El rey subraya que Iberoamérica debe hacerse oír en el mundo con una sola voz

Comienza la XXII Cumbre Iberoamericana en Cádiz, con siete ausencias

Rajoy: "Más que una tradición que continuar tenemos un futuro que realizar"

nacional

| 16.11.2012 - 20:05 h
REDACCIÓN

La XXII Cumbre Iberoamericana que tiene como tema central renovar las relaciones en el marco del bicentenario de la constitución de Cádiz ha sido inaugurada hoy con la asistencia de jefes de Estado y de Gobierno de América Latina, Portugal, España y Andorra. El rey ha instado a profundizar en la cooperación entre los países que componen Iberoamérica, para "hacerse oír en el mundo con una sola voz" y a escuchar a los ciudadanos para "incorporar sus inquietudes en el quehacer de todo el ejercicio multilateral iberoamericano".

El acto inaugural, presidido por el rey de España, se celebró en el Gran Teatro Falla poco después de que los mandatarios visitaran el Oratorio de San Felipe Neri, donde el 19 de marzo de 1812 se proclamó la primera constitución liberal de España, conocida como "La Pepa".

"Necesitamos más Iberoamérica", ha proclamado el jefe de Estado español en la ceremonia inaugural de la XXII Cumbre Iberoamericana, celebrada en el Teatro Falla, en la que han acompañado a don Juan Carlos la reina y los príncipes de Asturias.

Antes de animar a reforzar la conexión de Iberoamérica con Europea, el rey ha advertido sobre la necesidad de que los países iberoamericanos estén preparados para hacerse oír en el mundo con una sola voz, que sea "reconocible por todos" y permita hacer valer el peso que esta comunidad de naciones debe tener. "Conectarla con los nuevos ámbitos muiltilaterales, regionales y subregionales que han nacido en la región y llevar más Europa a Iberoamérica y más Iberoamérica a Europa es un nuevo reto que tenemos por delante", ha recalcado.

En su intervención, el monarca ha reafirmado sus palabras "Iberoamérica está en alza", que pronunció hace dos años, en la cumbre de Mar del Plata (Argentina), convencido de que "el continente crece, se reducen los índices de pobreza y hay una mayor cohesión social", si bien "aún persisten las desigualdades". "Ya desde hace tiempo se inició la senda para reducirlas" y "hoy, una clase media pujante lucha por encontrar su sitio en esta nueva sociedad", ha señalado el rey.

Desde "este lado del Atlántico", donde han visto en los últimos años "surgir situaciones difíciles causadas por la crisis", los españoles vuelven sus miradas hacia los pueblos iberoamericanos, ha indicado el monarca, antes de añadir: "Habéis hecho un esfuerzo extraordinario para estar hoy donde estáis y no podemos sino reconocerlo y buscar una experiencia que podamos compartir".

Don Juan Carlos ha destacado además que españoles y americanos demuestran cómo "trabajando y soñando juntos" pueden alcanzar "metas de extraordinaria relevancia" para el progreso de sus sociedades. El rey, que ha puesto de relieve la vinculación histórica de Lisboa con Iberoamérica en unas palabras pronunciadas en español y portugués, ha valorado igualmente la contribución de los diputados de ultramar a la Constitución de 1812, "semilla de ideas de libertad que influyó a su vez en Cartas Magnas de naciones americanas y europeas.

UNA NUEVA AMÉRICA LATINA

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha iniciado su intervención enviando sus condolencias a las víctimas del reciente terremoto en Guatemala y ha dado la bienvenida a los mandatarios iberoamericanos.

Rajoy destacó que no es la primera vez que "hispanos de ambos hemisferios se reúnen en Cádiz" y señaló que la constitución de 1812 fue la primera carta del Atlántico en la que juntos inscribimos el común deseo de libertad.

El presidente del Gobierno español resaltó que hoy hay más cohesión, más estabilidad, más paz y más "relación entre nosotros" y consideró que "ha nacido una nueva América Latina".

"Más que una tradición que continuar tenemos un futuro que realizar", aseguró el presidente del Gobierno español que reconoció que todos los países iberoamericanos deben "mirar al futuro con respeto a nuestra pluralidad pero con propósito de seguir haciendo cosas juntos", conscientes del "excepcional tesoro compartido".

Rajoy ha remarcado que Europa es hoy "una oportunidad para América Latina", pues sigue representando "la mayor área de prosperidad del mundo" y España, "la plataforma más cercana para acceder a ella". Por tanto, "más América Latina en Europa y en España es una receta imbatible para afrontar los actuales desafíos", ha zanjado.

En su discurso, el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias ha destacado que hoy como hace 200 años la comunidad iberoamericana se reúne con la convicción de que el mundo está cambiando y reclama "liderazgos para sentar las bases de un nuevo orden internacional".

En opinión de Iglesias, los cambios en las relaciones internacionales, la crisis económica de los países desarrollados y en especial los de la Unión Europea y EEUU y la bonanza latinoamericana caracterizan el momento en que tiene lugar esta cita.

SIETE AUSENCIAS

A la ceremonia asistieron 15 jefes de Estado y Gobierno que participan en la Cumbre de Cádiz, así como la reina y los príncipes de Asturias, y cancilleres de toda la comunidad iberoamericana.

En la cita también participan invitados especiales como el presidente de Haití, Michel Martelly, el ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Saadedín al Otmani, y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, entre otros.

A la cumbre de Cádiz no asisten siete jefes de Estado. A las ausencias anunciadas de los presidentes de Argentina, Uruguay, Venezuela, Cuba, Paraguay y Guatemala se sumó hoy "por razones de fuerza mayor" la del nicaragüense, Daniel Ortega.

Los cancilleres han dado hoy el último repaso a la Declaración de Cádiz y al Programa de Acción que aglutinan los temas y decisiones de esta cita, que tiene un marcado acento contenido económico, y que serán aprobados por los Jefes de Estado y de Gobierno mañana, sábado.

La Declaración se centra en seis ejes, entre los que destaca el desarrollo de infraestructuras, la promoción de las micro, pequeñas y medianas empresas, y de políticas de crecimiento y generación de empleo.

La inauguración de esta XXII Cumbre Iberoamericana ha venido precedida por multitud de reuniones bilaterales a lo largo de todo el día.

La anécdota de la jornada la ha protagonizado el Rey que bromeaba sobre su salud con el presidente colombiano, Alvaro Santos. "Aquí me tienes, un poco tullido pero bien", le ha dicho a Santos con una sonrisa en la boca cuando le ha saludado de pie, apoyándose con una muleta que cogía con su brazo izquierdo.

Ha sido el primer encuentro de una cumbre que se prolongará durante toda la jornada del sábado.

El príncipe de Asturias, presente en Cádiz con la reina y la princesa, asistirá este sábado, junto al rey, al almuerzo de trabajo que don Juan Carlos ofrecerá a los jefes de Estado y de Gobierno participantes en la XXII Cumbre Iberoamericana.