Garicano (C's) defiende en Bilbao abrir ya el melón del cálculo del Cupo vasco

Considera que "dentro del marco fiscal europeo", se tendrá que producir una "armonización a medio o largo plazo"

Luis Garicano

nacional

| 12.11.2015 - 13:21 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El economista y responsable del programa económico de Ciudadanos, Luis Garicano, ha apostado por "ir hacia una armonización fiscal" europea, si bien considera que "no es un melón que haya que abrir mañana", y ha añadido que sí debería ser "inmediato" es que el cálculo del Cupo vasco "se haga bien". En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, Garicano ha opinado que es "inapelable" que existe "un problema con la financiación autonómica" en España y, además, ha apuntado que "históricamente hay un problema de asimetría en toda España".

A su entender, "dentro del marco fiscal europeo", se tendrá que producir una "armonización a medio o largo plazo", por lo que no cree que sea "un melón que haya que abrir mañana". "Lo que sí creo que hay que abrir mañana es sentarnos en una mesa y ver cómo estamos calculando los números", ha afirmado en relación al Cupo vasco.

De este modo, ha considerado "inmediato" que "el cálculo del Cupo se haga bien y que la Ley del Cupo se aplique bien". "Los que quieren defender el Cupo, -y yo entiendo que lo quieran defender-, no tienen que defender que el IVA se calcule con bases antiguas, que las competencias que todavía ejerce el estado no se calculen de forma transparente y que en los fondos de nivelación no participe Euskadi", ha agregado.

UNA LEY QUE NO SE APLICA POR RAZONES POLÍTICAS

A su juicio, la Ley, en términos de "lo que dice que habría que calcular", no es "incorrecta", pero "no se aplica por razones políticas, por razones de la importancia que ha tenido el problema en el pasado". De este modo, ha señalado que tendrá que llegarse a un acuerdo de manera que los partidarios del Cupo lo defiendan pero para que "funcione como está en la ley".

Para Garicano, "todos los estudios" realizados demuestran "que no se ha hecho bien y que no se hace de forma transparente" porque "no hay ningún sitio" que valore "qué competencias son" las no transferidas y "cuánto cuestan".

En esta línea, ha planteado que "hay una ley que se negoció en su momento y con las asimetrías que en este momento impone la Constitución, y que ahora mismo las tenemos que aceptar, vamos a hacerlo bien". Por su parte, ha considerado que, "si se hace con transparencia, al final", se puede llegar a "una conclusión" sobre cómo se tiene que calcular.

Según ha apuntado, para evitar disputas sobre "esto es mío, esto es tuyo", la "solución es tener una oficina independiente de números, la autoridad fiscal independiente", que determine "cuánto valen estas partidas y, con eso y con el peso del IVA en el consumo nacional, etc. vamos a llegar a un acuerdo".

De este modo, ha insistido en que "lo que no se puede hacer es decir que no solo quiero el Concierto y el Cupo" y, además, que "se calcule mal". "Se puede llegar a un acuerdo de 'ustedes tienen esta peculiaridad, vamos a respetarla mientras no se produzca una armonización fiscal europea en el medio plazo, pero vamos a calcularlo bien'".

LA "PECULIARIDAD" DE LAS DIPUTACIONES VASCAS

En relación a la propuesta de Ciudadanos de suprimir las diputaciones, ha afirmado que ha habido un proceso de incrementar niveles de administración y se ha pasado de tres a cinco, "al introducir Europa y administraciones regionales", y "no se han eliminado cosas intermedias". Por lo tanto, ha asegurado que hay "muchas duplicidades" que se tienen que eliminar.

El economista ha señalado que las diputaciones en el País Vasco tienen una "pecularidad y un funcionamiento diferente" que habría que "tratar de forma diferente". "Yo eso lo entiendo", ha apuntado.

Finalmente, ha indicado que sitúa "parte" del problema de la economía española en el sector público, que "más que ayudar, obstaculiza", pero también en un sistema educativo "que no está consiguiendo dar de sí todo lo que puede dar de sí" y en el mercado laboral que "es un desastre".