La Audiencia Nacional estudia hoy el archivo del caso de la contratación del Yak-42

nacional

| 08.05.2012 - 08:30 h
REDACCIÓN
Más sobre: Yak-42SuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

La Audiencia Nacional celebra hoy una vista de apelación para estudiar los recursos contra el archivo de la causa en la que se investigaban las presuntas irregularidades en la contratación del Yak-42, que se estrelló el 26 de mayo de 2003 en Trebisonda (Turquía) con 62 militares españoles a bordo. El juez Fernando Grande-Marlaska archivó el pasado 2 de febrero la causa, en la que investigaba las supuestas irregularidades en la contratación de la aeronave, al considerar que el accidente lo provocó la falta de preparación de la tripulación del avión y confirmó su decisión el pasado 7 de marzo.

De esta forma, el magistrado desoyó la solicitud de la Fiscalía y de los familiares, que le pidieron que llevara a juicio por homicidio por imprudencia grave a seis mandos de la cúpula militar del ex ministro de Defensa Federico Trillo. El juez, aunque reconocía la gravedad del siniestro, consideró que los seis altos cargos militares imputados no tenían capacidad para haber evitado el accidente con alguna actuación suya, y concluye que en ellos no hay "responsabilidad penalmente relevante".

Basándose en un informe pericial de la Comisión de Investigación, el magistrado sostuvo que "no fueron las circunstancias de mantenimiento de la aeronave las causas, ni directas ni indirectas del siniestro, sino la preparación concreta de la tripulación para maniobrar en el aeropuerto" de las características del de Trebisonda, con una orografía montañosa.

Al confirmar su archivo, Marlaska afirmó que había practicado todas las diligencias de investigación que se han considerado pertinentes, pero que ninguna de ellas han arrojado resultados que permitan variar la conclusión a la que había llegado.

De hecho, el magistrado ya había acordado en dos ocasiones anteriores, el 1 de junio de 2007 y el 2 de febrero de 2010, el archivo de la causa, aunque posteriormente la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional le ordenó reabrir el caso.