Los exconsellers y los Jordis pedirán al Tribunal Supremo salir en libertad

Los exconsellers y los líderes de la ANC y Òmnium preparan su declaración ante el juez que instruye el sumario por el proceso independentista

Han pedido comparecer para pedir su salida de la cárcel tras abogar por impulsar su proyecto independentista dentro de la Constitución

Tardá dice que si ganan los independentistas el 21D revertirán el 155 y si no, "a picar piedra"

nacional

| 30.11.2017 - Actualizado: 20:24 h

AGENCIAS

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los ocho exconsellers encarcelados, con Oriol Junqueras a la cabeza, y los líderes independentistas Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, también en prisión, se acogerán mañana a la llamada "vía Forcadell" para pedir al Tribunal Supremo su libertad provisional con el argumento de que han acatado el artículo 155 de la Constitución.

Todos ellos, junto al expresident Carles Puigdemont y los exconsellers que le acompañan en Bruselas, están imputados bajo la acusación de rebelión, sedición y malversación en relación con su liderazgo en el proceso hacia la declaración unilateral de independencia en Cataluña.

Con ese objetivo han pedido comparecer ante el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, para defender que, desde que la Audiencia Nacional ordenó su prisión provisional sin fianza, se ha aplicado -y ellos han acatado- el artículo 155 de la Constitución, que supuso su cese y la convocatoria de elecciones en Cataluña.

Además, han admitido que la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) tuvo sólo valor político y han asumdo las vías de diálogo y de negociación dentro de la Constitución, en la línea marcada por la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, a quien el juez dejó salir de prisión bajo fianza.

Consideran, en consecuencia, que no hay riesgo de reiteración delictiva, el argumento fundamental por el que fueron enviados a prisión.

El juez Pablo Llarena les ha respondido con una providencia en la que señala literalmente que "visto que todos ellos solicitan la revisión de su situación personal y que se les reciba declaración, en relación con la misma, se accede a lo interesado y se acuerda citarles para comparecencia".

CITADOS A PRIMERA HORA

Así, el juez del Supremo les ha citado a partir de las 09.30 horas de la mañana con ese único objetivo. Llegarán a bordo de furgones y esperarán el momento de comparecer en los calabozos de la Audiencia Nacional.

Según fuentes del alto tribunal, desde estos calabozos serán devueltos a las prisiones respectivas, al margen de si el juez decide o no algún cambio de su situación.

La asunción del 155 por parte de los imputados también afecta a las elecciones autonómicas, cuya campaña comienza en la medianoche del lunes. En esa campaña quieren participar los comparecientes, con la excepción de Meritxell Borras y Jordi Cuixart.

Pero el juez no está obligado por ninguna urgencia a adoptar cualquier decisión, dado que la situación personal de los afectados ya ha sido decidida por la juez inicial del caso, la magistrada de la Audiencia Nacional Carmen Lamela.

Es decir, ya han comparecido ante un juez y ahora se les cita porque quieren argumentar que existen razones para que se cambie la decisión de aquella magistrada. Llarena puede o no decidirlo y no tiene límites de plazo para ello.

La Fiscalía, que mañana estará representada por Consuelo Madrigal (exfiscal general del Estado) y Jaime Moreno Verdejo, pedirá previsiblemente que permanezcan en prisión, aunque esa posición se puede modificar en función de las declaraciones, según han informado a Efe fuentes fiscales.

El magistrado Llarena instruye el sumario abierto por el 'procés' hacia la declaración de independencia, tras asumir el pasado 24 de noviembre la investigación abierta en la Audiencia Nacional contra Carles Puigdemont, los 13 exconsellers del Govern cesado y los líderes de ANC y Òmnium.

La juez de la Audiencia Carmen Lamela le envió esa parte del sumario abierto en su juzgado. Llarena la asumió y la integró en el que también investiga a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y a otros miembros de la Mesa, por hechos conexos.

A este segundo grupo de imputados el juez del Supremo los dejó en libertad bajo fianza tras tomarles declaración y después de que asumieran la aplicación del artículo 155 de la Constitución y renunciaran a la vía unilateral.

Ello hace prever que pueda cambiar la situación personal de quienes comparecerán mañana si ellos siguen el mismo camino.

TARDÀ DESTACA LA "GRAN INJUSTICIA DE HABERLES ENCARCELADO"

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá, ha asegurado hoy que si los independentistas ganan las elecciones autonómicas del 21 de diciembre y pueden gobernar en Cataluña revertirán la aplicación del 155 y establecerán un escenario de negociación bilateral y, si no, "pues a picar piedra".

En una rueda de prensa en el Congreso, Tardá ha asegurado que si el 21D ganan "los partidos del 155", PP, PSC y Ciudadanos, los soberanistas "con dolor" les felicitarán, pero pide que los constitucionalistas hagan lo mismo y asuman el resultado de las urnas.

Lo más importante ahora para ERC es ganar las elecciones "para revertir el 155 y hacer posible un escenario de negociación bilateral" con el Estado y "si no, pues a picar piedra", ha concluido Tardá.

Sobre si los exconsellers deben asumir la "vía Forcadell" ante el Tribunal Supremo, acatando el 155 y la legalidad, Tardá ha respondido que esta vía "es del todo evidente" ya que acatar "no significa otra cosa que asumir la realidad" de que este artículo de la Constitución "se ha aplicado" y la autonomía ha sido "intervenida".

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, aseguró este jueves sobre los exconsellers que permanecen en prisión que "salgan en pocas horas o tarden más, eso no quita la vergüenza y la gran injusticia de haber encarcelado" a los "representantes legítimos" de Cataluña.

El parlamentario de Esquerra se expresó en estos términos en los pasillos del Congreso de los Diputados, cuando se le preguntó por la citación del Tribunal Supremo de mañana, viernes, para decidir si los exconsellers de la Generalitat y los expresidentes de ANC y Òmnium, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, continúan en prisión. "Salgan en pocas horas o tarden más, eso no quita la vergüenza y la gran injusticia de haber encarcelado a los representantes legítimos del pueblo de Cataluña", subrayó Tardà.

Tardá, ha asegurado que si los independentistas ganan las elecciones autonómicas del 21 de diciembre y pueden gobernar en Cataluña revertirán la aplicación del 155 y establecerán un escenario de negociación bilateral y, si no, "pues a picar piedra".

ALBIOL DICE QUE NO PERDONARÁ A LOS EXCONSELLERS

El líder del PPC, Xavier García Albiol, ha advertido hoy de que su partido no piensa perdonar "el daño" que los exmiembros del Govern han hecho a la sociedad y la economía de Cataluña, independientemente de que el Supremo decida mañana excarcelar o no a quienes se encuentran en prisión.

El juez del Supremo que instruye el sumario por el proceso catalán, Pablo Llanera ha citado para este viernes a los ocho exconsellers y los presidentes de las entidades independentistas para decidir si quedan en libertad con medidas cautelares pocos días antes del inicio de la campaña electoral. En un desayuno informativo, Albiol ha confesado que se iba a pensar la respuesta a la pregunta de si sería una buena noticia que mañana salieran en libertad todos ellos.

Y ha apuntado que "más allá" de que sean excarcelados o no, desde el PPC no les perdonan el daño que han hecho. Ha recordado que "la vía política tiene un camino y la judicial otra", por lo que no tendría "nada que decir" si el juez del Supremo los deja en libertad, pero desde el punto de vista económico y social ha insistido en que no se puede perdonar lo que le han hecho a la sociedad catalana en los últimos años, provocando la salida de miles de empresas y la "peor división" social que se recuerda.

Albiol ha insistido en que el magistrado del Supremo debe hacer lo que considere oportuno pero le parece "contradictorio" que los dirigentes independentistas hayan estado "cinco años con la matraca" del "procés" y ahora, para salir de la cárcel, "abracen la Constitución y el Estatuto" o digan que se van a "portar bien".

"Si no iban en serio lo podrían haber dicho un poquito antes", ha ironizado.