España solicita formalmente la "asistencia financiera"para la banca española

La Comisión Europea viajará "muy pronto" a Madrid para negociar la ayuda

Rajoy avisa de que el Eurogrupo exigirá "un esfuerzo importante" a la banca

nacional

| 25.06.2012 - 09:40 h
REDACCIÓN

El proceso de reestructuración de la banca española con fondos europeos ha comenzado hoy al solicitar formalmente el Gobierno la ayuda a Bruselas, que pronto enviará sus equipos a Madrid para evaluar la complicada situación de la banca. El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha enviado hoy al presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Junker, la carta en la que solicita en nombre del Gobierno asistencia financiera para las entidades con necesidades de capital.

"Tengo el honor de dirigirme a usted en nombre del Gobierno de España, para solicitar formalmente asistencia financiera para la recapitalización de las entidades financieras españolas que así lo requieran", comienza la misiva.

En la carta, De Guindos recuerda que la asistencia se enmarca dentro de los términos acordados para la recapitalización de las instituciones financieras, y asegura que la elección del instrumento en el que se materializará la ayuda tendrá en consideración las diferentes posibilidades disponibles y las que se puedan decidir en el futuro.

A continuación el titular del Departamento de Economía asegura que el Ejecutivo valora "muy favorablemente" la declaración de los ministros de Eurogrupo del pasado 9 de junio, en la que respaldaron "la determinación" de las autoridades españolas de reestructurar la banca y su intención de pedir asistencia financiera. Esta asistencia, que se dedicará a la recapitalización de las entidades financieras que lo precisen, se concretará en una cantidad suficiente para cubrir las necesidades de capital más un margen de seguridad adicional, hasta un máximo de 100.000 millones.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que actuará en representación del Gobierno, será la institución receptora de los fondos que canalizará a las entidades financieras. Una vez enviada la carta, el Gobierno iniciará la negociación sobre las condiciones de rescate, aún por determinar. De hecho, en la misiva, De Guindos ha ofrecido la colaboración y la ayuda del Gobierno español en esta materia.

NEGOCIACIÓN DE LAS AYUDAS

En concreto, el ministro asegura que las autoridades españolas ofrecerán "todo su apoyo" en la valoración de los criterios de eligibilidad, la definición de la condicionalidad financiera, el seguimiento de las medidas a implantar y en la definición de los contratos de ayuda financiera.

El objetivo, tal y como relata el titular de Economía en la carta, es finalizar el 'Memorando de Entendimiento' antes del 9 de julio para que pueda ser discutido en el próximo Eurogrupo. En este sentido, cree que los dos ejercicios de valoración del sistema financiero que acaban de realizar los dos expertos independientes así como el análisis del Fondo Monetario Internacional (FMI) se deberían tener en cuenta como grupo de partida.

UN EQUIPO DE LA COMISIÓN EUROPEA VENDRÁ PRONTO A MADRID PARA NEGOCIAR

Los técnicos de la Comisión Europea "volarán cuanto antes para comenzar este trabajo con sus homólogos en España", dijo el portavoz económico de la Comisión Europea, Amadeu Altafaj, quien aclaró que el equipo, formado por miembros de diferentes direcciones generales, estará "muy pronto en Madrid".

Juncker dio acuse de recibo de la carta, a la que seguirá una "respuesta formal a las autoridades españolas en su debido momento", indicó el también primer ministro luxemburgués.

El Gobierno cumple así con el trámite establecido para poder acogerse a la línea de crédito que puso a disposición de la banca española el Eurogrupo el 9 de junio por importe de hasta 100.000 millones de euros.

La carta contiene formalmente la petición de ayuda, pero no da detalles sobre las condiciones del crédito -que deberán ser negociadas con el Eurogrupo- ni la cifra que se solicitará, y que dependerá de los estudios que se han encargado a firmas independientes que estarán completados en septiembre.

El vicepresidente económico y comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, ha valorado en un comunicado la decisión del Gobierno español, y ha instruido a su equipo que acelere su trabajo para elaborar una "clara evaluación del sector y de sus necesidades".

Esta evaluación la efectuarán varios departamentos de la Comisión Europea, como los de Competencia y Mercados Financieros, en colaboración con el Banco Central Europeo (BCE), la Autoridad Bancaria Europea (EBA, en sus siglas en inglés) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La idea es que los términos del acuerdo estén listos para que España y el Eurogrupo puedan firmar el Memorando de Entendimiento el 9 de julio

RAJOY AVISA DE QUE EL EUROGRUPO EXIGIRÁ "UN ESFUERZO IMPORTANTE" A LA BANCA

Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha advertido de que los socios europeos "lógicamente exigirán un esfuerzo importante" a las entidades financieras que recurran a la línea de crédito de hasta 100.000 millones de euros, una ayuda que el Ejecutivo ha solicitado hoy formalmente al Eurogrupo.

En la clausura de la Asamblea General de la CEOE, Rajoy no ha ofrecido cifras, pero ha considerado que el escenario adverso diseñado por las consultoras Roland Berger y Oliver Wyman, según el cual las entidades financieras necesitarían entre 51.000 y 62.000 millones de euros, es "altamente improbable".Ha lanzado así un mensaje de confianza: "tenemos y hemos presentado un plan; se está realizando un diagnóstico ante los ojos de todos y tenemos cerrado, con un margen de seguridad, cualquier tipo de imprevisto, por improbable que resulte".

Rajoy ha dejado claro que las entidades que no tengan que recurrir a la ayuda europea también "deberán hacer un esfuerzo importante" para reestructurase y captar capital en el mercado, ya que se les ha obligado a mantener unos "colchones de capital de primer calidad, muy por encima de los exigidos actualmente".

El objetivo final es, ha recordado, despejar cualquier duda obre la solvencia y la liquidez del sector financiero español y facilitar que vuelva a fluir el crédito hacia las familias solventes y los proyectos empresariales viables.