Extremadura despide entre lágrimas a la familia fallecida en Jerte

Recibe alta el niño de 6 años que sobrevivió al accidente en el que murieron sus padres y sus dos hermanas

nacional

| 07.07.2017 - 19:31 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Extremadura ha despedido esta tarde con un funeral a las cuatro personas fallecidas en el barranco de Hoyos (Jerte, Cáceres) cuando practicaban barranquismo, en una celebración marcada por el dolor.

Cientos de personas se han acercado hasta la iglesia parroquial de Santiago, en Don Benito, para dar su último adiós al matrimonio, ambos de 43 años, y a dos de sus hijos, de 9 y 11 años de edad.

Los cuatro féretros han llegado en sendos vehículos fúnebres, con numerosas coronas de flores, y la sensación de duelo ha aumentado cuando han sido introducidos en el templo, tras ser recibidos ante las puertas por tres sacerdotes del colegio en el que estudiaban las pequeñas fallecidas.

EL NIÑO DE 6 AÑOS QUE SOBREVIVIÓ AL ACCIDENTE RECIBE EL ALTA HOSPITALARIA

El niño de 6 años que sobrevivió al accidente deportivo en el que murieron sus padres y sus dos hermanas, de 11 y 9 años, cuando practicaban barranquismo este pasado jueves en la Garganta de Los Hoyos del Valle del Jerte (Cáceres), ha recibido el alta médica la mañana de este viernes.

El pequeño se encontraba en el Hospital Don Benito-Villanueva (Badajoz), tras ser trasladado procedente del Hospital Virgen del Puerto de Plasencia (Cáceres), donde fue atendido inicialmente tras producirse el accidente.

El consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles, ha informado de que el niño ha recibido el alta tras estar en observación más tiempo de lo habitual, por un lado, para asegurarse de que el traumatismo craneoencefálico no revestía gravedad, y, por otro lado, para prestarle atención psicológica para afrontar una situación tan dramática como la vivida. "La situación vivida por el niño es de extrema gravedad, y por lo tanto era necesario que estuviese en un sitio controlado para que el afrontamiento de la situación vivida desde el punto de vista psicológico fuese el adecuado".

Por otro lado, y además de trasladar nuevamente las condolencias a la familia y a la localidad de Don Benito, donde residía la familia, ha agradecido "por el compromiso, por el trabajo, por la dedicación, también por el sufrimiento" a todos los profesionales que han intervenido en esta actuación de emergencia. Entre ellos ha citado a los bomberos, fuerzas de seguridad, profesionales del Servicio Extremeño de Salud (SES), miembros de Cruz Roja, a quienes se ha prestado apoyo psicológico para que viviesen de la mejor manera posible algo que es tremendamente difícil de vivir".