Fernández Díaz tacha de "conspiración" la difusión de sus conversaciones

"Fue un intento claro de alterar la voluntad popular" en las elecciones del 26 de junio de 2016, dice Fernández Díaz

Fernández Díaz y el exdirector de la Oficina Antifraude de Cataluña De Alfonso apuntan a la cúpula policial

Rufián tacha de "gánster", "lacayo" y "mamporrero" a De Alfonso que le recuerda que desde ERC "se le pedían cosas"

nacional

| 05.04.2017 - 19:53 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?

El exministro del Interior Jorge Fernández Díaz ha asegurado hoy que la difusión de las conversaciones con el exdirector de la Oficina Antifraude de Cataluña Daniel De Alfonso grabadas en su despacho fue una "auténtica conspiración" política. "Fue un intento claro de alterar la voluntad popular" en las elecciones del 26 de junio del año pasado y por eso las grabaciones se difundieron en plena campaña electoral, ha subrayado Fernández Díaz en su comparecencia ante la comisión del Congreso que investiga el supuesto uso partidista de los medios de Interior para perseguir a políticos soberanistas. Y ha sido tajante al señalar que quien las grabó o difundió, lo hizo "con evidente intención de perjudicarme a mí como político y al partido al que yo representaba como cabeza de lista por Barcelona", a la vez que ha lamentado que vaya a sentar un precedente que se persiga a las víctimas y no a los autores materiales e intelectuales.

Sobre esos autores, Fernández Díaz ha apuntado que "tiene idea" de quién pudo ser, pero que no acudía a la comisión a dar opiniones, tras lo cual ha explicado que diferencia "tres actos" en lo sucedido: la grabación, la custodia y la difusión.

Unas grabaciones, que ha calificado de "ilícitas", de unas conversaciones "privadas", y cuya filtración para alterar los resultados de unas elecciones generales son "la única y verdadera conspiración".

El extitular de Interior ha explicado que tuvo dos únicos encuentros en su despacho con De Alfonso, el 2 y el 16 de octubre de 2014 y fue en "en plena campaña electoral", veinte meses después de esas citas, cuando se fueron transmitiendo fragmentos "descontextualizados" de las conversaciones mantenidas.

Unos encuentros que, ha insistido en varias ocasiones, él no pidió, sino que le fueron propuestos por el exdirector adjunto operativo de la Policía Eugenio Pino, al que ha rebatido que en su despacho se grabara "todo", tal y como el exmando policial afirmó en una entrevista.

El exministro Jorge Fernández Díaz y el que fuera director de la oficina Antifraude de Cataluña, Daniel De Alfonso, han negado en el Congreso haber pedido la reunión que ambos mantuvieron en octubre de 2014 y cuyas grabaciones desataron la polémica sobre el supuesto uso partidista del Ministerio del Interior. Según apuntan, fue idea de la cúpula policial.

RUFIÁN TACHA DE "GANSTER", "LACAYO" Y "MANPORRERO" AL EX DIRRECTOR DE LA OFICINA ANTIFRAUDE DE CATALUÑA

El portavoz adjunto de Esquerra Republicana (ERC), Gabriel Rufián y De Alfonso han protagonizado desde el principio un tenso cruce de acusaciones en la comisión de investigación sobre la supuesta utilización partidista del Ministerio del Interior en la etapa de Jorge Fernández Díaz. Tanto es así que el presidente de la comisión de investigación, el peneuvista Mikel Legarda, se ha visto obligado a llamar al orden hasta en dos ocasiones a Rufián.

Rufián ha tachado este miércoles de "gánster", "mamporrero" y "lacayo" al exdirector de la Oficina Antifraude de Cataluña Daniel de Alfonso, quien le ha contestado recordándole que en su etapa también el líder de los republicanos catalanes, Oriol Junqueras, actual vicepresidente de la Generalitat, le pedía "cosas".

El independentista catalán ha comenzado su intervención pidiéndole a De Alfonso que no olvidara el mandamiento de "no mentirás" durante su intervención en la citada comisión, y a partir de ahí ha comenzado el tenso rifirrafe entre ambos.

Durante su interrogatorio al exdirector de Antifraude, Rufián le ha acusado de ser un "gánster", de ser un "mamporrero" del exministro Jorge Fernández Díaz y de actuar como su "lacayo", pero también le ha dedicado otros calificativos, como "gallo" o "conspirador". Incluso le ha soltado: "La corrupción es usted". "Usted más que yo", le ha contestado De Alfonso.

El exdirector de Antifraude de Cataluña ha pedido amparo en más de una ocasión al presidente de la comisión porque se le estaba "insultando" y porque no se le permitía acabar sus respuestas. Incluso ha advertido de que si no se le dejaba contestar a las pregunta, solicitaría que se las formularan por escrito. No obstante, no se ha quedado atrás en su réplica a Rufián, a quien ha acusado de comportarse como su apellido.

Además, no ha desaprovechado la oportunidad de recordar los encuentros que mantuvo con el líder de ERC, Oriol Junqueras, durante su etapa como director de la Oficina Antifraude, una afirmación que ha encendido a Rufián, quien le ha retado en diversas ocasiones a que tuviera "agallas", ya que era tan "gallo", y revelara qué le había encargado el vicepresidente de la Generalitat catalana.

"Yo no soy un gallo; lo que no soy es una gallina", le ha espetado enseguida De Alfonso, quien tan sólo se ha limitado a apuntar se le pedían "cosas" cuando se reunía con el líder de los republicanos catalanes, sin especificar cuáles.

La tensión entre ambos se ha mantenido hasta el final, cuando Rufián se ha despedido del exdirector Antifraude catalán con un "hasta pronto, gánster", la misma fórmula con la que la CUP despidió a Rodrigo Rato en el Parlament.

"Hay personas que utilizan la lengua para ocultar pensamientos y otras para ocultar los que no los tienen", le ha replicado De Alfonso, quien no ha querido zanjar el rifirrafe sin revelar que, al término de sus encuentros con Junqueras, éste siempre se despedía de él recordándole cuánto le querían.

El siguiente interviniente, el secretario general del grupo de Ciudadanos en el Congreso, Miguel Gutiérrez, ha pedido disculpas a De Alfonso en nombre de la comisión y ha querido dejar claro que no todos los diputados son Rufián.