La exmujer de López Aguilar no considera su caso violencia de género, sino maltrato

Dice que ella no le denunció y que fue la Policía

López Aguilar denuncia un intento de dañarle "donde más duele, en un perfil intachable"

nacional

| 08.04.2015 - Actualizado: 18:23 h
REDACCIÓN

Natalia de la Nuez, exmujer del eurodiputado del PSOE Juan Fernando López Aguilar, ha asegurado que ni ella ni nadie de su familia han demandado al que fuera ministro de Justicia, ni lo va a hacer, y ha aclarado que ha sido la Policía la que actuó de oficio a raíz del testimonio de sus vecinos.

"Quiero que quede muy claro que yo no he denunciado a Juan y nunca le voy a denunciar. Ni yo ni nadie de mi familia", asevera De la Nuez en una entrevista a Vanity Fair a raíz de que el eurodiputado haya sido suspendido de militancia por el PSOE tras ser acusado de maltratarla.

En la entrevista, relata que llevaba 17 años junto a López Aguilar, once de ellos casados y que tienen dos hijos en común, que se unen a los otros dos que tuvo ella en un matrimonio anterior. Asegura que la relación se hizo "insostenible" y que por ello comenzaron los trámites de divorcio en octubre del año pasado.

Natalia de la Nuez, afirmó hoy que no considera el suyo un caso de "violencia de género", aunque ha reconocido que se ha sentido maltratada. "Ha habido maltrato, por supuesto", asegura en una entrevista con la agencia Efe, sin querer entrar en detalles. "Prefiero no contestar a eso. Probablemente yo también le he tratado a él mal, pero no estoy hablando de violencia de género ni de nada. Llegamos a una relación en la que no tenía sentido seguir, ha habido faltas de respeto y de consideración".

La exmujer del político grancanario recalca que ella no ha presentado ninguna denuncia contra López Aguilar, ni lo hará "en la vida", y subraya, que aunque fue el ministro que promovió la Ley contra la Violencia de Género, "no deja de ser humano, con sus virtudes y defectos y capacidad para canalizar la rabia y frustración como puede".

"Como todos los procesos de divorcio, tienen su parte complicada, violenta y agresiva", afirma la exmujer de López Aguilar, que añade que la denuncia por malos tratos que presentó uno de sus hijos mayores el pasado mes de enero y que después fue retirada, se debió a un "error" ya que el ojo morado que presentaba fue a causa de un accidente doméstico.

Pese a ello, afirma que el contenido de aquella denuncia contiene "verdades" aunque considera que en ese momento no era "justo" interponer la demanda. Según su versión, el actual proceso contra el eurodiputado se inició unos días antes de Semana Santa cuando se produjo un pequeño incendio en su domicilio cuando estaba sola en su casa con sus hijos.

La Policía preguntó a los vecinos sobre la situación de la familia y fue entonces cuando relataron la existencia de "malos tratos físicos y psicológicos". "Hablan de lo que han visto", asegura la exmujer de López Aguilar, que insiste en que no existe ninguna denuncia por su parte, ni por parte de su familia. Preguntada cuándo empezaron esos supuestos malos tratos, De la Nuez contesta que eso es "irrelevante" aunque "fuese hace cinco días".

LÓPEZ AGUILAR DENUNCIA UN INTENTO DE DAÑARLE "DONDE MÁS DUELE"

El exministro socialista Juan Fernando López Aguilar ha asegurado este miércoles que se defenderá de la acusación de violencia machista y la ha atribuido a un intento de atacarle "donde más duele, en un perfil público intachable", sin una sola denuncia contra él, ni siquiera de tráfico.

"Se está haciendo daño a una persona cuyo único capital es la honorabilidad, el patrimonio moral que he construido. He trabajado toda mi vida con gran sacrificio, con gran autoexigencia", ha defendido en declaraciones a los periodistas en el Congreso de los Diputados.

López Aguilar ha enmarcado la denuncia en un proceso de divorcio que, según ha dicho, pretendía mantener en el ámbito privado y por el que ya había recibido presiones. Es más, ha relatado que le habían aconsejado "muchas veces" denunciar la amenaza de que le iban a "destruir literalmente" si seguía adelante con el divorcio.

El exministro ha admitido que para él es un "dolor enorme" el haber sido apartado de sus responsabilidades como eurodiputado y espera poder recuperarlas. No obstante, ha recalcado que no es al PSOE a quien debe convencer de su inocencia, sino demostrarla ante la Justicia.

Como eurodiputado deberá declarar ante el Supremo, aunque ha asegurado que aún no tiene comunicación oficial. Preguntado si se plantea renunciar para defenderse en la Justicia ordinaria, ha respondido que primero quiere conocer el trámite procesal y qué testigos y documentos puede aportar.

En ese sentido, ha afirmado sentirse en una situación de "indefensión" porque hasta ahora sólo han declarado personas de la familia y del entorno de su exmujer, cuando él tiene una "enormidad" de testimonios que le han visto "sufrir" durante el proceso de divorcio, incluso con "enormes dificultades" para acceder a sus hijos.