Iglesias: "Si Cataluña declara la independencia la respuesta la darán los tribunales"

Sostiene que España es un país de países y que es necesario abrir un proceso constituyente

Es partidario de los referendos pero no sobre asuntos que "despiertan las pasiones de la gente" como la prisión permanente revisable

Cree que, un año y medio después de su creación, Podemos "no se ha terminado de entender del todo"

"La gente no milita en los partidos políticos, la gente milita en los medios de comunicación"

Pablo Iglesias

nacional

| 20.07.2015 - 12:27 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, considera que si Cataluña inicia un proceso de independencia de forma unilateral --con declaración de independencia y ley de transitoriedad-- se abriría una situación que "no dependería del Gobierno, sino de la aplicación de la Justicia y eso lo hacen los tribunales".

Iglesias se ha expresado así en una entrevista en Onda Cero, preguntado sobre qué haría él si fuese presidente del Gobierno y el Parlamento catalán iniciase ese camino. En ese sentido, ha recalcado que el Derecho "no lo aplica en el Gobierno ni el presidente, sino los tribunales de Justicia" y el propio Ejecutivo está sometido a los tribunales.

"El presidente del Gobierno no puede decir que Canarias no forma parte de España porque se lo impedirían los tribunales", ha ilustrado. Ha dejado claro que él está a favor del derecho de autodeterminación, pero ha insistido en que éste es inviable jurídicamente con la actual Constitución. Por eso, ha defendido que se abra un proceso constituyente, que va más allá de una reforma de la Constitución.

"Eso implica incluso redactar una constitución nueva. En este país hay que abrir una gran reflexión, blindar los derechos sociales, no se puede consentir que se sigan privatizando hospitales y escuelas. Se tiene que poder discutir de todo, de la cuestión territorial también", ha recalcado también en declaraciones a los periodistas en los cursos de verano de la Universidad Complutense en El Escorial (Madrid).

El líder de Podemos está convencido de que con el discurso de Podemos serían menos los catalanes que querrían separarse de España, lo que él denomina utilizar "la seducción". A Iglesias le parece "muy respetable" que la lista de ERC y CiU en las elecciones catalanas la cierre el exfutbolista Josep Guardiola, porque "en este país pueda hacer política todo el mundo".

En esa línea, ha defendido que Podemos ha sido el primer partido en hablar de plurinacionalidad, mientras algunos (en alusión al PSC) hablan de federalismo, "una palabra que se ha quedado un poco viejo y que en Cataluña funciona regular". "Nosotros hemos sido muy claros a la hora de entender que España es un país de países y que hay ciudadanos con sentimientos nacionales diferentes y eso determina una estrategia y una táctica diferente", ha justificado.

Iglesias viaja hoy a Barcelona para presentar el acuerdo alcanzado entre Podemos e ICV para presentarse juntos a las elecciones generales, con una papeleta "Podemos guión nombre de un espacio político catalán". En la entrevista, ha defendido esta alianza porque en Cataluña "el ecosistema político es diferente y los actores son diferentes".

Iglesias ha avisado de que la soberanía "no depende de las banderas que lleven los policías en los uniformes", sino de tener escuelas, hospitales y servicios públicos que funcionen, así que no son patriotas quienes tienen "cuentas en Suiza y Andorra" y "permiten que las decisiones las tome (la canciller) Angela Merkel desde Alemania".

NO ES PARTIDARIO DE MUCHOS REFERENDOS, NI DE "ALENTAR AL PUEBLO CON ANTORCHAS"

Por otro lado, ha asegurado que si gobernase Podemos sería partidario de hacer muchos referendos, porque "un país con muchos referendos es un país más democrático", pero ha dejado claro que no los haría sobre lo que ha llamado "populismo punitivo", como la prisión permanente revisable. En ese sentido, ha argumentado que la venganza puede ser un "sentimiento humano muy loable" cuando uno es víctima de un delito grave, pero que el Gobierno tiene que legislar partiendo de la responsabilidad del Estado y de la eficacia penal.

Por eso, ha dejado claro que no es partidario de alentar al "pueblo con las antorchas" y de "buscar el jaleo" con consulta sobre temas que "despiertan las pasiones de la gente contra el sentido común de los expertos".

En cambio, no se ha pronunciado sobre si el primer ministro griego, Alexis Tsipras, debería someter a referéndum las nuevas medidas que ha tenido que aprobar para mantener a su país dentro del euro, y se ha limitado a decir que, incluso después de ese acuerdo, su partido, SYRIZA, tiene una intención de votos del 42 por ciento.

Por último, Iglesias ha admitido que "puede ser" que las políticas del Gobierno de Mariano Rajoy haya contribuido a que mejoren "algunos datos macroeconómicos", pero ha dejado claro que la mejora de algunos datos no implica que la situación económica del país sea mejor, con 13 millones de personas en riesgo de pobreza y mayor precariedad en el empleo. A su modo de ver, el PP está diciendo a los españoles que aunque no lleguen a fin de mes y "se mueran de hambre" tienen que "callarse y votar al PP" porque la economía está creciendo al 2 por ciento.

PODEMOS NO SE HA TERMINADO DE ENTENDER DEL TODO

Además en San Lorenzo de El Escorial y ante alumnos de un curso de verano de la Universidad Complutense de Madrid, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha asumido que un año y medio después de su creación Podemos es un fenómeno que "no se ha terminado de entender del todo". "Se lleva un año hablando mucho de Podemos, pero no se ha terminado de entender del todo".

Iglesias cree que el éxito de Podemos obedece a que "hace una lectura de la crisis del régimen que implica ingredientes sobre el cambio político que nada tienen que ver con la izquierda, sino con las consecuencias políticas de la crisis". Según ha argumentado, su formación nació sobre la realidad de una "crisis orgánica" que asume que "la izquierda fue derrotada, no se ha recuperado y tiene pocas posibilidades de recuperarse". Todo ello conscientes de que "la geografía derecha-izquierda" en el mapa político español ya no "existe".

Pero además, Podemos asumió la tesis de que los medios de comunicación son "el escenario ideológico de combate fundamental". "La gente no milita en los partidos políticos, la gente milita en los medios de comunicación", ha sostenido.

A su juicio, asumir esto lleva a una reflexión sobre la Transición y el régimen del 78, que ha insistido que él considera un proceso "exitoso" pese a que estuvo "pilotado por élites".

En este punto, la crisis financiera provocó una crisis de régimen que frustró las expectativas de la ciudadanía y que provocó que la población señalara como su enemigo a "las élites políticas y económicas". Esto tuvo su expresión el 15M, donde la ciudadanía demuestra "un enorme hastío y pide más democracia". "Ahí aparece la hipótesis Podemos. Ahí pensamos que el lenguaje a utilizar debe vincularse con esta situación de desesperación y eso implica lo que implica", ha expuesto.

Antes que él ha intervenido su secretario político, Iñigo Errejón, quien ha explicado los retos a los que enfrenta Podemos y ha situado su actuación en dos marcos temporales, uno más urgente marcado por las sucesivas citas electorales y el segundo trabajar en una transformación de la sociedad.