El FMI rebaja las previsiones de crecimiento para España: un 0,6% en 2011 y un 1,5% en 2012

Muy por debajo del 1,3 y el 2,5% respectivamente, que prevé el Gobierno español

Muy por debajo del 1,3 y el 2,5% respectivamente, que prevé el Gobierno español

El dato para el 2012 es tres décimas inferior al vaticinado hace tres meses

Considera la crisis de deuda en la eurozona como uno de los mayores riesgos para la recuperación

La economía global crecerá un 4,4% este año, más de lo esperado

nacional

| 25.01.2011 - 10:11 h
REDACCIÓN

El Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó hoy que la economía española crecerá un 0,6 por ciento en 2011 y un 1,5 por ciento en 2012, muy por debajo del 1,3 y el 2,5 por ciento, respectivamente, que prevé el Gobierno español.

El organismo, que divulgó este martes la versión actualizada de su informe semestral "Perspectivas Económicas Mundiales", había señalado en octubre que España crecería un 0,7 por ciento este año, una décima más que lo adelantado hoy.

El dato para el 2012 es tres décimas inferior al vaticinado hace tres meses.

En el 2010, el FMI calcula una contracción de la actividad económica española del 0,2 por ciento, frente a la contracción del 0,3 por ciento que prevén las proyecciones oficiales.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, adelantaba este lunes que la caída de la economía española en 2010 fue mejor de lo previsto inicialmente por el Ejecutivo (-0,3%) y ha situado este descenso entre el 0,1 y el 0,2, y ha señalado que en el último trimestre de 2010 la economía española volvió a registrar un crecimiento positivo. Al mismo tiempo, ha reiterado que el objetivo de déficit del 9,3% se va a cumplir "con cierta comodidad".

EL PIB EN LA ZONA EURO REPUNTARÁ UN 1,5% EN 2011

En la zona euro, el Producto Interior Bruto (PIB) repuntará un 1,5 por ciento este año, sin cambios frente a lo previsto en octubre, según el Fondo, que rebajó en una décima su pronóstico para el 2012, hasta el 1,7 por ciento.

El estudio actualizado insiste en que la recuperación global continúa, aunque es "desigual" y está marcada por un empuje mucho mayor en los países emergentes que en los desarrollados.

Pese a esa doble velocidad, el FMI se muestra más optimista que en octubre, al proyectar un crecimiento global para el 2011 del 4,5 por ciento, frente al 4,2 por ciento previsto hace tres meses.

Esa revisión al alza refleja, según el organismo, una actividad más robusta de lo esperado en el segundo semestre del 2010, así como nuevas iniciativas de estímulo en EEUU que se espera impulsen la actividad este año.

Pese a su cauto optimismo, el FMI alerta de que los riesgos que penden sobre la recuperación son "elevados".

DEUDA SOBERANA EN LA ZONA EURO

Entre las medidas "más urgentes" para que la recuperación se consolide se apunta la necesidad de acciones "amplias y rápidas" para superar los problemas financieros y de deuda soberana en la zona euro.

El informe señala como uno de los grandes riesgos la posibilidad de que las tensiones en los países periféricos de la zona euro se extiendan al núcleo de la Unión Europea. El FMI destaca que los mercados siguen "preocupados" sobre las "potenciales pérdidas" en los bancos de la región e insiste en que las pruebas de solvencia realizadas hasta la fecha no han alejado esos temores. El Fondo insiste en que acometer nuevas pruebas de solvencia "más realistas, amplias y rigurosas" aumentará la claridad. Esas pruebas deberán ir acompañadas de una rápida recapitalización.

Además, según el FMI, los mercados necesitan tener la certeza de que hay suficientes recursos por parte de las instituciones europeas para afrontar los riesgos y una política en general "consistente".

De ahí que el fondo de estabilidad de los países de la zona euro (EFSF) "deba tener la capacidad para recaudar fondos suficientes y entregarlos de forma flexible según las necesidades", subraya el informe.

"Mientras tanto, el BCE necesitará continuar ofreciendo liquidez y mantener su protagonismo en las compras de activos para preservar la estabilidad financiera", añade el estudio.

Más allá de la zona euro, el FMI advierte de la falta de un progreso real en los planes de consolidación fiscal a medio plazo en las principales economías desarrolladas, entre ellas EEUU y Japón.

En ese sentido, el informe hace hincapié en que "la ausencia de una estrategia fiscal creíble a medio plazo" en EEUU acabará por impulsar los tipos de interés, lo que podría afectar negativamente a los mercados y la economía global.

En el capítulo de riesgos figura también la persistente debilidad del mercado inmobiliario estadounidense, así como los elevados precios de las materias primas y la posibilidad de un calentamiento en algunos mercados emergentes ante el desembarco masivo de flujos de capital.

El FMI asume, de todos modos, que los países emergentes serán capaces de mantener la amenaza de calentamiento bajo control y que los problemas de los países periféricos de la zona euro no se extenderán, con lo que la región sólo ejercerá un modesto efecto lastre sobre la recuperación global.