Interior expedienta a los portavoces de las asociaciones de guardias civiles

Habían acusado a Interior de tratarles como a terroristas de ETA

De la Vega asegura que la prohibición de su manifestación respondía a la legalidad

nacional

| 10.09.2010 - 10:53 h

Telemadrid/Agencias

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Ministerio del Interior ha abierto expedientes disciplinarios a los portavoces de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) y de la Unión de Oficiales (UO), que en una rueda de prensa han acusado al Gobierno de tratarles "como a los terroristas de ETA" después de que se haya prohibido la manifestación de agentes convocada para el 18 de septiembre.

Según informa la Guardia Civil, la orden ha partido del director general de la Policía y de la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, que considera que las declaraciones de Alberto Moya (AUGC) y Francisco García (UO) constituyen "graves acusaciones contra diversas Instituciones y Autoridades del Estado" que podrían ser constitutivas de infracción del Régimen Disciplinario. Moya y García han comparecido en rueda de prensa después de que la Delegación del Gobierno en Madrid prohibiera la manifestación convocada para el próximo día 18 por sus asociaciones para pedir que su jornada laboral se equipare a la de la Policía Nacional.

Fuentes del instituto armado han explicado a Efe que ahora se designará un instructor que tendrá que decidir si las manifestaciones de Moya y de García son sancionables y, en ese caso, si constituyen una falta grave o muy grave, después de lo que propondrá el archivo del expediente o la imposición de la correspondiente sanción.

El Régimen Disciplinario de la Guardia Civil contempla como falta muy grave, castigada con hasta la separación del servicio, "la emisión pública de expresiones o manifestaciones contrarias al ordenamiento constitucional o al Rey y a las demás instituciones por ella reconocidas". Además, es falta grave -que como máximo puede ser sancionada con la suspensión de empleo de uno a tres meses- "la comisión de actos que atenten a la dignidad de las instituciones o poderes del Estado".

Tras conocer que Interior ha ordenado que se incoe un expediente disciplinario a su secretario general, el responsable de prensa de AUGC, Manuel del Álamo, ha dicho a Efe que esta decisión "abre la caja de los truenos" y supone un "agravio" y una "represión brutal" contra los representantes de los guardias civiles. Del Álamo ha suscrito lo dicho por Moya y por García, ya que a su juicio "es verdad" que el Gobierno trata mejor a los terroristas que a los guardias civiles. "No hay más que mirar las hemerotecas y se puede comprobar que las manifestaciones de Batasuna siempre la prohíbe un juez, mientras que las nuestras las prohíbe directamente la Delegación del Gobierno", ha denunciado.

INTERIOR NOS TRATA COMO A TERRORISTAS DE ETA

Los representantes de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) y de la Unión de Oficiales (UO) acusaron esta mañana al Ministerio del Interior de tratarles "como a los terroristas de ETA" después de que se haya prohibido la manifestación de agentes convocada para el 18 de septiembre. En una rueda de prensa conjunta, los líderes de AUGC, Alberto Moya, y UO, Francisco García Ruiz, han anunciado que recurrirán la decisión de la Delegación del Gobierno en Madrid de prohibir la protesta del próximo 18 de septiembre al entender que los guardias civiles no pueden asistir a manifestaciones de carácter sindical.

"La Delegación del Gobierno, teledirigida desde el Ministerio del Interior, trata a la Guardia Civil como a terroristas de ETA. Han rastreado nuestras páginas web", ha denunciado Alberto Moya, mientras Francisco García ha acusado al Gobierno de meter a los guardias "en el mismo saco" que a los colaboradores de ETA.

DENIEGAN LA AUTORIZACIÓN PARA LA MANIFESTACION ALTERNATIVA

Esta mañana, los responsables de AUGC y UO han dicho que si el recurso judicial que han presentado contra la prohibición de la marcha no prospera, asistirían a título particular y como ciudadanos de a pie a la movilización convocada para el mismo día, en el mismo lugar y a la misma hora por Automovilistas Europeos Asociados (AEA) bajo el lema "Todos con la Guardia Civil".

Sin embargo, poco después el presidente de la AEA, Mario Arnaldo, ha informado de que la Delegación del Gobierno también ha prohibido ese acto, esta vez alegando que la convocatoria se había presentado "fuera de plazo".

Arnaldo ha anunciado que ya han presentado el pertinente recurso ante esta decisión ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) para lo que se había establecido un plazo de 48 horas. AEA alega una vulneración de derechos fundamentales, concretamente el que se refiere al derecho de reunión. "Nos ha sorprendido que el motivo sea que está fuera de plazo cuando lo presentamos el día 8", ha explicado Arnaldo quien ha recordado que la marcha estaba prevista para el día 18 y que la ley contempla casos en los que este tipo de manifestaciones "pueden ser convocadas hasta con 24 horas de antelación".

DE LA VEGA PIDE QUE SE RESPETE LA PROHIBICIÓN PORQUE SE AJUSTA A LO DISPUESTO POR LA LEY

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha asegurado que la decisión de la Delegación de Gobierno de prohibir la manifestación convocada para el día 18 por dos asociaciones de la Guardia Civil está amparada por la ley y pidió esperar a ver que determinan los jueces sobre el recurso contra la prohibición presentado por los convocantes.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, De la Vega ha indicado que se trata de una decisión que hay que "respetar" ya que, según ha defendido, "se ajusta a lo dispuesto en la Ley y en la jurisprudencia".

En cualquier caso, ha recordado que las dos asociaciones, la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) y la Unión de Oficiales (UO) ya ha presentado un recurso a esa decisión. "Esperaremos a ver qué dicen los jueces", ha concluido la vicepresidenta.