Gallardón aconseja a Madina ser progresista y defender al 'nasciturus'

Sea auténticamente progresista y defienda de verdad a los más débiles, que es el concebido"

Madina: aprobar esta legislación supondría "convertir a las mujeres en ciudadanas de segunda"

nacional

| 29.05.2013 - 11:48 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón ha aconsejado al secretario general del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados, Eduardo Madina, que ya que "hay muchas miradas puestas sobre él", sea progresista, se libere de prejuicios del pasado y defienda al "más débil" que es, a su juicio, el concebido no nacido o 'nasciturus'.

"Señor Madina, déjeme que le diga una cosa, hay muchas miradas puestas sobre usted. Usted lo sabe, y no tenga miedo a liberarse de muchos prejuicios del pasado. Sea auténticamente progresista y defienda de verdad a los más débiles, y piense que en este caso el más débil y el que necesita la protección es el concebido", ha emplazado el ministro al diputado vasco, en la sesión de control al Gobierno en el Congreso.

En concreto, Madina le ha preguntado este miércoles por qué insiste en reformar la Ley del Aborto de 2010, tomando así el guante de la vicesecretaria general de su partido, Elena Valenciano, quien la semana pasada le cuestionó sobre los derechos sexuales de las mujeres y qué sucederá en los casos de malformación en el feto.

De hecho, el PSOE, desde que se anunciara por parte del Gobierno la reforma de la Ley, no ha cesado en interpelar al ministro sobre esta cuestión. Así, Madina ha pedido a Gallardón que intente separar las cuestiones personales de una reforma legislativa, que piense "como Gallardón y no como ministro de Justicia" porque el Estado no debe entrometerse en las cuestiones o creencias personales y, en su opinión, una de las cosas más íntimas es la sexualidad.

Gallardón ha reiterado que va a emprender esta reforma de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) porque así lo anunció el PP cuando se aprobó en el Congreso y a instancias del PSOE la normativa socialista de 2010, se asentó posteriormente en el recurso del Tribunal Constitucional contra esta ley que presentó el PP, o así está contemplado en su programa electoral, "que ha conseguido el respaldo de la mayoría de españoles".

LA IZQUIERDA "NO SIEMPRE HA ESTADO AHI"

Es más, ha insistido en que lo que ha caracterizado "siempre" al pensamiento progresista ha sido defender al "más débil" y se ha remitido a un par de casos que reflejan que "no siempre la izquierda ha estado ahí". Con ello ha recordado el debate en las Cortes de 1931, al momento en el que se debatió sobre el derecho a voto de las mujeres, "y en contra de lo que a muchos les pueda sorprender", diputados socialista como Indalecio Prieto, siguiendo la doctrina de Victoria Kent, como diputada del Partido Radical Socialista, "se opusieron a ese voto diciendo que iba a dar mayorías conservadoras".

"¿Cuántas veces Indalecio Prieto no se arrepentiría de aquel voto en contra? Señor Madina, recuerde usted que no siempre la izquierda ha acertado sus pronósticos y mire el debate de la decimotercera enmienda de Estados Unidos con Lincoln a la cabeza, donde los demócratas se opusieron a la abolición de la exclavitud. *Cuántas veces se habrán arrepentido los demócratas de eso?", ha agregado.

Igualmente, el ministro se ha dirigido a Madina para señalarle que es "un error conceptual" considerar que el concebido es parte del cuerpo de la mujer, porque a diferencia de lo que establece la Constitución en el artículo 15, "el Tribunal Constitucional estableció que era un tercio y que por lo tanto susceptible de protección".

Por su parte, el socialista ha reclamado al ministro, en nombre de su grupo, que "pare y escuche" al 80 por ciento de ciudadanos que consideran que la actual Ley del Aborto no tiene ningún problema y deje de amenazar esta legislación para aprobar otra que supondría "el mayor retroceso de los últimos 30 años y que pretende convertir a las mujeres en ciudadanas de segunda".