La deuda de la banca española con el BCE se sitúa ya por debajo de los 100.000 millones en septiembre

nacional

| 14.10.2010 - 09:53 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La deuda de las entidades españolas con el Banco Central Europeo (BCE) bajó en septiembre hasta los 97.682 millones de euros, lo que supone una caída del 11% respecto a la deuda que tenían en agosto, según los últimos datos del Banco de España. La financiación de los bancos españoles ha bajado en más de 12.000 millones de euros respecto al mes de agosto, aunque aún supera en más de 18.000 millones de euros el dato de septiembre de 2009, cuando se situaba en 79.591 millones de euros.

De este modo, la deuda de las entidades españolas representaba el 21,8% de la deuda total del Eurosistema, que en septiembre se situó en 447.722 millones de euros, un 4,5% por encima de la financiación que el BCE concedió a los bancos europeos en agosto. La proporción de la deuda española respecto a la del resto del Eurosistema también ha descencido en septiembre, ya que en meses anteriores alcanzaba el 25%.

Desde junio de 2009, las peticiones de financiación de la banca española se habían mantenido más o menos estables entre los 70.000 y los 80.000 millones de euros, hasta que en junio y julio se dispararon. Los bancos españoles situaron sus peticiones de financiación en junio en 126.300 millones y en julio en 130.209 millones de euros como consecuencia de las dificultades de financiación por la incertidumbre existente en el mercado.

LAS PRUEBAS DE 'STRESS TEST'

La publicación de las pruebas de 'stress test' permitieron recuperar parte de la confianza y la banca española rebajó en la

última semana de julio sus peticiones al BCE, aunque ese descenso no fue suficiente para compensar las peticiones de las tres primeras semanas. No obstante, los bancos españoles han logrado moderar su deuda los meses de agosto y septiembre, aunque los importes todavía siguen siendo los más altos de la historia. Así, el dato de agosto (109.793 millones) fue el tercero más elevado de la serie histórica y elevó en un 46% el importe de hace un año, cuando se situaba en 74.820 millones de euros. El dato de septiembre se coloca como el cuarto más alto de la historia.

La incertidumbre que persiste en el mercado sigue dificultando la financiación de las entidades españolas, que se ven obligadas a recurrir al BCE para cubrir sus necesidades de financiación, aunque la normalización que ha experimentado el mercado ha permitido su descenso.

Estas cifras de financiación representan el saldo vivo que las entidades residentes en España tienen pendiente de devolver al BCE como consecuencia de la financiación que el instituto emisor les ha concedido previamente, y supone una media de las operaciones diarias que se realizan durante el mes.

El pasado fin de semana el Banco Central Europeo (BCE) anunció su intención de endurecer su normativa interna para prestar dinero a los bancos de la zona euro, por lo que los próximos meses estarán marcados por esta decisión y la deuda de las entidades podría experimentar de nuevo una reducción.