Gobierno y comunidad judía apuestan por la educación en el día del Holocausto

nacional

| 27.01.2016 - 21:03 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Gobierno y la comunidad judía de España apuestan por la educación para estar "alertas" ante posibles futuros holocaustos que se presenten con otra cara diferente como el Daesh y para combatir el antisemitismo y la xenofobia. Así lo han expresado durante el acto por el Día Oficial de la Memoria del Holocausto y la prevención de los crímenes contra la humanidad, que ha tenido lugar este miércoles en el Senado. En el Holocausto fueron exterminados por los nazis seis millones de judíos. Un 27 de enero de 1945, Auschwitz fue liberado.

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Iñigo Méndez de Vigo, ha apostado por "alzar la fuerza de la educación" y de la "unión" como los pilares para edificar "una España y una Europa más libre y solidaria" y para "no bajar la guardia" frente a los "totalitarismos de todo tipo, el racismo y la xenofobia". También ha pedido luchar contra la banalización del lenguaje.

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García Margallo, ha reconocido que hay periodos como el actual en España en que todos están "inmersos en los afanes del presente" pero considera que también en estos momentos es recomendable "tornar la mirada al pasado para extraer algunas lecciones" y reflexionar sobre "las simas" en que puede caer el hombre.

"Estamos aquí para aprender la lección de la historia que jamás algo así pueda volver a suceder. El recuerdo de la Shoá, a medida que la memoria viva de los supervivientes se va apagando, es un deber ineludible", ha subrayado. Este recuerdo, según ha precisado, solo se puede hacer presente a través de la educación "en tolerancia". Además, ha remarcado que es "absolutamente intolerable" la frivolización o relativización de la Shoá y que "no hay excusa para el antisemitismo".

Precisamente, se ha referido a las relaciones diplomáticas entre España e Israel, de las que se celebra el trigésimo aniversario y ha advertido de no caer en "la trampa de quienes aluden a la situación en Oriente Medio para intentar justificar" este antisemitismo. En todo caso, ha asegurado que van a poner todo su empeño en solucionar este conflicto que "lejos de acercarse a su fin, parece emponzoñarse cada vez más".