El Senado veta en comisión los Presupuestos de 2011 | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

El Senado veta en comisión los Presupuestos de 2011

Volverán a debatirse el 13 de diciembre en Pleno y, de ser rechazados, el Congreso debería levantar el veto

nacional

| 02.12.2010 - 13:32 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los Presupuestos Generales del Estado de 2011 fueron vetados por la mayoría de la Comisión de Presupuestos del Senado. PP, CiU y BNG han sacado adelante el veto a la totalidad del Presupuesto para 2011 presentado por la formación gallega, frenando así la tramitación de las cuentas en la Comisión de Presupuestos del Senado, que pasará directamente a debatirse y votarse en el Pleno de la Cámara Alta la semana del 13 de diciembre.

En Comisión, los grupos parlamentarios votan en bloque, por lo que el veto presentado por BNG, el tercero en votarse, ha contado con 14 votos a favor (PP, CiU y Senadores Nacionalistas) y 12 en contra (PSOE, Entesa y Grupo Mixto).

Antes de que saliera adelante el veto del BNG, se han votado los de ERC e ICV, presentados a nivel individual, y que por tanto se tenían que votar primero. Estos dos vetos han obtenido un total de 12 votos a favor (sólo del PP) y 14 en contra, incluidos los de CiU y Senadores Nacionalistas.

Desde el Partido Popular, el senador Francisco Utrera, ha justificado el apoyo a todos los vetos por el "grave fracaso" del Gobierno, mientras que el senador de CiU Jordi Vilalloana se ha referido a la falta de realidad de las previsiones macroeconómicas y al incumplimiento de los compromisos adquiridos con Cataluña.

Lo mismo ha hecho el senador del BNG y portavoz de los Senadores Nacionalistas, José Manuel Pérez Bouza, que ha explicado que su formación veta las cuentas por la manera de gestionar la crisis del Ejecutivo.

En cambio, la senadora socialista Yolanda Vicente ha resaltado la necesidad de ser responsable y dar una muestra de confianza aprobando las cuentas en el Senado, mientras que el portavoz del Grupo Mixto Francisco Javier Tuñón ha justificado su rechazo a los vetos en la necesidad de no convertir al Senado en una Cámara de "segunda categoría".

AL PLENO EN DOS SEMANAS

Este veto frena una vez más la tramitación de las cuentas en la Comisión y las envía directamente al Pleno donde, en dos semanas, se volverán a defender y votar las cinco enmiendas a la totalidad que se han presentado a los Presupuestos en el Senado (PP, CiU, ERC, ICV y BNG).

Las cinco formaciones han justificado su rechazo a las cuentas por la congelación de las pensiones prevista para el próximo año y la irrealidad de las previsiones macroeconómicas presentadas por el Ejecutivo, que hace temer a estos grupos nuevos planes de ajuste, tal y como ha ocurrido en 2010.

En el Pleno, la votación es diferente, aunque la aritmética parlamentaria vuelve a dar la victoria a los vetos, ya que los 123 escaños de PP, los siete de CiU, los cuatro de ERC, los dos de ICV y el del BNG suman 137 escaños, lo que supera por cinco senadores la mayoría absoluta requerida para que prospere el rechazo a las cuentas.

CUARTO RECHAZO DEL SENADO A ZAPATERO

Sin embargo, el orden de votación se invierte y pasa a hacerse de mayor a menor, por lo que es posible que sea otro veto el que salga adelante y no el del BNG. De hecho, los primeros en votarse serán los del PP y CiU, aunque aún no está claro si lograrán el respaldo que necesitan.

En cualquier caso y siempre que no haya sorpresas, prosperar alguno de los vetos en el Pleno, por lo que las cuentas serían rechazadas por cuarta vez en la historia de la democracia (todas ellas con gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero) y volverían al Congreso tal y como salieron de allí para ser definitivamente aprobadas antes de que acabe el año.

Así, el veto final del Senado no tendría efectos prácticos, aunque podría suponer un nuevo varapalo político para el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en un momento en el que la confianza es crucial para la economía española, ya que el país está en el punto de mira de los mercados.