Felipe VI será proclamado Rey de España en un plazo "de 4 a 6 semanas"

El Congreso inicia los preparativos para la sucesión del Rey

El nuevo monarca decidirá qué funciones tendrá su padre, que seguirá viviendo en Zarzuela

nacional

| 02.06.2014 - 13:28 h
REDACCIÓN

El Príncipe Felipe será proclamado Rey de España, bajo el nombre de Felipe VI, en un plazo de "4 a 6 semanas", es decir, antes de mediados de julio, segun han informado fuentes del Palacio de la Zarzuela. El calendario concreto lo establecerá el Gobierno, que este mismo martes celebrará un Consejo de Ministros extraordinario para aprobar la ley orgánica que regulará este proceso de abdicación. Los servicios jurídicos y de protocolo del Congreso de los Diputados han iniciado los preparativos para la tramitación parlamentaria de la abdicación del Rey Juan Carlos, así como del acto de proclamación solemne ante las Cortes Generales del Príncipe de Asturias como futuro Felipe VI.

La proclamación de Felipe VI se hará "sin fastos" en una sesión solemne de las Cortes, donde reside la soberanía nacional. No está previsto por tanto invitar a otras Familias Reales ni a dirigentes internacionales al acto.

Una vez proclamado Rey, Felipe VI establecerá su hoja de ruta, que incluirá, entre otras cosas, qué papel reservará a su padre, al que previsiblemente le asignará unas funciones y, por tanto, una asignación de los presupuestos de la Casa del Rey para retribuir esas labores, según las fuentes consultadas.

LA INFANTA LEONOR PASARÁ A SER LA PRINCESA DE ASTURIAS

La Infanta Leonor, hoy segunda en la línea de sucesión al trono, pasará automáticamente a ser considerada Heredera de la Corona desde la proclamación de su padre como rey. Tal y como establece el artículo 57.2 de la Constitución, tendrá la dignidad de Princesa de Asturias y los demás títulos vinculados tradicionalmente al sucesor de la Corona de España.

Cuando cumpla 18 años, Leonor tendrá, como hizo su padre, que jurar la Constitución en las Cortes.

PLAZOS MUY BREVES PARA LA TRAMITACIÓN

Una vez que el Gobierno apruebe mañana martes el texto, éste deberá recibir el visto bueno de la Mesa del Congreso que abrirá un plazo para que los grupos parlamentarios presenten enmiendas.

Las leyes orgánicas, aquellas relativas al desarrollo de los derechos fundamentales o la Corona, necesitan de la mayoría absoluta del Congreso para ser aprobadas, en una votación final sobre el conjunto del texto.

Al menos 303 diputados, más del 86% de la Cámara, apoyarán en el Congreso la ley orgánica regular la sucesión del Rey y la proclamación de su hijo como Felipe VI, frente a los 176 apoyos requeridos.

A la espera de que los nacionalistas de CiU y PNV tomen una decisión al respecto, la nueva norma contará a priori con el apoyo de 185 diputados del PP, los 110 del PSOE, cinco de Unión Progreso y Democracia (UPyD) y el de tres miembros del Grupo Mixto: Coalición Canaria, Unión del Pueblo Navarro y Foro Asturias, que cuentan con un representante cada uno.

Una vez que la norma obtenga el visto bueno de la Cámara Baja pasará al Senado, donde tampoco habrá problemas para su aprobación conforme a la mayoría existente y, si éste no introduce modificaciones, quedará aprobada definitivamente.

CEREMONIA DE PROCLAMACIÓN ANTE LAS CORTES

El Príncipe Felipe será proclamado Rey ante las Cortes Generales reunidas en el Congreso. Tampoco hay fecha para ese momento, aunque lo previsible es que coincida con la publicación en el BOE de la abdicación del Rey, o como mucho se produzca en los días posteriores, ya que de lo contrario habría que nombrar una Regencia que recaería también en el Príncipe de Asturias, según han indicado las fuentes consultadas.

En ese acto solemne, que el Congreso ya ha comenzado a perfilar, Felipe VI prestará juramento de desempeñar fielmente sus funciones, guardar y hacer guardar la Constitución Española y las leyes y respetar los derechos de los ciudadanos y de las Comunidades Autónomas, según reza el artículo 61 de la Constitución.

Si se cumplen las previsiones, la coronación se celebrará en el salón de plenos del Congreso ante diputados y senadores y altas instituciones del Estado, en una imagen que recordará a la de su padre, Juan Carlos I, cuando accedió al trono el 22 de noviembre de 1975.