Decretan internamiento preventivo en régimen cerrado para el menor detenido en Arriate

Hallan posibles restos de sangre en zapatilla del menor detenido en Arriate

Los padres de la niña se irán del pueblo y piden no culpar a la familia del detenido

El alcalde de Arriate destaca el "desasosiego" del municipio tras la detención del joven

nacional

| 04.02.2011 - 11:16 h
REDACCIÓN
Más sobre: ArriateSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Juzgado de Menores número 1 de Málaga ha ordenado el internamiento preventivo en régimen cerrado durante seis meses para el menor de 17 años detenido ayer por su supuesta implicación en la muerte de la niña de 13 años María Esther Jiménez Villegas, en la localidad malagueña de Arriate. El menor, cuyo nombre corresponde a las iniciales R.V.R. y es vecino de la misma localidad que la niña, ha permanecido durante dos horas en la sede judicial, adonde llegó procedente de la Comandancia de la Guardia Civil de Málaga, instancia en la que se acogió a su derecho a no declarar.

Ese plazo de seis meses es el máximo que establece la ley, aunque podría prorrogarse por otros tres si se considera conveniente, según ha explicado la abogada de la familia de la víctima, Bárbara Royo, que espera que se pueda celebrar juicio en ese tiempo.

Los familiares de María Esther, que han decidido personarse como acusación particular en el caso, han acudido hoy junto a su letrada a la Ciudad de la Justicia donde están los Juzgados y la Fiscalía de Menores, aunque no han hecho declaraciones a los periodistas.

Los investigadores hallaron restos que podrían ser de sangre en una zapatilla deportiva del chico durante el registro domiciliario efectuado ayer en la casa donde vive, restos que estarían quizás también en alguna ropa. Ahora las fuerzas de seguridad tendrán que analizarlos para comprobar si esos restos son de sangre y, en su caso, a quién corresponden.

Los agentes investigan ciertos extremos aunque las pruebas de ADN practicadas coinciden con el arrestado.

El cadáver de María Esther fue encontrado con un golpe en la cabeza el pasado 20 de enero en la caseta de una depuradora de Arriate, localidad cercana a la ciudad de Ronda.

La autopsia confirmó la muerte violenta de la niña, cuyo cuerpo fue localizado un día después de su desaparición con la cara cubierta, en una caseta de una depuradora donde los investigadores hallaron muchas huellas.

LOS PADRES DE LA NIÑA SE IRÁN DEL PUEBLO Y PIDEN NO CULPAR A FAMILIA DEL DETENIDO

Los padres de la niña de 13 años María Esther Jiménez han anunciado que se irán de esta localidad y han pedido no culpar a la familia del arrestado. El padre de la niña, Juan Isidoro Jiménez, ha pedido al pueblo de Arriate que no responsabilice a la familia del arrestado, porque no tiene culpa de lo que ha hecho el chico, que formaba parte del grupo de amigos de María Esther. Asimismo mostraba su solidaridad a la familia del arrestado tras conocer que el abuelo del chico detenido ha sufrido un infarto, ante lo que ha expresado que están con la familia.

Jiménez, que ha acudido junto a su esposa Carmen Villegas a las puertas de la Comandancia de la Guardia Civil en Málaga -donde había sido trasladado el detenido-, ha explicado que se van a ir de Arriate en cuanto puedan. En este sentido, ha precisado que coincide que se ha quedado sin trabajo en el pueblo y que la empresa le ha ofrecido otro puesto en Paterna de Rivera (Cádiz), de donde es natural su esposa y donde fue enterrada María Esther, por lo que se van a ir allí, ya que además la hija mayor estudia en Cádiz.

La madre ha asegurado que en la población ya no tienen "nada" porque el cuerpo de la niña descansa en su localidad y que se les ha roto "la vida entera", al tiempo que comenta que la familia del detenido puede estar tranquila porque no la van a molestar.