El Rey resalta el camino de "libertad y democracia" elegido por los españoles

Este jueves 15 de junio se cumplen 40 años de las primeras elecciones generales con las que España puso fin a 40 años de dictadura

Se aplaza la conmemoración casi dos semanas y tendrá lugar el día 28 de junio con un acto en el Congreso de los Diputados al que asistirán los Reyes

nacional

| 15.06.2017 - 08:44 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Este jueves 15 de junio se cumplen 40 años de las primeras elecciones generales, con las que España puso fin a 40 años de dictadura, y de las que surgieron las Cortes Constituyentes.

Este año no habrá una gran conmemoración en el Congreso de los Diputados, como sucedió hace diez años, en la celebración del 30 aniversario de este hito político. La conmemoración tendrá lugar casi dos semanas después, el día 28 de junio, con un acto al que asistirán los Reyes, este 40 aniversario. Finalmente el temor a que la moción de censura impulsada por Podemos se extendiera durante tres días y obligara a desconvocar el acto se ha impuesto sobre la decisión inicial de celebrarlo el mismo jueves 15.

Con este motivo, el Rey ha subrayado que "no hay mejor camino para convivir y progresar día a día" que la libertad, la democracia, la reconciliación y la concordia. Así lo manifiesta hoy Felipe VI en un mensaje a través de la cuenta oficial de Twitter de la Casa del Rey con motivo del cuarenta aniversario de las primeras elecciones generales, celebradas el 15 de junio de 1977.

"El 15-J el pueblo español eligió libertad, democracia, reconciliación y concordia. No hay mejor camino para convivir y progresar día a día", dice el tuit. El Rey dedicará la mañana de este jueves a la recepción en el Palacio Real de las cartas credenciales de los embajadores de Panamá, Malasia, Nueva Zelanda, Filipinas, Belice y Zambia.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, recordó este jueves que hace 40 años se celebraron las primeras elecciones democráticas en España, donde "elegimos libertad, concordia y democracia". El jefe del Ejecutivo hizo esta mención a través de un comentario que publicó en su cuenta oficial de Twitter y que rubricó con sus iniciales, como hace con sus mensajes personales.

Por esta conmemoración, su Gobierno ha editado un cuaderno con motivo del 40 aniversario de las primeras elecciones democráticas en el que ha utilizado los colores de los cuatro grandes partidos políticos actuales (PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos) para coser fotografías emblemáticas de este periodo.

La publicación, titulada Presidentes del Gobierno de España. 40 años de democracia , está editada por la Secretaría de Estado de Comunicación, que dirige Carmen Martínez Castro, quien en las primeras páginas destaca que los seis jefes que ha tenido el Ejecutivo en estos 40 años han puesto sus "convicciones, esfuerzo y entusiasmo al servicio de España". Los seis presidentes del Gobierno del periodo democrático son Adolfo Suárez, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, quienes aparecen retratados en 28 imágenes de algunos de los momentos estelares de estos 40 años.

PRIMERAS ELECCIONES LIBRES DESDE 1936

Las elecciones de 1977 fueron unos comicios de carácter histórico, ya que constituyeron las primeras elecciones libres que se celebraban en el país desde los tiempos de la Segunda República, concretamente desde febrero de 1936. Fueron también las primeras elecciones libres que se celebraban tras la dictadura de Francisco Franco.

Las elecciones fueron convocadas por el presidente Suárez a través del Real Decreto 20/1977, de 18 de marzo, con el objetivo de que se constituyeran unas Cortes Consituyentes que legislaran una nueva constitución y con ello completar la reforma del antiguo sistema franquista que había regido la instituciones desde 1939. Las Cortes resultantes de estos comicios son las que redactaron poco después la Constitución de 1978.

Los resultados de las elecciones marcaron una tendencia de signo moderado, ya que los votantes apostaron mayoritaria y claramente por partidos de centroderecha y centroizquierda. El presidente del gobierno, Adolfo Suárez, nombrado el 3 de julio de 1976 por el rey para conducir la reforma política, desde el poder organizó una plataforma de «centro democrático», con la cual agruparse junto una serie de partidos en la luego denominada Unión de Centro Democrático. Esta coalición electoral, que concentró a un gran número de pequeños y medianos partidos centristas o liberales, resultó la ganadora de las elecciones y se quedó a unos escaños de la mayoría absoluta.

La otra gran sorpresa de la jornada fue el Partido Socialista Obrero Español que, liderado por el joven abogado Felipe González desde 1974, logró obtener un gran triunfo y obtuvo la segunda posición con casi 120 escaños, convirtiéndose además en el primer y principal partido de la oposición. Le arrebató así la hegemonía en la izquierda al Partido Comunista de España (PCE), formación política que durante los cuarenta años de dictadura se había distinguido por su lucha contra el franquismo y de hecho, hasta entonces, había sido el principal partido de la oposición anti-franquista. Liderado por el histórico Santiago Carrillo, el PCE obtuvo el tercer puesto con 20 diputados. El PSP del profesor Enrique Tierno Galván concurrió a las elecciones en coalición con varios partidos que habían formado parte de la Federación de Partidos Socialistas, pero tampoco logró buenos resultados y sólo obtuvo 6 escaños.

En posiciones más derechistas que las de UCD, Manuel Fraga, que fue ministro durante los años del desarrollismo franquista y, posteriormente, vicepresidente y ministro de Gobernación del primer gobierno del rey, lideró la Federación de Partidos de Alianza Popular (AP) que, representando al franquismo sociológico aunque no ultra, obtuvo 16 diputados. Con ello, Fraga y AP quedaron a mucha distancia de la UCD, sin lograr capitalizar el voto conservador.

Varios partidos nacionalistas, destacando los catalanes y vascos, también obtuvieron representación parlamentaria.