Galicia abre una campaña electoral en la que el PP aspira a revalidar su mayoría

También puede ser decisivo el voto de los más de 397.000 gallegos que viven en el exterior

(Archivo)

nacional

| 04.10.2012 - 17:51 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

En la campaña para los comicios autonómicos gallegos, que comienza esta noche, está en juego la pugna entre el PPdeG, que aspira a revalidar su mayoría absoluta y el PSdeG, BNG y otras formaciones minoritarias, que quieren impedir un nueva victoria del popular Alberto Nuñez Feijóo.

En las dos semanas de campaña, a partir de esta medianoche y hasta el 21 de octubre, PPdeG y las otras formaciones buscan convencer a un electorado indeciso que puede marcar la diferencia de votos necesaria para la victoria de uno u otro bando.

EL PP AUMENTA SU INTENCIÓN DE VOTO

Los sondeos divulgados en los últimos meses apuntan a que cuatro de cada seis electores se muestran indecisos, aunque el PPdeG aventaja ampliamente en intención de voto a las demás formaciones, y tiene posibilidades de renovar la mayoría absoluta.

También puede ser decisivo el voto de los más de 397.000 gallegos que viven en el exterior y que pueden ejercer su derecho, lo que ha llevado a las dos principales formaciones -PPdeG y PSdeG- a intensificar su campaña entre ese colectivo.

En la campaña estarán presentes figuras mediáticas como el histórico dirigente nacionalista gallego Xosé Manuel Beiras, al que algunos sondeos pronostican amplias posibilidades de volver a ser diputado en el Parlamento de Galicia, o un nuevo partido -Sociedad Civil y Democracia (SCD)- fundado por el exbanquero Mario Conde, que aspira también a obtener al menos un escaño.

UNA VEINTENA DE PARTIDOS

Entre los más de una veintena de partidos que concurren a estos comicios figuran desde una coalición de Beiras con Izquierda Unida denominada Alternativa Galega de Esquerda (AGE), a Unión Progreso y Democracia (UPyD) y una serie de grupos que van de la ultraderecha a la ultraizquierda, pasando por ecologistas, defensores de animales o partidarios de cambiar el actual sistema político.

Algunos dirigentes de la oposición y comentaristas políticos han subrayado que las elecciones gallegas "constituyen un test", no solo para las políticas de austeridad aplicadas por Feijóo en este mandato, sino también para el Gobierno central y su presidente y líder del PP, el también gallego Mariano Rajoy.

En ese sentido, dirigentes de PSdeG, BNG, AGE y hasta SCD han observado que Feijóo ha "tomado distancia" en estos comicios de las decisiones impopulares del Gobierno central.

Rajoy tiene previsto acudir varias veces a Galicia para participar en la campaña, pero también el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba; el de IU, Cayo Lara, o la líder de UPyD, Rosa Díez.

PRECAMPAÑA MARCADA POR LA CORRUPCIÓN

La precampaña ha estado marcada por cierta controversia con el anuncio de la petrolera mexicana Pemex de un acuerdo para construir dos hoteles flotantes en los astilleros gallegos, al que han seguido dudas de algunos sectores sobre las condiciones contractuales y denuncias por el hecho de que Feijóo participara en ese acto.

También ha influido en la precampaña la denominada Operación Pokemon, una investigación judicial sobre supuesta corrupción en la concesión de servicios municipales a empresas privadas en la que han sido detenidas más de una veintena de personas en Galicia.

Entre los detenidos e imputados destacaron el alcalde de Ourense, Francisco Rodríguez, del PSdeG, y el del municipio coruñés de Boqueixón, Adolfo Gacio, del PPdeG.

El PP afronta la cita del 21 de octubre como un doble desafío: revalidar la mayoría absoluta de 2009, ya que solo así Alberto Núñez Feijóo seguiría cuatro años más al frente de la Xunta, y resistir el desgaste de todo gobierno al que le toca gestionar en tiempos de crisis.