La CUP no descarta aún a Mas pese al voto de sus bases

Fernández Díaz pide a Mas que se vaya "a su casa" por "dignidad política"

Arrimadas insta a Mas a irse y se prepara para nuevas elecciones en Cataluña

nacional

| 19.04.2016 - Actualizado: 10:43 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente del grupo parlamentario de la CUP, Antonio Baños, ha asegurado hoy que "todo está abierto" en la negociación con Junts pel Sí (JxS), incluso la investidura de Artur Mas como presidente de la Generalitat, pero ha descartado que pueda llegar a serlo merced a un "tamayazo" en las filas de la CUP.

En declaraciones a Rac1, Baños ha relativizado la votación de ayer en Manresa (Barcelona) en el "debate nacional" organizado por la CUP, en el que se reafirmó el veto a Mas como presidente catalán: "No ha cambiado nada", ha dicho, porque lo de ayer simplemente sirvió para "sondear" la opinión de las bases.

Por lo tanto, "todas las opciones están abiertas", incluso la de acabar apoyando la investidura de Mas, si así lo determina la asamblea que celebrará la CUP para tomar la decisión final.

No obstante, ha reiterado el rechazo de la CUP al nombre de Mas: "No lo queremos de presidente, en principio no debería ser presidente".

Según Baños, la CUP "no está crucificando ni linchando" a Mas, simplemente no aprueba su nombre porque "representa los recortes" y encabeza "un partido salpicado por casos de corrupción".

La negociación con JxS, pese a todo, continúa y "si se llega a acuerdos sobre el qué, el cómo y el cuándo" del proceso soberanista podría llegarse también a un acuerdo en torno al "quién": "Sólo faltaría que la

CUP redujese su acción política a un nombre", ha destacado.

Para Baños, un no acuerdo que condujese a unas elecciones anticipadas en marzo supondría "un fracaso personal": "Marzo está muy lejos, no es ni de lejos un escenario óptimo", ha subrayado.

Baños ha negado que tres de los diez diputados de la CUP estén dispuestos a votar a Mas y ha recalcado que todos respetarán el mandato de la asamblea: "Aquí no hay tamayazos", ha afirmado, en referencia al socialista Eduardo Tamayo, que en 2003 se abstuvo por sorpresa e impidió así la investidura de Rafael Simancas, el candidato de su partido, como presidente de la Comunidad de Madrid.

"Lo que queramos personalmente cada uno de los diez es irrelevante, cumpliremos el mandato de la gente", ha señalado.

JUNTS PEL SI MANTIENE A MAS COMO CANDIDATO

El diputado de Junts pel Sí en el Parlament Raül Romeva ha explicado este lunes que su grupo mantiene intacta la apuesta por que Artur Mas sea de nuevo presidente, pese al rechazo que genera en la CUP: "Que el candidato es Artur Mas no ha cambiado. Nunca ha estado en cuestión".

En rueda de prensa desde el Parlament tras reunirse la dirección del grupo, ha considerado que hay margen para pactar la investidura, y ha pedido a la CUP demostrar "con hechos de manera clara que hay voluntad" de llegar a un acuerdo con JxSí.

Romeva ha lamentado que la CUP haya dicho, en su debate interno del domingo en Manresa, que JxSí no se ha movido tras el 27S, y ha reivindicado que sí han movido pieza, como la propuesta de una presidencia coral con Mas y tres nombres fuertes: "Hemos hecho propuestas; muchas, y muy elaboradas, que merecen una reflexión".

FERNANDEZ DIAZ PIDE A MAS QUE SE VAYA POR DIGNIDAD POLITICA

El ministro del Interior y cabeza de lista del PP por Barcelona en las próximas generales, Jorge Fernández Díaz, considera que el presidente en funciones de la Generalitat, Artur Mas, debería "por dignidad política, irse a su casa" y que eso sería "el mejor servicio que podría prestar a la sociedad catalana, y a sí mismo".

Fernández Díaz se ha expresado así, en una entrevista en 'Los Desayunos de TVE', después de que este domingo las bases de la CUP hayan rechazado que los diputados de la formación en el Parlament faciliten su investidura como presidente.

El ministro le ha afeado a Mas que sus "logros" en política hayan sido la desaparición de CiU, un partido de 37 años de edad y con el que el propio Mas consiguió en 2010 un total de 62 escaños; que Unió se haya convertido en extraparlamentario y que la CUP, una formación "antisistema" que hace cinco años no tenía más que "un puñado" de concejales, tenga ahora la llave de la gobernabilidad y el propio Mas tenga que "suplicarle".

A su juicio, la posibilidad de unas nuevas elecciones porque Mas no consiga ser investido "es un escenario que no se puede descartar en absoluto y un ejemplo del despropósito en que está instalada la política catalana desde hace un tiempo". Si se convocan comicios autonómicos en marzo, ha recordado, serían los cuartos en cinco años.

Mas, ha recalcado el ministro, lleva ya dos investiduras "fallidas" y ayer los militantes de la CUP "le dijeron que no quieren saber nada de él". "Está claro que en lugar de a gobernar Mas se dedica a convocar elecciones y eso hace mucho daño a Cataluña", ha resumido.

ARRIMADAS INSTA A MAS A IRSE Y A PREPARAR NUEVAS ELECCIONES

Por su parte, la presidenta del grupo parlamentario de Ciudadanos (C's), Inés Arrimadas, ha instado hoy al presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas, a reconocer su "fracaso" y a renunciar a repetir en el cargo, porque a su juicio es preferible ir a unas nuevas elecciones en marzo antes que pactar con la CUP.

Después de que ayer las bases de la CUP reafirmaran su veto a Mas, Arrimadas ha asegurado que "lo único digno que puede hacer ya en este momento es dimitir" y no "someterse a más negativas de la CUP": "Vayamos a unas nuevas elecciones, logremos una nueva mayoría y volvamos a la senda de la democracia", ha afirmado.

Lo sucedido ayer, según Arrimadas, es "el último capítulo de la serie de terror que protagonizan Mas y la CUP" y que está provocando una "parálisis generalizada" en la política catalana.

El escenario de unas nuevas elecciones en Cataluña, "las cuartas en cinco años", no es en su opinión el más deseable, pero aún peor sería la alternativa, un acuerdo 'in extremis' entre Junts pel Sí (JxS) y la CUP que implicase aplicar la declaración de inicio del proceso hacia la independencia.

ICETA CREE QUE SE ABRE EL CAMINO A UN POSIBLE ADELANTO ELECTORAL

El líder del PSC, Miquel Iceta, cree que la posición de la CUP de mantener su rechazo a investir a Artur Mas conduce a "un ridículo y a un desprestigio" de la Presidencia de la Generalitat y, en todo caso, lo que ha provocado es que "la posibilidad de unas elecciones en marzo se va abriendo camino".

En declaraciones a Onda Cero, Iceta ha lamentado de nuevo que se trate la Presidencia de la Generalitat de Cataluña "como si fuera una rifa o una tómbola".

La CUP reafirmó ayer en una jornada de "debate nacional" su "no" a la investidura de Artur Mas y, tras realizar una consulta entre los asistentes, decidió seguir negociando "una alternativa" y pedir a Junts el Sí que "se mueva" en esta cuestión.

En este contexto, Iceta cree que "la CUP está siendo coherente con lo que dijo; lo extraño es que Mas pensara que podía ser investido con su apoyo".

Respecto a posibles acuerdos entre el PSC y JxS, Iceta ha explicado que "si se busca la independencia y la ilegalidad, nosotros no tenemos nada de qué hablar".

"Si el planteamiento fuese otro, estaríamos dispuestos. Pero no parece. Tal y como han ido las cosas, la posibilidad de unas elecciones en marzo se va abriendo camino. No acabo de ver que la CUP acabe votando a Mas y tampoco veo a Junts pel Sí proponiendo otro candidato o candidata a la Presidencia", ha apuntado.