El Sindicato Unificado de Policía ve infamante acusar a los policías del "Faisán" de colaborar con ETA

nacional

| 17.07.2011 - 20:17 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha calificado hoy de infamia judicial acusar a los policías imputados por el caso Faisán de colaborar con banda armada porque no hay pruebas de ello, y ha señalado que lo que se pretende es ocultar a los verdaderos autores del "chivatazo".

"Es una infamia judicial, mediática y política" acusar a los policías de colaboración con banda armada, ha señalado en un comunicado el secretario general del SUP, José Manuel Sánchez Fornet.

En el caso de que cualquier miembro de la Policía cometiera tal acto, en "ningún caso" estarían "colaborando con ETA" porque en ningún caso querrían "favorecer a los terroristas, dice el sindicato policial, que añade que, en todo caso, estarían "actuando en el entorno de ETA" contra ella misma.

El dirigente del sindicato policial afirma que, en muchas ocasiones, "hay que dejar 'ovillo' para llegar a la madeja".

Labor de infiltrados

"Si supieran los ciudadanos cuántos 'cócteles molotov', cuántos coches y cajeros, cuántas llamadas a la lucha armada ha realizado en asambleas abertzales el mejor infiltrado policial en la banda terrorista", se pregunta Sanchez Fornet, antes de concluir que, sin ello, "seguramente no se podrían haber evitado decenas de crímenes".

Para Sánchez Fornet, la instrucción para procesar al ex director general de la Policía Víctor García Hidalgo, al inspector de la Brigada de Información de Álava, José María Ballesteros, y al jefe superior de Policía del País Vasco, Enrique Pamiés, por el presunto "chivatazo" a ETA en mayo de 2006 en el bar Faisán (Irún), está "viciada" y "teledirigida" desde su origen.

Los autores del chivatazo

Las razones que aduce Sánchez Fornet son la ocultación "a los verdaderos autores del 'chivatazo'" que, según él, "sí podrían hablar de los políticos que les dieron las instrucciones de cometerlo".

Así, se pregunta por qué no se ha investigado más al investigador del caso Faisán, el comisario Carlos Germán, que en su declaración en la Audiencia Nacional planteó la posibilidad de que el dueño del bar Faisán, Joseba Elosua, destruyera las pruebas que le vinculaban con el aparato de extorsión de ETA nada más ser alertado de la operación policial que iba a tener lugar en su establecimiento.

El SUP también critica la investigación del juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz porque, a su juicio, "instruye mal" y quiere "hacerse famoso".