Feijóo pide no dudar "de las cuentas y la solvencia" para no dañar a Galicia | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

Feijóo pide no dudar "de las cuentas y la solvencia" para no dañar a Galicia

(Archivo)

nacional

| 12.10.2012 - 18:08 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente de la Xunta y candidato a la reelección, Alberto Núñez Feijóo, ha pedido hoy que no se dude "de las cuentas y de la solvencia" de la comunidad para "no hacer daño" a Galicia.

En un mitin en Ponteareas antes de participar en una comida con simpatizantes, Núñez Feijóo ha aludido de este modo a recientes informaciones publicadas en prensa sobre un borrador del informe del Consello de Contas, según el cual su Ejecutivo habría trasladado 411 millones de 2010 a 2011 para cumplir con el objetivo de déficit.

El candidato del PPdeG ha insistido en que la comunidad tiene "menos paro, menos deuda y es más solvente" que la media del resto de las comunidades autónomas, aunque ha reconocido que siguen existiendo "muchos problemas".

"Nos falta mucho por conseguir, pero cumplimos con nuestro deber, que es lo mínimo que se le puede exigir a un político. Si decimos ante quinientas o mil personas que la Xunta paga facturas estamos asumiendo un riesgo", ha explicado.

"Pero dejo las cuentas públicas más ordenadas de lo que me encontré, las facturas pagadas y no 2.400 millones de euros sin pagar. Dejo los cajones vacíos y sin facturas y me los encontré llenos", ha afirmado.

Ha defendido que mientras otras Comunidades Autónomas suben varios tipos de impuestos "para intentar llegar a fin de mes", en Galicia en estos cuatro años "no se han subido impuestos".

Esta es la consecuencia, ha dicho, de controlar el déficit y de tener las cuentas "ordenadas", ya que aquellas comunidades con las cuentas públicas "sin ordenar, no pueden decir que abren hospitales y que abren plazas públicas de residencias de mayores, centros de día y escuelas infantiles", como hace Galicia.

Ha criticado al PSdeG y al BNG, principalmente, además de a otros partidos que concurren a las elecciones, por decir "que no hay contrato" con Pemex o que el hospital de Vigo está "paralizado".

En su intervención ha señalado que el hospital "público" de Vigo "no tiene marcha atrás" y se ha preguntado qué opinarán los políticos mexicanos de las dudas del candidato del PSdeG, Pachi Vázquez, sobre la existencia de los contratos con Pemex.

"No le hagan daño a Galicia, no duden de su solvencia, de sus cuentas, del trabajo en la factoría de Citroën... No duden de Galicia, porque eso no es hacerle bien a los gallegos", ha afirmado.

Ha insistido en la necesidad de acudir a las urnas el próximo 21 de octubre porque "aún no hay nada ganado", a pesar de haber ganado "el debate", ya que considera que solo hubo uno, y de llenar los mítines.

"Solo hubo un debate, el que tuve con (Francisco) Jorquera. El primero, (con Pachi Vázquez), vino con una serie de eslóganes que le hicieron en la sede del PSOE en Madrid y que tenía que colocar y no hubo debate y el segundo fue un compadreo BNG-PSOE: amigos para siempre", ha sostenido.

Núñez Feijóo ha esgrimido su balance "político", con victorias en todos los comicios electorales desde 2009, y ha comparado esta situación con los líderes del Ejecutivo hasta aquel momento, "que fueron cesados la noche electoral" por sus partidos.

"No fueron capaces ni de estar unidos en la oposición, cómo van a estarlo en el gobierno", se ha preguntado sobre el balance del PSdeG y el BNG durante estos años de oposición.

Ha considerado que, a veces, el líder socialista "dice cosas sensatas", por ejemplo, que entre el bipartito y la Xunta actual "no hay color", en alusión a la entrevista con Pachi Vázquez concedida hoy a Efe.

"¡Claro!, nosotros estamos los que estábamos y del bipartito solo está él", ha dicho.

También ha lamentado que Vázquez critique que le haya transmitido a las 3.000 familias que dependen de Alcoa que el Gobierno tiene "una solución" para ellas.