolinaga

nacional

| 09.07.2013 - 13:20 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha solicitado al juez de Vigilancia Penitenciaria José Luis Castro que se practique un nuevo informe médico sobre el estado de salud del miembro de ETA Jesús María Uribecheverría Bolinaga tras constatar que "la supervivencia del penado lleva camino de superar todos los registros conocidos".

El Ministerio Público destaca que, desde los informes que calculaban que el etarra tenía una esperanza de vida de nueve meses, "han pasado 10 meses y 12 días" y agrega que "todas las metástasis provocadas por el cáncer que sufre Bolinaga "han disminuido de tamaño, lo que revela indiscutiblemente una evolución favorable de la enfermedad".

Así, el fiscal reclama una nueva evaluación de las circunstancias que concurren en el enfermo para "recalcular la mediana de supervivencia del penado y poder comprobar la situación de peligro patente o riesgo inminente para su vida" después de que haya recibido tratamiento médico en los últimos meses.

Solicita que la responsable de esta nueva evaluación sea la médico forense de la Audiencia Nacional que ya evaluó hace una año a Bolinaga y que concluyó que no estaba terminal, Carmen Baena, y por "especialistas a designar por el Colegio Oficial de Médicos".El informe deberá incluir el pronóstico vital del penado, la compatibilidad del tratamiento que se le administra y de su seguimiento clínico con la estancia en un centro penitenciario y si su regreso a prisión podría suponer un riesgo patente para su vida.

INFORME DE OSAKIDETZA

El servicio vasco de salud (Osakidetza) remitió la semana pasada un nuevo informe que ya obra en poder de la Audiencia Nacional y que no arroja mejoría en la salud del etarra, según informaron fuentes conocedoras de las conclusiones.

El documento, que consta de cuatro folios, viene a confirmar las tesis que el centro hospitalario defendió el verano pasado y que propiciaron hace diez meses la excarcelación del condenado por secuestrar el funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara.

El Ministerio Público critica duramente los informes de Osakidetza -tanto el nuevo como el fechado en agosto de 2012- y destaca que "los facultativos especialistas han fallado estrepitosamente".

Pone de manifiesto que el tiempo transcurrido desde los primeros informes que facilitaron la puesta en libertad de Bolinaga "han colocado claramente en tela de juicio el cálculo de supervivencia que entonces se estableció". Añade que este diagnóstico adolecía de "ambigüedades e inexactitudes" y tacha el nuevo informe aportado por Osakidetza de "insuficiente para resolver el pronóstico vital".

"El liberado condicional Bolinaga ni era un enfermo en situación terminal ni se encontraba en riesgo inminente de muerte ni estaba sujeto a un pronóstico de vida tan corto como el que se le auguraba ni la estancia en prisión constituía un peligro patente para su vida ni la excarcelación total estaba justificada conforme a la legalidad vigente", destaca el fiscal.

El fiscal agrega que el tratamiento recibido por Bolinaga "ha servido para que el paciente se encuentre en mejoría con evolución radiológica favorable, tanto de metástasis cerebrales como de la pulmonar". Agrega que nunca se le ha practicado un tratamiento de aquellos previstos para los enfermos que se encuentran en fase terminal, de tipo paliativo.

La Audiencia Nacional recibió la pasada semana el documento elaborado por el mismo equipo de oncólogos que trató al terrorista el pasado verano de su cáncer. Ahora tendrá que ser este tribunal el que decida si en virtud de estas conclusiones procede adoptar alguna decisión o mantener la misma situación de libertad condicional en la que se encuentra Bolinaga.

Los cuatro folios del informe llevan la firma del gerente del Hospital Universitario Donostia y los responsables del servicio de Oncología que ya el verano pasado defendían que el preso se encontraba en una situación "irreversible" en la que "más de la mitad de los pacientes fallecen antes de los nueves meses y la probabilidad de supervivencia a los 12 meses estaría en torno al 10 por ciento", es decir, que tendría un 90 por ciento de probabilidades de fallecer antes de un año.

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) solicitó por escrito la pasada semana a la Audiencia Nacional que realizara su propio informe.

El criterio del Servicio Vasco de Salud y el de la fiscal de la Audiencia Nacional ya chocaron el verano pasado cuando surgió el 'caso Bolinaga'. Los servicios de salud del País Vasco (Osakidetza) defendían que el preso se encontraba en una situación "irreversible" en la que "más de la mitad de los pacientes fallecen antes de los nueves meses y la probabilidad de supervivencia a los 12 meses estaría en torno al 10 por ciento", es decir, que tendría un 90 por ciento de probabilidades de fallecer antes de un año.

LA FORENSE SOSTENIA QUE NO ESTABA TERMINAL

Por su parte, la forense sostenía que Bolinaga no se encontraba en estado terminal y que su situación se había visto agravada por la huelga de hambre que había llevado a cabo esos días. Estas conclusiones sirvieron a la Fiscalía para recurrir la libertad condicional del preso en contra del juez de vigilancia. Previamente el Ministerio del Interior también le había concedido un tercer grado penitenciario como paso previo a una libertad condicional apelando a motivos de salud.