El tramo Ourense-Santiago se modificó de alta velocidad a red convencional en 2010

Renfe dice que el maquinista superó todas sus inspecciones, dos de ellas días antes del siniestro

Los frenos y los sistemas de seguridad del tren fueron revisados la misma mañana del accidente

PSOE, BNG e IU piden una comisión parlamentaria para investigar el siniestro

nacional

| 08.08.2013 - Actualizado: 21:14 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), Gonzalo Ferre, ha explicado hoy que el tramo de la red ferroviaria Ourense-Santiago de Compostela estaba inicialmente planificado como alta velocidad, pero que posteriormente se modificó a línea convencional.

Ferre ha indicado durante su comparecencia en la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados que en el proyecto inicial el tramo Ourense-Santiago de Compostela, donde se produjo el accidente ferroviario el pasado 24 de julio, estaba planificado en ancho internacional y con sistema de seguridad ERTMS, capaz de frenar automáticamente el tren si excede la velocidad fijada en ese tramo. Sin embargo, durante el desarrollo del proyecto y a propuesta de Adif, este tramo se realizó finalmente en línea convencional y con sistema de seguridad ASFA en el acceso a Santiago, que solo frena el tren si circula a más de 200 kilómetros por hora.

Ferre ha explicado que esta modificación se realizó porque el cambio entre ambos anchos de vía en las afueras tanto de las estaciones de Santiago de Compostela como en la de Ourense "supondría que apenas habría reducción de tiempos de viaje" con la alta velocidad.

Ferre ha apuntado al respecto que durante el periodo de audiencia pública "se recibieron más de 300 alegaciones y ninguna de ellas hacía mención al trazado del acceso a Santiago". "El enclavamiento de Santiago se explota con sistema Asfa", ha indicado, que es el que está establecido para los trenes que no superan los 200 kilómetros hora.

OCHO KILÓMETROS

Así, desde la salida de Ourense hasta ocho kilómetros antes de la estación de Santiago de Compostela la vía dispone de ambos sistemas de seguridad -ERTMS y Asfa- y cada tren puede elegir uno u otro.

El tren siniestrado utilizó el sistema Asfa en todo el trayecto. Además, "la distancia desde el punto de salida (del sistema de seguridad) ERTMS y el de inicio de la limitación (de velocidad) a 80 kilometros hora es de 4.061 metros", es decir, "la limitación comienza después de la señal de entrada". Ferre también ha apuntado que la vía "había sido inspeccionada y auscultada el pasado 20 de abril".

Tras el accidente, Adif ha instalado carteles de limitación y balizas asociadas a ellas en las inmediaciones del lugar donde se produjo el siniestro, lo que ha permitido "liberar las vías y restablecer el servicio ferroviario". Ferre ha subrayado que Adif quiere "contribuir a que se esclarezcan las causas últimas del accidente" con el objetivo de "que aprendamos las lecciones que se puedan tomar para evitar que un suceso de estas características vuelva a repetirse".

RENFE DICE QUE EL MAQUINISTA SUPERÓ TODAS SUS INSPECCIONES

El presidente de Renfe, Julio Gómez-Pomar, ha asegurado que el maquinista del tren accidentado ha superado con "resultado correcto" todas las inspecciones que la operadora suele realizar a su personal de conducción. Dos de estas inspecciones tuvieron lugar días antes del siniestro, una de ellas el 1 de julio y otra el 21 de julio, según detalló durante su comparecencia en la Comisión de Fomento del Congreso.

Asimismo, Gómez-Pomar garantizó que el conductor contaba con la formación adecuada para la conducción de ese tipo de tren y por ese tipo de infraestructura. En concreto, obtuvo en febrero de 2012 la habilitación para operar por la línea Ourense-Santiago y en noviembre de ese año para conducir los trenes que cubren este trayecto.

En cuanto a los trenes, el presidente de Renfe reconoció que tienen desactivado el dispositivo a bordo del ERTMS, pero que en la mañana de la jornada del accidente el tren siniestrado fue objeto de una revisión, una "intervención de servicio", en el que, entre otras dotaciones, se comprobaron los frenos y los sistemas de seguridad y comunicaciones.

No obstante, en su intervención, Gómez-Pomar se refirió a los datos extraídos de la caja negra del tren para indicar que en el momento del accidente el tren circulaba a una velocidad de 179 kilómetros por hora frente a la velocidad máxima permitida de 80 kilómetros por hora.

El presidente de Renfe también informó de que la compañía ferroviaria sufragará, a través del seguro de responsabilidad civil que tiene contratada por QBE, la defensa del maquinista del tren que se accidentó y que actualmente está imputado.Se trata de una opción que recoge el convenio colectivo de Renfe y que contempla la cobertura del seguro de responsabilidad civil contratado, y que ha sido elegida por el maquinista, según aseguró Gómez-Pomar.

LA POLICÍA DA POR FINALIZADA LA REVISIÓN DE LOS RESTOS DEL TREN DESCARRILADO EN SANTIAGO

La Policía Nacional da por finalizado el rastreo de los vagones del tren siniestrado el pasado 24 de julio en Santiago de Compostela para comprobar si quedaba algún resto o algún efecto personal de los afectados después de varios días de inspección en los que se ha localizado el teléfono móvil del maquinista y su tableta. Según han informado fuentes policiales, la Policía da por finalizado el dispositivo de búsqueda después de haberse hallado "lo fundamental", en relación a los dispositivos del maquinista y efectos personales de las víctimas.

El miércoles y martes agentes del Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas (GOIT) de la Policía Nacional rastrearon de nuevo los vagones del tren accidentado hace dos semanas en Angrois. Los dispositivos de maquinista hallados serán entregados al juez instructor, el titular del Juzgado de Instrucción Número 3 de la capital gallega, Luis Aláez, después de que se realice el peritaje oportuno.

PSOE, BNG E IU PIDEN UNA COMISIÓN DE INVESTIGACIÓN

PSOE, BNG e IU coincidieron este jueves en reclamar la constitución de una comisión parlamentaria que investigue y analice el accidente de tren registrado el pasado 24 de julio en Santiago de Compostela para contribuir a que un siniestro de estas características no vuelva a suceder.

El portavoz socialista en la Comisión de Fomento del Congreso, Rafael Simancas, reclamó articular una "comisión de estudio para determinar lo ocurrido, actuar con autocrítica y contribuir a contar con un ferrocarril aún más garantista y confiable".

Durante la sesión de la Comisión de Fomento del Congreso, el portavoz de UpyD, Carlos Martínez Gorriagán, y la del Grupo de Izquierda Plural, Carmen de las Hera, reclamaron "responsabilidades políticas" por el siniestro, mientras que el portavoz de CiU solicitó "diligencia, transparencia e independencia" para la actuación de la Comisión de Investigación.

Por su parte, el portavoz del grupo parlamentario popular, Andrés Ayala, instó a "no cargar las tintas" contra los sistemas de seguridad del ferrocarril español.

En su intervención, la portavoz del BNG , así como la del grupo vasco, Isabel Sánchez, criticaron el hecho de que se insistiera en que el tramo accidentado no es de Alta Velocidad. En este sentido, el portavoz de UpyD solicitó que "asuma responsabilidades políticas quien presentó como una línea AVE lo que no es AVE".

De su lado, la diputada de Izquierda Plural consideró que "si finalmente se demuestra que el accidente no se debió a un fallo humano, las responsabilidades políticas se deben asumir con la misma serenidad que se imputó al maquinista". "Y deben empezar por el presidente de Adif", añadió.