El Rey pide a los nuevos diplomáticos "rigor y eficacia" para servir a España

Felipe VI entrega los despachos de secretarios de embajada a los 16 integrantes de la última promoción de la carrera diplomática

El rey entrega los despachos en la Escuela Diplomática

nacional

| 11.01.2017 - 14:41 h

La Encuesta de Telemadrid

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
56%
No
44%

Felipe VI ha pedido hoy a la nueva hornada de diplomáticos "proyectar la mejor imagen" de España y defender con "rigor y eficacia" los intereses nacionales desde la defensa de la democracia y del respeto a los derechos humanos. El Rey ha entregado los despachos de secretarios de embajada a los 16 integrantes de la última promoción de la carrera diplomática, once hombres y cinco mujeres.

En el acto celebrado en la sede de la Escuela Diplomática, al que ha asistido el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, don Felipe ha ofrecido su apoyo a los nuevos funcionarios para desarrollar su tarea con "esfuerzo, trabajo y sentido de la responsabilidad". "Iniciad vuestra trayectoria con ilusión y recorredla con sentido del deber, buscando en cada puesto que desempeñéis, por encima de todo, la mejor manera de favorecer los intereses de España y de todos nuestros compatriotas", ha enfatizado el jefe del Estado.

En un mundo "tan cambiante", el Rey ha señalado que el servicio a los compatriotas es "la permanente y sólida referencia" que ha de guiar los pasos de los miembros de la LXVIII promoción de diplomáticos.

Les ha recordado la obligación que asumen de "proyectar la mejor imagen" de la nación y "defender e impulsar, con rigor y eficacia, los intereses de España ante otros estados y en el seno de la comunidad internacional".

Felipe VI ha subrayado que España es un país "abierto, leal, avanzado y de marcada vocación universal", por lo que ha emplazado a los nuevos servidores públicos a dar testimonio de los valores que representa. "Me refiero a la libertad, a la defensa de la democracia, al respeto de los derechos humanos y la legalidad internacional, a la apuesta decidida por un mundo en paz, a la defensa del más débil, a la fraternidad con todos los pueblos", ha citado el monarca. A su juicio, son valores que "tienen vocación de permanencia", aunque evolucionen "las tecnologías o cambien las modas o costumbres".

Los jóvenes diplomáticos han adquirido esta condición una vez que han superado una oposición y un curso selectivo en la Escuela Diplomática, dependiente del Ministerio de Exteriores.

"No penséis que ya habéis llegado a la meta", les ha hecho ver don Felipe, quien les ha estimulado a buscar "la excelencia y la superación constantes". Se trata, ha añadido, de "una larga carrera de fondo" en la que es precisa una formación continua para "afinar sus capacidades".

El Rey ha admitido que la vida del diplomático "no es fácil, ni sencilla", a pesar de ser "muy rica en experiencias". "Los diplomáticos sirven para muchas cosas, hasta para estar en la Casa del Rey", ha bromeado Felipe VI.

Dastis ha transmitido a los nuevos funcionarios de Exteriores que su deber, pero también su "mayor satisfacción", será defender los intereses de España y proteger a los compatriotas en cualquier rincón del mundo. "Sois parte de una carrera que no conoce fronteras, ni obstáculos y si los encuentra, los supera", ha remarcado el ministro.

También les ha encomendado a contribuir a "una Europa más integrada, equitativa y cercana al ciudadano y a una comunidad iberoamericana cada vez más próspera, dinámica, justa y con más peso e influencia en el mundo".

Por ser españoles, "sois también europeos e iberoamericanos", ha dicho Dastis, quien ha apuntado que esto no supone una contradicción, sino una fortaleza.

La nueva promoción de diplomáticos es superior a la de 2015, cuando se licenciaron doce, si bien en la próxima se incrementará el número hasta 19.

Enrique Viguera, embajador-director de la Escuela Diplomática, entidad que cumple este año 75 años, ha confiado en que se mantenga esta senda de recuperación de plazas para que España cuente con un servicio exterior bien dotado.