La Audiencia Nacional juzgará a dos etarras por tres asesinatos en 1983 | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

La Audiencia Nacional juzgará a dos etarras por tres asesinatos en 1983

nacional

| 03.04.2011 - 17:00 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Audiencia Nacional juzgará a los miembros del 'comando Vizcaya' de ETA Juan Manuel Inciarte Gallardo, alias 'Jeremías', y Félix Ignacio Esparza Luri, 'Iñaki', por asesinar el 4 de mayo de 1983 en Bilbao a dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía y la mujer de uno de ellos, que se encontraba embarazada.

El fiscal Daniel Campos solicita en su escrito provisonal de conclusiones que los dos etarras sean condenados a 101 años de cárcel por dos delitos de asesinato y un tercero en concurso con un delito de aborto, así como la detención ilegal de otro hombre al que robaron su vehículo para perpetrar esta acción.

Los dos acusados, junto a los ya condenados Enrique Letona Viteri, 'Masillas', José Félix Zabarte Jainaga, 'Juan Luis', y otros dos que tenían los alias de 'Endika' y 'Sebas', se trasladaron a Bilbao desde el sur de Francia al objeto de secuestrar al teniente de la Policía Nacional Julio Segarra.

A las 8.00 horas del citado día, Letona, Zabarte y los dos acusados abordaron al teniente Segarra en el garaje de su domicilio, trasladándole hasta un extremo del mismo, donde le amordazaron con cinta aislante y le atraron de manos y pies. En ese momento apareció el cabo de la Policía Nacional Pedro Barquero González y su esposa, María Dolores Ledo García, que se encontraba embarazada de 31 semanas.

TIROTEO EN UN GARAJE

Al percatarse de la situación, el cabo sacó su pistola, lo que provocó que Letona disparara a quemarropa al teniente al que querían secuestrar, lo que le provocó la muerte en el acto. Después Zabarte, Esparza, Inciarte y 'Endika' dispararon al cabo, que sufrió cuatro impactos en zonas vitales, y a su esposa, que recibió tres impactos de bala.

En el lugar de los hechos, de los que los etarras huyeron a bordo de un Renault 12, se encontraron 16 huellas dactilares de los procesados. Además de los citados delitos, realizados con las agravantes de premeditación y actuación en "cuadrilla", el fiscal solicita que los acusados indemnicen con 180.000 euros a los herederos de los tres fallecidos.