Ermua recuerda a Blanco y exige a Bildu que condene "la historia de ETA"

nacional

| 11.07.2014 - 14:05 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El alcalde de Ermua, Carlos Totorika (PSE), ha exigido hoy a EH Bildu que ofrezca el "hito" de "condenar la historia de ETA" durante el acto de homenaje al edil del PP Miguel Ángel Blanco, que el Ayuntamiento ha celebrado en el décimo séptimo aniversario de su secuestro y posterior asesinato por ETA.

El homenaje, que ha sido presidido por el primer edil, ha contado con la presencia de la directora de Víctimas y Derechos Humanos del Gobierno Vasco, Mónica Hernando, así como de ediles de PSE-EE, PP e IU y el presidente del PP de Bizkaia, Antón Damborenea, entre otros.

AUSENCIA DE EH BILDU Y DE LOS CONCEJALES DEL PNV

Ha vuelto a destacar la ausencia de los ediles de EH Bildu de Ermua, que un año más no han acudido a este homenaje, y de los corporativos del PNV.

Aunque no se ha referido a la ausencia del PNV, el alcalde ha vuelto a "echar en falta a EH Bildu", formación de la que "por ahora" ha dicho "no tener constancia de que haya condenado a ETA, la historia de ETA".

"Sería un hito que queremos ver cuanto antes", ha exhortado Totorika, regidor de la localidad vizcaína cuando tuvo lugar el asesinato de Blanco en 1997.

El acto de homenaje a Blanco ha consistido en una sencilla ofrenda floral en el busto que recuerda al corporativo asesinado en la entrada del consistorio de Ermua, cuyas banderas lucen hoy a media asta en su memoria.

Antes de que un ramo de rosas rojas fuera depositado junto a la escultura que preserva la memoria de Blanco, el alcalde ha dicho que, además de reconocer a un "amigo y compañero" que fue asesinado por la banda terrorista, el Ayuntamiento ha querido distinguir la importancia de la movilización popular que reclamó su puesta en libertad.

Aunque esta reacción ciudadana contra ETA sin precedentes en la sociedad vasca y española, que fue conocida como el "espíritu de Ermua", no logró salvar la vida a Blanco, el mandatario socialista ha asegurado que sus "resultados" fueron "importantísimos" en la medida en que marcó el principio del fin de la banda terrorista.

"Hoy nos encontramos en una Euskadi sin ETA y, en buena medida, fue precisamente por la movilización ciudadana exigiendo libertad, para Miguel Ángel, pero también para todos", ha asegurado el primer edil.

LIBERTAD DE PENSAR Y DE OPINAR

El alcalde ha reconocido que la reacción popular contra ETA iniciada tras el secuestro de Blanco logró que Euskadi recuperara la "libertad de pensar y de opinar", de pertenecer a un partido político determinado y de "sentir los orígenes, la patria, como a cada uno le parezca conveniente".

Totorika ha considerado que, tras esta revolución social contra ETA, se logró que el "nacionalismo" dejara de ser "obligatorio" en la sociedad vasca.

Para el alcalde, el homenaje a Blanco celebrado hoy ofrece una jornada de "esperanza, de reconocimiento de que mereció la pena la movilización" ciudadana que reclamó su puesta en libertad.

Aunque ha dicho que los ediles de EH Bildu puedan alegar que no han sido invitados al acto, ha manifestado que el equipo de gobierno, de PSE-EE y PP, invitó a todos los concejales en una reunión celebrada el pasado miércoles.

Por ello, ha apuntado que, ante su ausencia, es preciso hacer "consideraciones de otro tipo", y no fundamentarla en razones "técnicas de calendario".

Blanco fue secuestrado el 10 de julio de 1997 y falleció en la madrugada del 13 de julio, después de que pistoleros de ETA intentara ejecutarlo a sangre fría la víspera.

Tras su muerte, el Ayuntamiento de Ermua ha venido guardando luto por la memoria de Blanco con la colocación de sus banderas a media asta y el retraso del inicio de las fiestas patronales.

Hasta el día 14, una treintena de municipios de toda España rendirán homenaje a Blanco.