Gobierno y grupos se dan hasta fin de año para pactar un plan anticorrupción

Acuerdan crear un grupo de trabajo en el Congreso para pactar las medidas

Congreso de los Diputados

nacional

| 19.03.2014 - 19:13 h
REDACCIÓN

El Gobierno y los grupos parlamentarios han acordado darse de plazo hasta final de año para intentar pactar las nuevas medidas de regeneración democrática y de lucha contra la corrupción, y tanto el PP como la oposición han mostrado, pese a sus diferencias, la voluntad de trabajar por lograr un acuerdo.

Así se ha decidido en la reunión convocada por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y a la que han asistido representantes de todos los grupos.

La próxima semana se dará el siguiente paso, cuando la Mesa de la Comisión Constitucional acuerde las comparecencias de expertos que acudirán al Congreso durante el mes de abril para dar su visión y sus aportaciones en favor de la regeneración democrática.

Tras estas comparecencias, se creará un grupo de trabajo dentro de esta comisión que podrá ir cerrando los temas a tratar y buscando acuerdos en cada uno de ellos de cara al pacto final.

Sobre la mesa hay ya dos proyectos legislativos que pueden ir discutiendo los partidos y que están en tramitación parlamentaria: el proyecto de ley sobre el control de la financiación de partidos y el relativo al ejercicio de los altos cargos.

El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón ha subrayado el "diálogo sincero" entre todos los partidos, que están de acuerdo en que es imprescindible buscar fórmulas para regenerar la democracia y mejorar la imagen pública de las instituciones.

Mientras, la portavoz del PSOE, Soraya Rodríguez, se ha congratulado de que el Gobierno "se haya dado cuenta" de que no tiene "ni credibilidad ni legitimidad" para liderar un pacto anticorrupción con los casos que tiene el PP y las explicaciones que "deben", y haya accedido a que se intente desde el Parlamento porque sólo un gran acuerdo de todos daría confianza a la sociedad.

Para el portavoz del PP, Alfonso Alonso, la reunión ha sido muy fructífera, porque han salido acuerdos concretos sobre el método, los temas, los objetivos y los plazos, así como el compromiso de todos los grupos de esforzarse por llegar a un pacto.

También ha sido positiva la reunión según el diputado de CiU Josep Sánchez Llibre: "De entrada la música suena bien, veremos al final de la película si es del agrado de todos", ha dicho.

Lo importante, a su juicio, es afrontar una nueva legislación que permita mejorar la financiación de los partidos acompañada de criterios de transparencia y austeridad para que se sepa en qué se gastan "hasta el último euro que reciben" las fuerzas políticas y que se garantice la suficiencia económica de los partidos.

Izquierda Plural, ha advertido su portavoz, José Luis Centella, no participará de ningún pacto de Estado en materia de corrupción mientras no haya "luz y taquígrafos" de lo que ha pasado en los últimos veinte años en los partidos, aunque ha asegurado que están dispuestos a seguir trabajando para afrontar este asunto.

Centella ha dicho además que no se puede hablar sólo de lucha contra la corrupción si se pretende la regeneración democrática y hay que plantear otras medidas como una reforma de la ley electoral, lo que también ha planteado el diputado de Compromís, Joan Baldoví.

También la portavoz de UPyD, Rosa Díez, ha señalado que hay que ir más allá de la lucha contra la corrupción, y ha prometido que su partido trabajará "a calzón quitado", incluso aunque sea para conseguir acuerdos puntuales importantes si no se consigue un pacto global.

Por su parte, Rafael Larreina, de Amaiur, ha lamentado que en una reunión como la de hoy no pase en primer lugar por el reconocimiento del derecho a decidir, lo que sería, en su opinión "la verdadera regeneración democrática".