La clase política pone a Suárez como ejemplo a seguir y fuente de inspiración

Aguirre expresa su "enorme gratitud" a Suárez, que fue "maltratado por todos"

nacional

| 24.03.2014 - 19:41 h
REDACCIÓN

a práctica unanimidad de la clase política ha puesto hoy al expresidente del Gobierno Adolfo Suárez como ejemplo a seguir y fuente de inspiración, muy especialmente por su capacidad de concordia y reconciliación entre los españoles durante la Transición a la democracia.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y los expresidentes Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero han coincidido en elogiar en varios diarios de ámbito nacional la figura de Suárez y su importancia en la transición política y en la construcción de la democracia española.

Elogios que han llegado también del presidente del Congreso, Jesús Posada, al que le "parece muy justo" que miles de ciudadanos hayan ido a la capilla ardiente a dar las gracias a Suárez "porque realmente le deben lo que ha sido la España de estos últimos cuarenta años".

Los presidentes autonómicos también han ensalzado la figura de Suárez, como el de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, que ha destacado la "grandeza" de una "figura de inspiración" que fue padre de "la política, la España democrática y las autonomías".

El presidente de Extremadura, José Antonio Monago, ha abogado por "sacar brillo" en un momento como el actual a los valores de "concordia" y "democracia" que representa Suárez, mientras que la de Aragón, Luisa Fernanda Rudí, ha dicho que es buen momento para que los jóvenes sepan lo que hizo.

Alberto Fabra, presidente de la Comunidad Valenciana, cree que Suárez es un "claro ejemplo" de lo que deben hacer los políticos españoles y su memoria, ha dicho, debe obligarles a "tender la mano" y sacar a España de la crisis actual.

Se ha salido algo del guión el presidente de la Generalitat, Artur Mas, que ha aprovechado su visita a la capilla ardiente para decir que echa en falta el sentido de Estado y el coraje político de Suárez en los actuales momentos difíciles.

Mas, que ha eludido hablar de la consulta soberanista que llegará al Congreso en apenas dos semanas, ha recordado que Suárez se atrevió a restituir la Generalitat como institución de autogobierno de Cataluña incluso antes de que se aprobara la Constitución.

Le ha replicado el padre de la Constitución Miquel Roca, quien ha elogiado el gran servicio al país que hizo Adolfo Suárez y ha considerado que "hoy no toca" intentar instrumentalizar la figura del expresidente del Gobierno.

"La gratitud del pueblo por la obra que hizo en momentos tan difíciles" es, para el presidente madrileño, Ignacio González, el "mejor reconocimiento" a su figura, mientras que la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha subrayado que fue capaz "abrir las puertas a la libertad".

También la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha subrayado la "enorme gratitud" que los españoles deben tener hacia Adolfo Suárez, si bien ha recordado hoy, día en que todo el mundo "habla maravillas de él", que en su momento fue "maltratado por todos" y "lo pasó muy mal".

El melillense, Juan José Imbroda, ha señalado que la capacidad de unir de Suárez, su cercanía y su cariño le asemejan "mucho" al Rey.

Desde el Gobierno vasco, su portavoz, Josu Erkoreka, ha ensalzado la contribución que hizo para alcanzar acuerdos desde "el respeto al pluralismo político y a la plurinacionalidad del Estado".

A las muestras de cariño se ha sumado el diputado socialista Alfonso Guerra, duro opositor en su momento al Gobierno de UCD, quien ha asegurado que tuvo una relación "bastante grata" con Suárez, del que ha dicho que sus "verdaderas" dificultades procedieron de dentro de su propio partido.

También coincidió con Suárez en el año 1982, recién llegado a las Cortes como diputado, el exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato, que ha puesto en valor su "contribución única a la convivencia y a la democracia".

El cardenal Antonio Cañizares ha afirmado que Suárez fue un "gran regalo de Dios a España en tiempos muy difíciles" y el portavoz de la Conferencia Episcopal, José María Gil Tamayo, ha reconocido su "sacrificio" para conseguir la paz, la concordia y la libertad de todos los españoles.

También la defensora del pueblo, Soledad Becerril, le ha recordado como una persona "muy sensible hacia la condición de la mujer" y, desde los sindicatos, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha reconocido que "el movimiento sindical tiene una deuda de reconocimiento" con él.

Los partidos catalanes también han ensalzado la figura de Suárez, y el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, ha dicho que el diálogo y el consenso, claves de su mandato, son "hoy más que nunca" necesarios, mientras que Joan Herrera de ICV-EUiA, cree que el presidente del Gobierno actual es la "antítesis" del primer presidente de la democracia.

La nota disonante hacia el legado de Suárez la ha puesto la portavoz de ERC, Anna Simó, al avanzar que su partido no asistirá a la capilla ardiente del expresidente porque percibe que en los actos fúnebres hay "una exaltación de la españolidad" y porque cree que la Transición que él lideró "no fue nada modélica".

También el diputado de Amaiur Sabino Cuadra ha aportado hoy una visión "muy crítica" de la figura política de Adolfo Suárez, al entender que fue uno de los principales símbolos de una transición "tramposa".