Gobierno y sindicatos cruzan duros reproches ante la huelga general del jueves

El Gobierno no piensa ceder pese a la huelga general

Acto de apoyo a la huelga

nacional

| 28.03.2012 - 17:56 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Varios ministros y los dirigentes de CCOO y UGT han cruzado este miércoles duros reproches a pocas horas de que se inicie la huelga general de mañana jueves, en la que la patronal CEPYME y el Gobierno regional de Madrid esperan acciones violentas, mientras que los sindicatos han denunciado coacciones empresariales.

A las cero horas de este miércoles, CCOO y UGT de forma unitaria, y CGT, CNT y USO, por separado, han convocado un paro de 24 horas en toda España contra la reforma laboral; mientras que los sindicatos nacionalistas vascos y gallegos han hecho el llamamiento en sus respectivas comunidades.

A partir de las 20:30 horas los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, van a participar en Madrid en una concentración de piquetes informativos regionales.

Pero el ambiente se ha ido caldeando según han transcurrido las horas previas. Toxo ha denunciado las presiones del Ministerio de Empleo a los trabajadores de la Intervención General de la Seguridad Social para que comuniquen si secundarán la protesta.

Méndez ha cargado contra el ministro de Economía, Luis de Guindos, después de que éste dijera que la huelga es un instrumento anticuado y le ha preguntado si piensa lo mismo del "modelo especulador" del banco Lehman Brothers que él dirigió en Europa.

EL GOBIERNO NO CEDERÁ PESE A LA HUELGA

La respuesta de De Guindos es que el Ejecutivo no va a modificar "un ápice" su postura, y la del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que el Gobierno "no va a ceder" porque supondría "profundizar" una crisis que ya ha destruido muchos empleos.

En el Congreso, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha dicho al coordinador general de IU, Cayo Lara, que "está en su derecho de hacer lo fácil" mañana, que es esconderse tras una pancarta. Lara ha invitado a Báñez a secundar la huelga para que "mire a los ojos" a los trabajadores.

Mientras, el presidente de la patronal Cepyme, Jesús Terciado, teme que la actuación de los piquetes sea "más coactiva que informativa", especialmente en el sector del transporte. Por ello, la presidenta del Gobierno de Madrid, Esperanza Aguirre, ha invitado a los ciudadanos a que acudan a trabajar y a que, si presencian actos violentos, los graben y los cuelguen en las redes sociales.

EN ANDALUCÍA SUPUESTAMENTE HAY EMPRESAS QUE PODRÍAN ESTAR COACCIONANDO A SUS TRABAJADORES

Los sindicatos también han denunciado algunas prácticas empresariales contrarias a la huelga. CCOO y UGT de Andalucía han presentado ante la Fiscalía una denuncia contra más de 200 empresas que supuestamente podrían estar coaccionando a sus trabajadores.

La Federación de Enseñanza de UGT de Cataluña ha alertado de que algunos centros educativos han publicado listas de profesores que tienen intención de hacer huelga y las federaciones agroalimentarias de ambos sindicatos han denunciado "presiones" de empresas del sector "bajo el pretexto de la planificación de la producción".

LA CONFEDERACIÓN DE SINDICATOS EUROPEO RESPALDA A SUS HOMÓLOGOS ESPAÑOLES

Desde Bruselas, la Confederación Europea de Sindicatos (CES) ha respaldado la protesta, y la organización de consumidores Facua ha pedido que mañana ni se compre ni se contrate nada. La polémica sobre los servicios mínimos autonómicos ha seguido este miércoles, después de que el Tribunal Superior de Justicia de Baleares haya desestimado la demanda sindical, lo que también le ha sucedido a CCOO con el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco.

Donde sí han dado los tribunales la razón a los sindicatos ha sido en Madrid, ya que el Tribunal Superior de Justicia de esa comunidad ha permitido que la manifestación de CCOO y UGT acabe en la Puerta del Sol, como es tradicional.