Camps: "Soy absolutamente inocente"

La defensa califica el juicio de "absurdo" y asegura que Camps es austero

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, se ha mostrado hoy "absolutamente convencida" de su inocencia

nacional

| 13.12.2011 - Actualizado: 23:05 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El expresidente de la Generalitat valenciana Francisco Camps y el exsecretario general del PPCV y diputado en las Cortes Valencianas, Ricardo Costa, han rechazado este martes conformarse con las acusaciones formuladas por ministerio fiscal y acusación popular. "En absoluto me conformo, soy absolutamente inocente", ha dicho Camps, mientras que Costa ha señalado: "no me voy a conformar".

Así se han pronunciado en la primera sesión del juicio tras preguntarles el magistrado-presidente del tribunal, Juan Climent, si, oídas las acusaciones, estaban de acuerdo con esos hechos.

Camps y Costa han escuchado la lectura de las distintas calificaciones al inicio de la causa en la que se juzga a ambos por un delito de cohecho impropio pasivo, y que continúa con el trámite para que las partes pueden pedir la práctica de nuevas pruebas.

Los procesados han reiterado su inocencia ante el jurado que les juzga por recibir supuestos regalos de la trama Gürtel y han rechazado aceptar un acuerdo de conformidad, lo que implicaría asumir su culpabilidad.

A preguntas del magistrado presidente del jurado tras la lectura de las calificaciones provisionales de los hechos efectuadas por las partes, Camps ha dicho: "Soy completamente inocente". Ricardo Costa, por su parte, ha señalado: "No me voy a conformar".

El expresident de la Generalitat, acusado de aceptar cuatro americanas, cinco pares de zapatos y cuatro corbatas, prendas valoradas en 14.021 euros, asegura que nunca recibió regalo alguno, y que, si adquirió alguna prenda, la abonó, y además siempre en metálico para evitar suspicacias debido a la relevancia de su cargo.

Costa, que supuestamente recibió cuatro trajes y seis pantalones valorados en 7.325 euros, afirma en su escrito que no compró ninguna de estas prendas y ha destacado que los hechos que se le imputan se circunscriben a una etapa en la que el no tenía ningún cargo público.

La vista continúa con la declaración de los testigos tras un breve receso. En la sala, entre el público, se encuentran el presidente de Les Corts Valencianes, Juan Cotino, y la directora del IVAM, Consuelo Císcar, mientras la esposa de Camps y la novia de Costa están sentadas detrás de ambos.

Una veintena de periodistas sigue el desarrollo del juicio desde la propia sala, y el resto desde una sala contigua habilitada para los medios de comunicación.

CAMPS RENUNCIA A CONTESTAR A LA ACUSACION PARTICULAR DEL PARTIDO SOCIALISTA

El expresident de la Generalitat Valenciana Francisco Camps ha renunciado a contestar a las preguntas de la acusación popular, ejercida por el PSPV-PSOE, porque, según dice, le ha contestado durante tres años en comparecencias semanales ante Les Corts Valencianas. "Con el respeto al jurado y acogiéndome a mi derecho, renuncio a contestar a quien representa al partido con el que he competido desde hace ocho años y al que siempre he tenido la suerte de ganar", ha argumentado.

Según afirma, lleva "tres años contestando al portavoz socialista todos los jueves en debates públicos en el parlamento" autonómico, y rechaza contestar ahora porque, a su juicio, no representa a una acusación popular sino a "una parte estrictamente política".

En el turno previo de la fiscal anticorrupción Concepción Sabadell, Camps ha lamentado que desde mayo de 2009 "nunca" se le ha formulado en sede judicial por los regalos que recibió presuntamente de la trama Gürtel, de manera que no ha tenido "la oportunidad" de explicarse" y eso le ha "costado" abandonar la Presidencia del Gobierno valenciano.

Camps ha dicho en el juicio que se sigue contra él por un supuesto delito de cohecho impropio que ha estado viviendo "un proceso de tres años en el que el secreto de sumario se ha roto constantemente" y en el que afirma que no ha podido defenderse. "Por fin he podido responder donde corresponde", ha declarado Camps, quien ha explicado que desde su primera Navidad como president de la Generalitat marcó "una línea" para la recepción de regalos, de manera que muchos de los presentes que recibía se destinaban, por ejemplo, "a organizaciones de caridad".

En concreto, ha dicho que devolvió todos los regalos que Álvaro Pérez "el Bigotes" le hizo a él y su familia en las fiestas navideñas de 2008. Según Camps, Pérez regaló un reloj a la mujer de Camps y una pulsera de cuero con una medalla a su hija, más otros regalos que el expresident ha asegurado no recordar "porque lo que iba a devolver tampoco iba a verlo".

LA DEFENSA CALIFICA EL JUICIO DE ABSURDO

Javier Boix, letrado de Francisco Camps, ha calificado reiteradamente la acusación por cohecho contra el expresidente valenciano de "absurda", y le ha descrito ante el jurado como una persona "extremadamente afectuosa" y austera, a la que a veces llaman "racanillo".

Por su parte, al margen de consideraciones personales, la Fiscalía y la acusación popular, ejercida por el PSPV, han señalado que los hechos son "más sencillos de lo que puedan parecer": Camps y el ex secretario general del PPCV Ricardo Costa aceptaron regalos en consideración a su cargo, y eso, sin que medie contraprestación alguna, es delito.

Por su parte, el abogado de Costa, Juan Casanueva, ha negado que su cliente recibiera regalo alguno, y ha destacado además que desde su posición de diputado autonómico no podía influir en las adjudicaciones de la Generalitat.

Además, ha adelantado que presentarán un testigo que certificará que los supuestos trajes recibidos de la tienda madrileña Forever Young no pertenecen a él porque no son de su medida, mientras que los del establecimiento Milano fueron abonados por el ex "número dos" de Camps.

En el lado contrario, la representante de la Fiscalía Anticorrupción, Concepción Sabadell, ha dicho que los hechos son mucho "más sencillos de lo que perecen", y se pueden resumir en una sola frase: "Camps y Costa aceptaron regalos en consideración a su función pública". Recibieron un "considerable número" de prendas "continuamente ofrecidas" por los cabecillas de la trama, Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez "el Bigotes", quienes las abonaron a través de sociedades vinculadas a su red.

"Los regalos se hicieron exclusivamente por la función pública que tenían los acusados, y se hacían para que sus cargos se ejercieran de forma favorable hacia quienes se los entregaban, y esto está tipificado como cohecho", ha añadido.

La fiscal ha recordado que el exvicepresidente del Gobierno valenciano Víctor Campos y el exjefe de gabinete de la Conselleria de Turismo Rafael Betoret fueron acusados por este mismo motivo, pero reconocieron los hechos el pasado mes de septiembre y fueron condenados sin necesidad de juicio.

El letrado de la acusación popular, Virgilio Latorre, ha argumentado que a la hora de comprar una camiseta únicamente es necesario fijarse en la talla, pero adquirir un traje conlleva seleccionar el color, la tela, el corte y la toma de medidas, lo que revela "una participación de los acusados en todo este entramado" ideado por la trama para influir en su voluntad.

LA ALCALDESA DE VALENCIA DICE QUE LA SOCIEDAD DEBERA REPARARLE EL TREMENDO DAÑO

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, se ha mostrado hoy "absolutamente convencida" de la inocencia del expresident de la Generalitat Francisco Camps y ha apuntado que, de ser absuelto, debería volver a primera línea de la política porque la sociedad "le debe" reparar el "tremendo daño" a su honor.

Barberá ha respondido así a preguntas de los periodistas por si "apoyaría" la vuelta de Camps a la política si fuera absuelto en la conocida como "causa de los trajes" del caso Gürtel, tras firmar con la Fundación Mapfre un convenio para desarrollar una campaña de ahorro de energía en los colegios de la ciudad. "La pregunta no tiene que ser ni condicional. Si una persona, para mí inocente, resulta absuelta de esta barbaridad y condena mediática que ha sufrido durante dos años y medio y que ha tenido que dimitir con el mejor resultado que nunca, es su derecho", ha afirmado.