El Supremo aparta a cinco magistrados del tribunal recusados por Garzón, que debían jugarle por la memoria histórica

nacional

| 13.06.2011 - Actualizado: 14:18 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Tribunal Supremo ha aceptado por amplia mayoría las recusaciones interpuestas por el juez Baltasar Garzón y ha apartado por supuesta falta de imparcialidad a cinco magistrados de la Sala de lo Penal, incluido el presidente, Juan Saavedra, del tribunal que juzgará en breve al antiguo instructor de la Audiencia Nacional por su investigación de los crímenes del franquismo.

Los magistrados de la Sala del 61 del Alto Tribunal han decidido dejar fuera del tribunal que juzgará a Garzón, además de a Saavedra, a Adolfo Prego, Joaquín Giménez, Francisco Monterde y Juan Ramón Berdugo, todos ellos miembros de la Sala de lo Penal. Garzón recusó a estos magistrados alegando que no podían participar en el juicio que se celebrará contra él por "haber mostrado un interés indirecto en la causa" y por "haber participado en la instrucción".

Los magistrados decidieron retirar la ponencia elaborada por Ángel Calderón, quien proponía rechazar las recusaciones y que ha anunciado que emitirá un voto particular discrepante con la decisión de la mayoría. El nuevo ponente, cuyas tesis han sido aceptadas por la mayoría, ha sido el magistrado Gonzalo Moliner.

La decisión trastoca completamente la formación de la sala que juzgar

a Garzón por su investigación de los crímenes. El tribunal estará finalmente formado por los dos magistrados originales que no han sido recusados por Garzón -Miguel Colmenero y Andrés Martínez Arrieta- y por otros cinco miembros de la Sala de lo Penal del Supremo que deben ser elegidos por turno de reparto.

Una vez se designe a estos nuevos magistrados, el Supremo tendrá vía libre para sentar a Garzón en el banquillo de los acusados y deber fijar una fecha para iniciar el juicio contra el magistrado por su investiación de los crímenes de la dictadura de Franco.

Las asociaciones Manos Limpias y Libertad e Identidad, que ejercen la acusación en esta causa, pedirán en el juicio 20 años de inhabilitación para Garzón al atribuirle un delito de prevaricación.