Interior ordena detener a los responsables del asalto a dos supermercados

nacional

| 08.08.2012 - Actualizado: 21:17 h
REDACCIÓN

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha anunciado hoy que la Policía y la Guardia Civil tienen orden de detener a los autores de dos asaltos a supermercados promovidos por el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), en los que participó el alcalde de Marinaleda (IU), Juan Manuel Sánchez Gordillo. "El establecimiento ha presentado una denuncia y la Policía y la Guardia Civil tienen órdenes de detener a los autores y ponerlos a disposición judicial", ha asegurado Fernández Díaz en declaraciones a la agencia Efe.

El titular de Interior ha criticado también el apoyo a estos hechos expresado por el diputado de IU, Gaspar Llamazares, que ha censurado hoy que se le quiera dar una "trascendencia penal" a la protesta "simbólica" del sindicato. Por ello, Fernández Díaz ha trasladado su preocupación al ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, para que a su vez inste a la Fiscalía a investigar lo ocurrido por si los hechos fueran constitutivos de delito.

"He hablado personalmente con el ministro de Justicia sobre estos graves hechos y el ministro de Justicia va a trasladar a la Fiscalía General del Estado estos hechos a los efectos de que actúe como en derecho proceda", ha avanzado. Según el titular de Interior, aquellos dirigentes políticos que "lideran e incitan" este tipo de actuaciones, además de incurrir en actos delictivos, "cometen una gravísima irresponsabilidad de la que tendrán que dar cuenta".

En este sentido, Fernández Díaz ha dejado claro que "en ningún caso" se va a permitir que se viole la ley, entrando por la fuerza en un supermercado para llevarse alimentos sin pagar y "ejerciendo violencia sobre algunos empleados".

El ministro del Interior ha reconocido que la gente "lo está pasando mal" por la crisis, pero ha insistido en que el fin no justifica los medios.

"Una sociedad civilizada y democrática no puede permitir que la gente tome la justicia por las manos. Si se generalizaran este tipo de conductas esto sería la ley de la selva, evidentemente no lo vamos a permitir", ha concluido.