Malestar entre los barones socialistas por las filtraciones del Comité Federal

Díaz dijo que no ve un gobierno con Podemos

Vara: ¿Y si después de otras elecciones seguimos sin sumar?

nacional

| 01.02.2016 - 13:22 h
REDACCIÓN

Pedro Sáchez ha ganado tiempo. Sortea a los barones críticos con su intención de consultar a las bases ese pacto con Podemos. Una salida que sorprendió a algunos dirigentes socialistas, que fueron muy críticos con él en el comité federal del sábado. Alguien grabó las intervenciones, que en teoría eran públicas. Hoy conocemos esas críticas a las decisiones de Sánchez y alerta del riesgo de pactar con Podemos e independentistas. Las filtraciones de los audios de las intervenciones de los dirigentes territoriales que intervinieron en el Comité Federal del PSOE ha causado malestar en las filas socialistas.

Varios dirigentes consultados por Servimedia, entre ellos secretarios territoriales, reconocieron que no les ha gustado escuchar la información de la Cadena Ser en la que se reproducían varias intervenciones de esta reunión del partido. En ellas, se escuchan los discursos de varios barones, entre los que está la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, en las que afirmaba que no ve claro un Gobierno de coalición de su partido con Podemos, y recalcaba que el pasado 20 de diciembre los socialistas sacaron el peor resultado de su historia.

También están las palabras del presidente asturiano, Javier Fernández, y las del extremeño Guillermo Fernández Vara, que fueron muy duros contra Podemos así como las del presidente aragonés, Javier Lambán o las de Ximo Puig, presidente valenciano.

"Un gobierno de coalición con Podemos no lo veo. No lo veo. No es el gobierno socialista, con ese proyecto progresista, reformista que se ha hablado aquí, con esos ocho pactos que apoyo del secretario general, que necesita nuestro país", dijo Díaz a puerta cerrada, según unas grabaciones difundidas este lunes por la Cadena Ser.

VARA: ¿Y SI DESPUES DE OTRAS ELECCIONES SEGUIMOS SIN SUMAR?

Por su parte, el presidente de Extremadura llegó a decir que "la ley de vasos comunicantes en la que hemos entrado hace que pudiera haber modificaciones, lo que gane uno lo pierda el otro y siga sin sumar. *Y qué le decimos a los españoles dentro de cuatro meses si después de otras elecciones seguimos sin sumar?".

Vara también incidió en su rechazo a los independentistas y lo justificó: "Si nosotros no dejamos claro que el PSOE no tiene nada que ver con el independentismo ni por activa ni por pasiva, a nosotros en Extremadura nos matan y yo lo tengo que decir".

También el exdiputado y ex aspirante a liderar el PSOE Eduardo Madina advirtió contra ese pacto. "Si sujetamos en el gobierno de España toda la arquitectura de ese gobierno sobre 17 tipos que la quieren partir, partiremos España y partiremos el PSOE", dijo.

En el rechazo a gobernar "con el permiso de los independentistas" insistió también el aragonés Javier Lambán, que cree que eso "no sería un gobierno socialista sino que sería el patíbulo definitivo del Partido Socialista".

LAMBAN: CHA TIENE EL DERECHO DE AUTODETERMINACION "DURMIENTE"

Para Lambán al PSOE sólo le queda "por tanto ir a otros caladeros de posibles acuerdos en fuerzas políticas de la derecha dispuestas a programas reformistas como puede ser el PNV o Ciudadanos". El aragonés admitió que él gobierna en su comunidad con Chunta Aragonesista, quw defiende "el derecho de autodeterminación pero que lo tiene, por así decirlo, durmiente". Sin embargo, recalcó que su CHA dijese en un Consejo de Gobierno que "quiere plantear la autodeterminación sería cesado de manera inmediata".

Del mismo modo, el valenciano Ximo Puig, que gobierna con Compromís, se remitió a lo dicho por Lambán para destacar que CHA defiende la autodeterminación "pero al final lo que han firmado ellos allí y con lo que están gobernando no tiene nada que ver con la autodeterminación" y lo importante es "lo que está en el papel", de manera que, subrayó con firmeza, lo que el PSOE debe consultar con sus militantes en referéndum "es el papel".

Cabe recordar que el Comité Federal del PSOE, el máximo órgano entre congresos del partido, se produce en la sede federal del partido a puerta cerrada, salvo la intervención inicial del secretario general del PSOE, que es en abierto para los medios de comunicación.

Un alto cargo socialista reconoció que lo ocurrido era "muy fuerte" porque se trata de una reunión interna en la que debe haber "cierta confidencialidad" porque, de los contrario, se perderá esa confianza y "uno no podrá decir lo que piensa, por muy duros que sean los debates".

Otro de los miembros del Comité Federal lo veía como una "vergüenza" y una "pena" que ocurra en un partido en el que todos tienen un objetivo común, ya que comparten unos ideales.

Justo ahí radica para algunos el fin de estas filtraciones, ya que consideran que parte de un sector que quiere debilitar a la actual dirección del partido, porque en la información sólo se destacan los fragmentos críticos con la gestión de Sánchez o con las intenciones del secretario general en el caso de tener que buscar un acuerdo de Gobierno.

De hecho, alguna de estas fuentes sostienen que en el Comité Federal hubo también intervenciones contra los dirigentes territoriales que criticaron al líder del partido pero que, con las filtraciones parece que sólo hubo un sentir, mientras destacan que la réplica de Pedro Sánchez fue "demoledora" hacia los críticos.

En Ferraz, según algunas fuentes, reconocen que hay enfado pero que no se va a tomar medida alguna, más allá del comunicado que a primera hora lanzó el PSOE. En dicho comunicado, la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE expresó su "indignación" por la filtración de las intervenciones, lamenta "los hechos como este que contravienen las normas internas de funcionamiento del Comité Federal, aprobadas por todos, y pide al conjunto de sus miembros que las respeten".

Por su parte, el portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, preguntado por la filtración de las intervenciones reconocido que no le parece bien, porque "las reuniones internas de un partido tienen un sentido, y se dicen cosas en el sentido coloquial que no se dicen en público", que se quedan "en el ámbito interno".

"No me gusta lo que ha pasado, me indigna. A partir de ahora habrá todavía más desconfianza a la hora de los debates internos", expresó el portavoz parlamentario, si bien quiso restarle importancia.

En el comunicado de la dirección socialista se "lamenta" que hechos como este contravengan las "normas internas de funcionamiento del Comité Federal, aprobadas por todos", al tiempo que pide al conjunto de sus miembros que las respeten.