Gallardón defiende a los partidos políticos y advierte contra el populismo

El antieuropeo UKIP confirma su ascenso en los comicios locales en Inglaterra con un discurso contra la inmigración

nacional

| 04.05.2013 - 15:03 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, defendió este sábado a los partidos políticos, de los que aseguró que "son necesarios para estructurar nuestra democracia", y dijo estar preocupado por el populismo y por la creciente búsqueda de "mecanismos alternativos".

Gallardón hizo este alegato durante la clausura del debate "¿Nos representan?", celebrado por el PP en San Sebastián, y tras conocer los datos del barómetro del CIS en los que se da cuenta del descrédito que sufren los partidos políticos, a los que los ciudadanos suspenden con una nota media de 1,83.

El ministro dijo en este sentido estar preocupado por el hecho de que las "nuevas generaciones" piensen que hay "mecanismos alternativos, fundamentalmente asamblearios" y que los gobernantes, a pesar haber sido elegidos, no están legitimados y son "un obstáculo para el buen funcionamiento de la acción de gobierno".

Gallardón admitió aún así que hay "motivos para la preocupación" pero alertó contra las "enmiendas a la totalidad" que llevarían a poner en marcha "un sistema alternativo a los partidos políticos" y a modificar el sistema electoral.

Abogó por el contrario por mantener el modelo actual pero sustituyendo "aquello que haya fallado" y por abrir los partidos políticos "a la sociedad no afiliada". "No pensemos que la solución a la crisis actual es prescindir de los partidos políticos sino que, antes al contrario, hagamos de los partidos políticos ese gran cauce de participación democrática", señaló.

HUIR DEL POPULISMO

Gallardón también tuvo tiempo para defender la gestión del Gobierno y de su presidente, Mariano Rajoy, y destacó "la sinceridad" y "la transparencia" con la que está abordando "una reforma tan profunda, tan necesaria y tan inaplazable".

"Es desde luego huir del populismo, decir la verdad y decirle a los ciudadanos que no hay fórmulas mágicas, pero que está en sus manos poder adquirir el protagonismo para resolver sus problemas", afirmó.

El ministro de Justicia también defendió que Rajoy no ha adoptado ninguna actitud "inmovilista" o "resignada" si no que se dedica a avanzar en una línea

"de transparencia, de comunicación, de reproche y expulsión de la política de cualquier conducta que no busque el interés general".

AUGE DE UN PARTIDO ANTIEUROPEO Y ANTI-INMIGRACIÓN EN REINO UNIDO

El partido antieuropeo UKIP se afianzó hoy en el panorama electoral británico con un destacado avance en los comicios locales celebrados en partes de Inglaterra y Gales, en los que los laboristas obtuvieron también buenos resultados.

El Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP) sumó 139 concejales, mientras que los "tories" perdieron 335 (se quedan con 1.116) y los liberaldemócratas cedieron 124 (hasta 352), en lo que supone un sonado revés para los dos partidos del Gobierno de coalición.

Si se extrapolara el voto a unas elecciones generales -las próximas se celebrarán en 2015-, los laboristas obtendrían un apoyo del 29 %, seguidos de los conservadores, con un 25 %, y -la novedad- del UKIP, que superaría con un 23 % del voto a los liberales de Nick Clegg, que obtendrían un 14 %, según cálculos de la BBC.

Farage, actualmente eurodiputado, cantó victoria por el despegue de su formación, que se presentó a estos comicios parciales con un programa antieuropeo, antiinmigración, antigay y a favor de una educación selectiva.

Según dijo, los resultados obtenidos dejan a su partido, que no tiene representación en el Parlamento británico, "en una posición muy fuerte" de cara a 2015, y observó que quienes les votan "rechazan el poder establecido".

Entre los logros más destacados en estas elecciones, UKIP ha ganado 16 puestos de concejal en la diputación del condado central de Lincoln y 15 en el oriental de Norfolk, en los que se convierte por primera vez en el primer partido de la oposición, según los resultados dados a conocer hoy.