Junts pel Sí y la CUP intensifican la negociación de la investidura en Cataluña

La CUP ha indicado que el preacuerdo no llegará antes de las generales

Artur Mas: "ser discretos es la mejor manera de que las cosas salgan bien, a veces"

Mesa del Parlament

nacional

| 10.12.2015 - 20:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Junts pel Sí y la CUP han reabierto la negociación de la investidura en Cataluña para sellar un preacuerdo antes del 23D que sea sometido a votación en la asamblea cupera del 27, contactos que se producen en la recta final de la campaña de las generales y que pretende activar al electorado soberanista. El encuentro de los negociadores se ha celebrado en una sala de reuniones en el piso superior del Palau del Parlament, sin permitirse el acceso a los periodistas que esperaban en los pasillos de la planta principal del edificio.

La diputada de la CUP en el Parlament Gabriela Serra ha explicado que su formación espera consensuar, justo después del 20D y no más allá del 23, una propuesta global con JxS que permita arrancar la legislatura.

La "propuesta cerrada" que se plantee el día 22 ó 23, ha señalado, "lo incluirá todo", es decir, deberá contener un plan de choque social detallado, una hoja de ruta hacia la independencia, los pasos del proceso constituyente de una nueva "república catalana" y, también, la investidura del president, principal escollo negociador ya que la CUP se resiste a avalar a Mas.

Pese a que en JxS la intención era plantear una propuesta final de acuerdo a la CUP justo antes del 20D, Serra ha indicado que el preacuerdo no llegará antes de las generales.

Según la diputada de la CUP, los resultados de los comicios, bien salga CDC reforzada o debilitada de las urnas, "no van a modificar" el contenido de las negociaciones.

No obstante y en paralelo, el diputado de la CUP Josep Manel Busqueta ha exigido que se incluya el compromiso de frenar "los procesos privatizadores" en la sanidad catalana dentro del plan de choque que la formación negocia con JxS.

Busqueta ha criticado que el Govern en funciones mantenga sus planes de externalización de servicios mientras se negocia."Es tramposo y es, como mínimo, poco honesto hacia la ciudadanía plantear que se está avanzando hacia la construcción de una república catalana y que, mientras existe un gobierno en funciones y un proceso de tránsito, se continúe privatizando, desmantelando y precarizando las condiciones de trabajo del conjunto de trabajadores de la sanidad pública", ha denunciado.

Busqueta ha avisado de que "si esta es la forma de avanzar hacia la república catalana, seguramente no compartiremos ni el trayecto ni la república a la que lleguemos".

ARTUR MAS: "SER DISCRETOS ES LA MEJOR MANERA DE QE LAS COSAS SALGAN BIEN"

Por su parte, el president en funciones, Artur Mas, se ha referido a las negociaciones en un acto de entrega de la Clau de Barcelona al presidente del Puerto, en donde ha dicho que "ser discretos es la mejor manera de que las cosas salgan bien, a veces".

Poco explícito ha sido también uno de los negociadores de JxS, el cantautor y diputado Lluís llach, quien ha subrayado al salir del Parlament: "Va todo muy bien. Estamos haciendo los caminos para que pueda haber (investidura)".

Todo esto sucede en el ecuador de la campaña del 20D, en uno de cuyos actos el cabeza de lista de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, ha emplazado a Mas a aclarar qué precio está dispuesto a pagar a la CUP para que apoye su investidura.

"Falta liderazgo e información", se ha quejado Duran, que ha recalcado que Mas "tiene la obligación de explicar qué condiciones impone la CUP" para hacer posible su investidura, mientras que el candidato de En Comú Podem, Xavier Domènech, cree que el artículo 92 de la Constitución permitiría convocar el referéndum soberanista que Podemos quiere celebrar en el primer año de legislatura si vence.