Pedro Sánchez dimite: "Ha sido un orgullo y un honor"

Javier Fernández, al frente de la gestora que se hará cargo del partido

Los críticos ganan el pulso a Sánchez por 132 votos a 107

Once horas de comité en un clima de división y enfrentamiento en el PSOE

Una votación en urna del Congreso 'exprés' provoca el estallido de los críticos

nacional

| 01.10.2016 - 10:19 h
REDACCIÓN

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha anunciado su dimisión del cargo ante el Comité Federal de su partido, tras perder la votación sobre la celebración de un congreso exprés. "Para mí ha sido un orgullo y presento mi dimisión. Ha sido un honor", ha asegurado.

Sánchez ha tomado la palabra al hacerse oficial los resultados de la votación, que ha perdido con 132 votos en contra frente a 107 a favor. Termina así la mayor crisis que se recuerda en la historia reciente del PSOE.

Sánchez, además, ha apelado a la unidad, y ha asegurado haberse sentido "cuestionado".

"Siempre he creído que el PSOE tenía que dar una alternativa, desgraciadamente en la pasada legislatura no fue posible. El congreso era para dirimir esas dos cuestiones. Y sigo creyendo que debe ser la militancia quien decida esas cuestiones, tiempo hay. Para mí ha sido un orgullo, y presento mi dimisión. Ha sido un honor. Espero todo el acierto del mundo. Y agradeceros en nombre de la ejecutiva el trabajo que habéis realizado. Esta ejecutiva servirá de manera leal. Es un orgullo ser militante del PSOE", ha concluido.

Posteriormente, el ya ex secretario general socialista escribía en Twitter: "Hoy más que nunca hay que estar orgulloso de militar en el PSOE. Gracias de corazón".

La tensión y el pulso entre los partidarios y los críticos de Sánchez provocaba que el Comité tardase nueve horas en decidir esta votación tras una guerra reglamentaria. A media tarde se decidió votar en urna, pero los críticos empezaron a gritar y a denunciar "pucherazo" y ésta se interrumpió.

JAVIER FERNÁNDEZ DIRIGIRÁ LA GESTORA

El Comité Federal del PSOE ha nombrado una gestora que se haga cargo del partido hasta la celebración de un congreso extraordinario, han informado fuentes socialistas, que estará presidida por el líder asturiano, Javier Fernández.

Susana Díaz había reclamado previamente, sin éxito, que el máximo órgano modificara su orden del día para que los delegados se pronunciaran sobre la disolución de la Ejecutiva Federal y la creación de la gestora, por la que también aboga el informe emitido este viernes por tres miembros del Comité de Garantías, críticos con el discutido líder.

Horas antes, Pedro Sanchez ofrecía a los críticos dimisionarios reintegrar de nuevo en su Ejecutiva con el fin de convocar al órgano con todos sus miembros en Ferraz el lunes y celebrar un nuevo Comité Federal el próximo sábado, 8 de octubre.

La propuesta, rechazada por los críticos, también ha sido desechada por la Mesa y ni se ha debatido ni votado.

Uno de los que también tomaba la palabra era el presidente de Aragón, Javier Lamban, uno de los 'barones' criticos, que ha espetado a Sánchez: "Ya no eres el secretario general".

El Comité Federal arrancaba varias horas tarde con mucha tensión por la falta de acuerdo sobre qué se debía someter a voto y sobre quién debe votar. Cada sector llevaba su propio orden del día.

GRITOS Y PANCARTAS CONTRA LOS CRÍTICOS EN LA ENTRADA

Un centenar de partidarios del secretario general en funciones del PSOE, Pedro Sánchez, recibían con gritos y pancartas críticas a los barones y diputados contrarios a Sánchez a su llegada al decisivo Comité Federal a primera hora de este sábado.

Pese a la petición que hizo ayer la propia Ejecutiva a que no hubiera concentraciones ante la sede, militantes prosanchistas, no sólo de Madrid sino también de otras regiones como Extremadura, se explayaron contra los críticos con gritos como "No golpistas en las filas socialistas" y apoyos al secretario general como "Pedro, amigo, el PSOE está contigo". Los dos líderes de los bandos, Sánchez y la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, entraron en coche, pero quienes entraron andando fueron aplaudidos o abucheados en función de si se les enmarca en el sector oficialista o en el crítico.

Hubo ovaciones al exdirigente de Izquierda Socialista José Antonio Pérez Tapias y al primer secretario del PSC, Miquel Iceta, y pitos y gritos de "traidores" al diputado Eduardo Madina y al presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara.