La Audiencia de Palma retoma este martes el juicio del caso Nóos

nacional

| 08.02.2016 - 17:07 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El juicio del caso Nóos, en el que están acusados la infanta Cristina, su marido Iñaki Urdangarin y otras 16 personas, se retomará este martes en la Escuela Balear de la Administración Pública de Palma, con el comienzo de las declaraciones de los procesados ante el tribunal.

Tras la primera jornada de la vista oral que tuvo lugar el pasado 11 de enero, en la que se plantearon las cuestiones previas, desde las 9.15 horas de mañana volverán a sentarse en el banquillo los 18 acusados, ya que el tribunal desestimó las peticiones de archivo para varios de ellos planteadas por sus defensas.

El tribunal ha comunicado hoy que resolverá en la vista la petición que formuló el jueves pasado Manos Limpias de retirar su acusación contra el exsecretario de Nóos Miguel Tejeiro, que podría suponer que sean 17 en vez de 18 los que se sienten en el banquillo.

El primero en ser interrogado será el que fuera director general de Deportes del Govern balear entre 2003 y 2007, José Luis "Pepote" Ballester, que ha colaborado con la Justicia en la investigación de esta causa y ha confesado su participación en los hechos, tal como recoge el escrito de acusación de la Fiscalía.

En función de lo que se prolongue la declaración de Ballester, habrá otras ese mismo día o continuarán al siguiente, y así sucesivamente hasta que hayan declarado todos los acusados. El tribunal ha previsto doce jornadas para esas declaraciones, repartidas de martes a viernes hasta el 26 de febrero. No hay un día concreto para que declare cada acusado, ya que dependerá del ritmo de las declaraciones.

Tras "Pepote" Ballester declararán, según el orden propuesto por la Fiscalía, el exdirector de la Fundación Illesport de Baleares Gonzalo Bernal; el exdirector del Instituto Balear de Turismo (Ibatur) Juan Carlos Alía; el exsecretario de dicha entidad Miguel Ángel Bonet, y el expresidente Jaume Matas, todos ellos a propósito de los vínculos del Govern balear con el Instituto Nóos, al que pagó 2,5 millones.

Los abogados del expresidente y de estos tres ex altos cargos se reunieron el viernes en Palma con el fiscal Anticorrupción, previsiblemente para buscar un posible pacto previo a la continuación del juicio. Tras ellos declararán el excontable de Nóos, Marco Antonio Tejeiro, y los acusados de la rama valenciana y la madrileña, antes de que declaren los dos principales acusados: Diego Torres y Urdangarin.

Para el final quedan el exsecretario de Nóos, Miguel Tejeiro (aunque es improbable que el tribunal lo mantenga en el banquillo); el exvicealcalde de Valencia, Alfonso Grau; el asesor fiscal Salvador Trinxet y la infanta Cristina, que será la última.

Posteriormente, el tribunal permitirá que los acusados se ausenten en las siguientes sesiones del juicio, si así lo desean, mientras declaran testigos y peritos y se presentan las pruebas documentales, conclusiones e informes finales, y hasta que vuelvan a comparecer todos el último día de la vista oral.

Lo que se juzga es la presunta trama urdida para beneficiar con fondos públicos a entidades creadas por Urdangarin y su exsocio, que percibieron casi 6 millones de varias administraciones públicas, así como el posterior plan supuestamente urdido para defraudar a Hacienda.

Los presuntos delitos son malversación de caudales públicos, prevaricación, fraude a la Administración, tráfico de influencias, estafa, falsedad documental por particulares, falsedad en documento público por funcionario, falsedad en documento mercantil, delitos contra la Hacienda Pública y blanqueo.

Las condenas que piden las seis acusaciones van desde los 107 años que suman las que reclama la Fiscalía Anticorrupción a los 183 de Manos Limpias. La petición de condena más alta es la del sindicato para Urdangarin: 26,5 años de prisión.