Barcelona: 50 detenidos, incendios, robos y casi 600.000 euros en daños municipales

295 contenedores incendiados, marquesinas destrozadas, una cafetería Starbucks incendiada...

Los graves altercados durante la jornada se saldan con 74 detenidos en Cataluña

El Ayuntamiento deBarcelona cuantifica en más de 595.000 euros los daños en la ciudad

La Generalitat anuncia que la guerrilla urbana "con instinto criminal" pasa a ser la prioridad en seguridad

Los comercios y cajeros de Barcelona amanecen con muestras visibles de los destrozos de los violentos

nacional

| 30.03.2012 - 12:50 h
REDACCIÓN

El consejero de Interior de la Generalitat de Cataluña, Felip Puig, ha informado este viernes de que los graves altercados que se produjeron durante toda la jornada de huelga vivida ayer han dejado 74 detenidos en la Comunidad, cuatro de ellos menores. Unos 50 fueron arrestados en Barcelona. En los altercados se quemaron 300 contenedores y según ha cifrado el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, el coste de los destrozos, sólo, en mobiliario urbano asciende a 595.000 euros.

El Ayuntamiento de Barcelona ha cuantificado en más de 595.000 euros los daños causados durante la jornada de huelga general de ayer en el mobiliario urbano, el pavimento y las zonas ajardinadas de la ciudad, según fuentes municipales.

Esta cifra de daños aún puede crecer porque los diferentes departamentos municipales están analizando los destrozos causados por los grupos minoritarios, que incendiaron 295 contenedores de basura y causaron daños en papeleras y marquesinas de las paradas de autobús y en el pavimento de las calles donde causaron incendios.

Los daños evaluados por el consistorio no incluyen los que sufrieron las propiedades privadas, sobre todo escaparates de establecimientos comerciales y entidades bancarias, ni la vandalización que sufrió la cafetería Starbucks de la plaza de Urquinaona, que fue incendiada.

El alcalde, Xavier Trias, anunció anoche que el Ayuntamiento se personará contra todas las personas detenidas e imputadas por los hechos, en los que se quemaron contenedores, se incendiaron algunos establecimientos y se produjeron múltiples altercados en el centro de la ciudad.

El pleno del Ayuntamiento de Barcelona ha expresado con una declaración institucional el rechazo unánime de todos los grupos municipales a los altercados en la capital catalana producidos el jueves durante la jornada de huelga general y provocados por "una minoría organizada".

Pese a apoyarla, el líder del PP, Alberto Fernández Díaz, ha considerado que la declaración unánime debería haber sido más contundente, con lo que al final del pleno se votará una moción de urgencia de los populares también sobre los altercados, para cuyos autores pide a la Justicia "la máxima severidad". Reclama cambios legales para evitar la reincidencia de personas con antecedentes por acciones violentas en la vía pública, e incluye "estudiar si alguna de las organizaciones convocantes de las manifestaciones puede haber concurrido en algún motivo de responsabilidad por el incumplimiento de sus obligaciones que se asumen en el momento de pedir el permiso para convocarlas".

COMERCIOS Y CAJEROS PASTO DE LOS PIQUETES DE VÁNDALOS

Los comercios y los cajeros del centro de Barcelona han amanecido este viernes con muestras visibles de los destrozos producidos el jueves por grupos violentos durante la jornada de huelga general. Los destrozos se concentran en el paseo de Gracia, entre las calles Diputación y Ronda Sant Pere, sobre todo en la sede de la Bolsa de Barcelona y un Zara en el que se rompieron los cristales, y la Ronda Sant Pere, entre plaza Urquinaona y Cataluña.

En este tramo de la Ronda Sant Pere, en el Hotel Gran Ducat todavía son visibles los daños en la puerta automática que da acceso; una trabajadora del establecimiento ha señalado que los violentos se llevaron entre 300 y 500 euros de la caja.

En ese calle, el café Starbucks fue el peor parado, ya que los violentos quemaron butacas y mesas, unos destrozos que todavía se están peritando; también una sucursal de Banco Sabadell, una tienda Movistar y una tienda de ropa de niños tienen los vidrios rotos.

Una comerciante de esta calle ha asegurado que fue "una locura. Manifestarse no es esto".

También en plaza Cataluña, escaparates de El Corte Inglés han amanecido con vidrios rotos y pintadas.

El Sistema de Emergencias Médicas catalán atendió a unas 80 personas y 21 fueron trasladadas a centros sanitarios, tres de los cuales siguen ingresados. Además, resultaron heridos con contusiones 45 agentes, uno de ellos guardia urbano, algunos con alguna rotura.

ESTRATEGIA PLANIFICADA

En rueda de prensa junto al director de los Mossos d'Esquadra, el consejero de Interior de la Generalitat de Cataluña Manel Prat, ha indicado que en las 24 horas que duró la huelga se vivió la expresión más grave de violencia urbana que siguió una "estrategia planificada" que ha vivido Cataluña en los últimos años, que requiere de una respuesta social muy contundente.

En este sentido, el consejero de Interior de la Generalitat catalana, Felip Puig, ha advertido que la guerrilla urbana que actúa "con instinto criminal" para socavar el sistema democrático pasa a ser la prioridad del sistema de seguridad de Cataluña y que impulsará medidas legales, judiciales y policiales para cortar de raíz el fenómeno.

Junto al director de los Mossos d'Esquadra, Manel Prat, Puig ha indicado que estos grupos criminales "son más y son más violentos, y están más decididos a intentar socavar las raíces de nuestro estado democrático", además de que actúan con otras personas que se añaden a los disturbios de manera lúdica.